Metallica en el Orfeo Superdomo, Cordoba, Argentina.

Enviado por Joaquin VG el Mié, 20/10/2010 - 02:22

A principios de Enero del 2010, estaba en plenas vacaciones de Verano. Un Martes común y corriente a la noche prendo el televisor y aparece la imagen de James Hetfield, y la perodista dice "La prescencia de Metallica en Cordoba". Terminó la noticia y me quede de pensando que debía de ser una posibilidad lejana ya que era sabido que vendrían a fin de mes a Argentina ,pero a Buenos Aires (tres conciertos). Me fui a dormir. Al día sigiuiente me había olvidado de la noticia, pero un amigo me llama y me avisa, y por lo que me dijo estaba confirmado: Habían suprimido el tercer espectáculo en Buenos Aires y lo habían traspasado a Córdoba (a 600Km), más precisamente al Orfeo Superdomo, estadio cubierto para 10.000 personas. Quedamos en ir a comprar las entradas a la mañana siguiente, ya que se puede decir que Cordoba Capital queda relativamente cerca, unos 40 km. Levantándose a las 5:30 de la mañana llegamos tipo 8 de la mañana y a empezar a hacer cola. Fantástico, autos con Heavy Metal sonando a todo volumen (bandas como Hermética eran las favoritas), metaleros tomando cervezas convirtieron la tediosa espera en algo fenomenal. Sin embargo todavía no teníamos la plata, pues nos la tenían que traer. La cola avanzaba y no adentrabamos al complejo, hasta que nos toco entrar definitivamente. Habremos estado unas tres horas esperando la plata a lado de boletería (era muy feo ver como las entradas se iban acabando estando al lado y los guardias preguntándonos que diablos esperabamos) pero el dinero llegó y las compramos. Listo las teníamos en nuestras manos, INCREIBLE. En total habremos estado unas cinco horas haceindo. Aclaro que las entradas se acabaron un par de horas después (recuerdo que por el noticiero habia gente llorando).

Domingo 24 de Enero, día del concierto. Todavía perecía un chiste, Metallica en el Orfeo Superdomo de Cordoba, no tenía sentido. Unas vez que nos sentamos el estadio se empezó a llenar de a poco ya que llegamos unas tres horas antes. De teloneros estuvo una banda llamada Mac, con un estilo muy Ac/Dc. Sonaban bien y a mi no me gusto ni medio el idiota que estaba atrás mío que los insultó de principio a fin. Vale que esperábamos e Metallica y que nadie quería escuchar eso, pero aunque sea respetalos. Se fueron y un rato después empezó la instalación para el plato fuerte.

Su clásica introducción empezó a sonar, el público se desesperó y empezó Creeping Death, que poder amigos, con una mayor veolocidad que en la versión de estudio. "Die Die" 10.000 personas que se multiplicaban por 10 coreaban. Un tema y el Orfeo era un caldera. Todo continuó con tema un inesperado, No Remorse, la verdad que fue una gran interpretación, y Hetfiled demostraba que esa noche era suya, que el era brillante. Holier Than Thou se mostró extremadamente potente (mucho más que en estudio). Esa Introducción rompiá los oídos. Pogo y mas pogo en el campo, gritos y mas gritos en la platea, daba la sensación de que el lugar en cualquier momento se desmoronaba. Terminó el tema y Hetfield nos empezó a hablar "Hola Cordoba" y empezó a hablar sobre la primera vez de Metallica en Cordoba, la familia, etc. Wolf and Man al igual que la anterior avanzó avallasadora, desncadenando en la primera balada, Welcome Home. La gente exploto, coreando el arpegio inicial. Aquí se pudo observar que Kirk tuvo una mala noche, ya que como varias veces se fue de escala y demás cosas. Aunque claro está a nadie le importó, Metallica estaba en Córdoba un lugar inimaginable.
El concierto con dos canciones del nuevo disco: The End of The Line y That Was Just Your Line. En estudio son canciones aceptables, en vivo son demoledoras. El aspecto negativo de TODAS la canciones del nuevo disco fue que las conocía muy poco. Hetfield dice ¿Quieren Heavy (Inglés) ?, ¿Están listos(español)? Sad But True, se encaminó potente y gloriosa hacia uno de los punto álgidos de la noche. Ole ole ole ole Metalliiiicaaaaa. Hetfield nos empezó a hablar del DeatH Magnetic One, En Cynide se pudo observar ese poderoso bajo del movedizo Trujillo y My Apocalypse fue de los momento menos divertidos. Ole ole ole ole Metalliiiicaaaaa. One, la madre que los parió, que pedazo de canción, la mejor del Justice y una de los estandartes de la banda empezó mágica terminando avallasadora con un solo de Kirk que lo perdio en chillido dando paso al , por lo menos para mi, mejor tema de la banda: Master of Puppets. Dios, increíble, esa canción frente a mis sentidos, frente a mi cuerpo, frente a mi. El solo de James fue guiado por 10000 voces totalmente emocionadas y felices. Damage Inc fue una de las canciones más desilusionantes, estaba algo desigual y desconectado, pero todo seguía de maravilla. Un solo acústico de Kirk lo saco de su noche regular, dando paso a la agradable Nothing Else Matters, como siempre tan mágica y tranquila. Enter Sadman, silenciosa y creciendo de a poco demolió por completo al pobre Orfeo. En realidad no fue Hetfiled y compañía, sino diez mil cuatro personas. Grande, enorme, irrepetible, como suena en vivo por dios. Termino. La gente empezó a gritar Ole ole ole ole Metalliiiicaaaaa, y otros cánticos, Hetfield nos miraba con cierta cara de feicidad y nos hizo un riff para que lo sigamos. James nos tira una flor. “Cordoba, nos quieren acompañar a nuestro siguiente show”. Breadfan!! Que canción tan divertida, gran idea de inclurla, pues nadie la esperaba.. Hit the Lights, acelerada y atrevida nos izo sobrexcitar aún más. Salió perfecta, un punto muy alto durante la noche. Todo sabíamos que todo estaba por terminar. La gente pedía más. Hetfield tuvo una larga carla con nosotros. Nos dijo que éramos un público hermoso, que era la primera vez de Metallica en Córdoba, y dijo que éramos el mejor publico del mundo (seguro que lo dice en otros conciertos) y que nos veía. Seek And Destroy, para cerrar la noche más pesada de la historia de Córdoba. Hetfiled, para mostrarnos su gratitud modifico la letra en varias partes agregando “Cordoba”. Además no dudo en sacarse la guitarra de encima y bajo a cantar a lado del campo a saludar a la gente. Y encima a lagunas personas les puso el micrófono para el estribillo. Había uno más desafinado que otro, pero la verdad que no importa. Llega el final. Con James gritando cosas y agitando todo se fue muriendo con un último grito de James: “Metallica ama” Luego cada miembro nos dirijió unas lindas palabras.
Metallica en Córdoba fue historia, un evento al que agrdezco haber estado presente y nunca más lo olvidaré.