Scorpions-Duff McKagan San Sebastian (Polideportivo de Anoeta) Un domingo de octubre de 1993

Enviado por Ganton el Vie, 03/04/2009 - 02:22

Bueno, ahí va otra experiencia, esta vez con los míticos Scorpions. Sin duda una de mis bandas favoritas. Resulta que venía a San Sebastian, esta vez al Polideportivo (con una capacidad sobre 5000), a presentar su álbum Face the Heat. Lo cierto es que tenía muchísimas ganas de verlos, y más con el día que hacía , soleado y caluroso. Por lo tanto mi colega y yo , decidimos salir antes, para tomar alguna cerveza en la parte vieja y visitar la tienda de discos Frudisk. Bueno, pues salimos al poco de comer, llegamos a la entrada de la ciudad por Amara... y sorpresa, como hacía meses que no pasábamos por ahí, desconocíamos que hubo un reordenamiento en el tráfico de la ciudad. De repente, todo esta al revés. Sabíamos, dónde estábamos, pero no como salir del atolladero que nos metimos. Tras una gran pérdida de tiempo, e insultos al alcalde de la ciudad, Don Odón Elorza, conseguimos nuestro objetivo, llegar a la parte vieja. Desgraciadamente, no nos daba tiempo a tomar nuestra cerveza, asi que visita a la tienda de discos (todavía lo recuerdo, pillé el Turbo de los Judas), y pal polideportivo. Llegamos con el telonero ya funcionando, que no era otro que Duff Mckagan de los Guns´n´roses. La verdad, no me interesaba mucho, y pasé de él. Sinceramente no me llamó la atención, recuerdo que el teclista pegaba botes, y nada más. Y lo siento, no recuerdo si tocaron algo de los Guns. En realidad estaba claro a quién habíamos ido a ver. Porque la expectación que había era tremenda. Hubo una imagen que me quedó grabada a fuego, el de un señor,imagino que el padre, con traje y corbata, y un niño en su cuello, que tendría como 8 años. Pero es que la sonrisa que tenían ambos, era de placer y disfrute total. Me gusta pensar que quizá en breve, pueda sentir lo mismo junto a mi hija.
Bueno, el recinto a rebosar, se apagan las luces, sale Meine, con unos suaves y bonitos acordes. Extraño, comienzan con una balada, no consigo por más que lo intento, relacionar con qué canción era, hasta que caigo en la cuenta. Era Coming Home. Os podeis imaginar, cuando empieza la tralla, y salen el resto del grupo, aquello estalla, como pocas veces he vivido. Acaba la canción, y continúan con Big City Nights. Como aguantó el pabellón, es todavía un misterio. Porque de verdad, aquello era una auténtica locura. Aquello caía, todo el mundo cantaba, todo el mundo saltaba.Impresionante. Pensais que ahí acaba todo verdad?. Pues tuvieron la brillante idéa de seguir con Blackout, y aquelló ya estalló de verdad. El grupo estaba fantástico, con posiblemente el mejor sonido que haya vivido jamás. Todavía dudo, si no nos la metieron doblada, porque se escuchaba con una claridad tal cada nota que parecía irreal. El grupo siguió descargando temas, Tease me please me , Don´t believe her, la mejor de la noche Coast to Coast, una de mis favoritas Is there anybody there?. También algo nuevo, como la magnífica Alien Nation, y No pain no gain. A mitad del concierto se montaron un unplugged, tan de moda que estaba entonces. Recuerdo que tocaron Always Somewhere, Holiday, y una de Michael Schencker, que si, había subido al tablao para unirse al grupo. Momento relajado pero muy intenso. Y por supuesto tampoco faltaron Rock you like a Hurricane, Wind of Change, y por supuesto Still loving you (esa misma tarde, mi amor platónico, me comentó que le gustaría ir al concierto, y yo no lo capté y no la invité. Esta canción hubiese sido idonea. Recordadme que soy un gilipollas). Y bueno así acabo ese pedazo de concierto. Enorme, enorme, y mil veces mejor que lo que esperaba.