Judas Priest-Luna Park 08/11/08

Enviado por Joaquin VG el Jue, 05/08/2010 - 00:58

Al ver este foro, no pude evitar recordar la magnifica experiencia que fue ver a mi banda predilecta.
Todo empezo un sábado, el 8 de noviembre de 2008. Por la calles de Buenos Aires, con mi padre (que por cierto nunca fue seguidor de Metal) híbamos muy rápidamente hacia el Luna Park desde el hotel (debido a que vivimos en Cordoba, a 600km), porque el concierto empezaba a las 9:30 hs y eran la 9:15. Por fin, llegamos, muy rápido por cierto, sin cola ni nada, pues estabamos en la platea a un semi-costado (mi padre no está para hacer pogo jeje). El estadio cubierto estaba lleno , solo unos huecos en lo costados estaban vacios. Cabe resaltar un aspecto negativo, y era que un montón de canciones que iban a tocar no las conocía, pero igual cada canción fue sublime. El estadio empezó a oscurecer, lentamente, con luces azules en el escenario... se empezaba escuchar la introducción de Dawn of Creation (no conocía el Nostradamus)... tembores explotan y la guitarra potentísima de Prophecy empezo a destruir oídos. Amigos, espectacular, no lo podía creer, Judas frente a mis ojos. Como empezaba todo. Recuerdo que había esuchado un rumor de que tocarían solo Nostradamus, algo que me tenía algo desilusionado, pues al disco no lo conocía y mi sueño era ver Breaking de Law, Electric Eye, Painkiller, entre otros. Prophecy estaba terminando avasallante, demoledor...de golpe minetras la lluvia de distorsión concluía empezo algo muy familiar. Si señores era Metal Gods, la gente que se encontraba en el sector campo empezo a saltar de una forma impresionante, era un mar salvaje. Y claro los Judas estaban como una caña, Halford estaba muy inspirado, Glenn haciendo su solo genial de este tema. Uno de los mejores momentos de la noche. Y se me fueron todas la sensaciones raras que me habían dejado esos rumores. Termino el primer clásico de la noche, y se desencadeno la primera canción que no conocía: Eat Me Alive. Enorme, esa guitarra rítmica me voló la cabeza, cuanto poder, fuerza. Dije, que lástima que no la podía cantar. Termina. Gemidos de la guitarra que subían y bajaban. No lo podía creer, uno de los temas con los que rompia la casa cada semana estaba al frente mío: Between the Hammer and the Anvil. No se pero estuve a punto de llorar, nunca me olvidare del grito inicial de Rob y del solo de Tipton, simplemente mágico. Cuando terminó vino uno de los momentos más flojos del recital, Devil's Child, pues no la conocía y para ser honesto me acuerdo poco. Luego continuaba otro clásico infaltable, ¡Brekin de what! gritaba Halford, ¡Breaking de Law! Fenomenal. No se porque pero esa riff acompañando de 15000 personas coreandolo fue absolutamente emocionante. Todo continuo con otra maravilla del Painkiller, Hell Patrol. Emotiva es en estudio, emotiva es en vivo. Gran interpretación de Rob, como nos tiene acostmubrados. Llega la bestia muribunda que es Death, tema de Nostradamus, con un Halford lleno de maldad sentado en un trono .Tema lento pero potente. Todo sigue con otro tema desconocido para mi (uno de los que más medio lástima): Dissident Aggressor, totalmente reompe orejas. Enorme, parece mentira que este tema haya sido creado en 1976. Llega un momento sugestivo, para alvianar la cabeza y lo oídos, Angel, hermosa, aunque hubiera preferido que toquen Beyond Realms of Death, y la magia siguió con el invaluable clásico Electric Eye, cancion majestuosa y firme, infaltable y estupenda. Luego otro tema inedito para mi, Rock Hard, Ride Free. Recuerdo la mística introducción, con la gente coreando. Luego siuguiendo con la tendencia inedita, llega un cañazo de aquellos, Sinner, donde Downing me puso la piel de gallina con ese solo espectacular y, como he visto que lo definieron algunos colegas del Portal, tenebroso. Termina Rob dice unas palabras y Travis empienza con un tema donde tiene grabado su sello: Nada menos que Painkiller. Algo curioso, hizo un amage tres veces para empezar y no lo hacía, hasta que lo largo. ¿Que decir de mi canción preferida de mi mejor disco de Metal de la historia? Amigos, Metal puro, sensacional como nadie a hecho jamás. Terminó Painkiller y parecía que se terminaba. Sin embargo sabía que iban a seguir, gracias al Rising in the East, ¿y que se escuchó? La Harley Davison de los Judas, manejada por Halford. Rugido y rugido y Hell Bent for Leather. Pedazo de cancíon, que fue continuada por The Green Manalishi, para ser honesto junto Devils Childs, son el momentos que no registre demasiado. Lo que si registre fue lo que siguió, la clásica clase de canto con Rob. Y por supuesto, hicimos todo los que nos pidió jajaja. Termina la clase y se viene el final de la noche, el tema que siempre cierra los conciertos ultimamente,You've Got Another Thing Coming. Y ahí termina todo, con los Judas con una bandera Argentina (cayeron varias al escenario) y con el canto "¡Judas no se va Judas no se va!" Aqui termina, aunque increiblemente suene fue mi primera experiencia metalera a tope. Recuerdo que cuando salimos, fuimos con mi padre a un Bar a comer una buena costilla de vaca, eso si, con los oidos saturados de tanta perfección y bestialidad.