Iron Maiden-Megadeth-Gun-Pantera .Velódromo de Anoeta (San Sebastián) 17-9-1992

Enviado por Ganton el Dom, 22/03/2009 - 00:51

Sigo con la lista de conciertos.Leyendo la reseña del Priest Feast, por nuestro entrañable colega, Milino, me recordó mucho a lo que viví en este festival.Hasta entonces sólo había visto conciertos de grupos locales, como S.A,Barricada, Su ta gar y alguno más.Pero este era mi primer gran concierto, el del bautismo de fuego.Todo eran nervios, y los cambios de fecha tampoco ayudaron mucho.Pero al fin llegó el día tan esperado.Por fin iba a ver a mi banda favorita.LLegué tarde a ver a los entonces desconocidos Pantera, que estaban presentado lo que iba a ser su disco más conocido,El Vulgar Display of Power.Se que apenas tocaron media hora, y por lo que me contaron estuvieron realmente bien.Siguieron los Gun que realmente no créo que pintasen mucho en aquel festival,pero bueno, me gustó el Steal your fire, ahora versioneada por la hijísima de Harris.El siguiente grupo en la lista era Megadeth que venían a presentar el Countdow to extintion.Una batería descomunal avisaba de lo que se avecinaba.Luces fuera, oscuridad,y la cinta de introducción, ruidos de guerra, helicópteros, explosiones etc..Allí salieron caminando por un lateral, Ellefson, Friedman y Mustaine, mientras tocaban los primeros acordes del Holy Wars.Se colocó cada uno delante de su micro.Pararon, miraron fijamente a los espectadores, y aquelló explotó, siguieron con el Holy wars, moviendo la melena como thrashers que son, como a mi me gusta.Dando imagen.El sonido arrollador, como un muro.Siguieron con canciones típicas como In my darkest hours,peace sells, algo nuevo como el Symphony, y acabaron con una sorpresa enorme, el Four horsemen de Metallica, hasta que alguien me explicó que era el Mechanix.Increíble concierto, para mi, el mejor que les he visto.
Por fin llegó la hora, me coloqué bastante cerca del escenario para ver a mis ídolos,sonó la introducción, y aquello explotó con el Be quick or be dead.De repente una maréa humana pudo conmigo, me arrastraron las avalanchas.Todo paró cuando acabó la canción.Pude asomar la cabeza, cuando oí, ese mítico intro:his number is six hundred and sixty six.Otra vez atrapado en la vorágine.Por suerte al acabar la canción conseguí ir un poco para atrás.Había pagado la novatada.A partir de ahí, pedazo de canción tras pedazo de canción, y sólo recuerdo estar allí, con la boca abierta, o si preferís totalmente agilipollado.The evil, Two Minutes, Run to the hills, Hallowed,Heaven can Wait.....alguien da más?.El momento cumbre llegó con el Iron Maiden, y nuestro Eddie, impresionante Eddie, detrás de Nicko.Posiblemente el Eddie, más guapo que haya visto.Tras esto se retiraron.Ahí llegó el momento que me puso la piel de gallina.No siempre se ve a 8000 seguidores gritando Maiden,Maiden con todas sus fuerzas.Me pareció un momento realmente maravilloso e impresionante.LLegaron los bises, con The Trooper, y acabaron con Running Free.Luego lo que todos conocemos, la canción de la vida de Brian.Ahí acabó mi primera gran experiencia.Acababa de comprobar que mis ídolos eran de carne y hueso.Una experiencia inolvidable.
Una vez pasados los años, lo recuerdo como algo entrañable, pero ni de lejos es el mejor concierto que viví de ellos.Quizás, es que al ser mi primera vez estaba más pendiente de todos los detalles que de verdaderamente disfrutar.Que más da.Inolvidable.