Iron Maiden - Costa Rica (Estadio Alejandro Morera Soto) - 3/3/2009

Enviado por Javi_tico el Jue, 16/04/2009 - 05:43

Ya casi llegaba la hora, sentado en mi pupitre esperaba a que fueran las 11 de la mañana, el profesor hablaba de algún tema que la verdad no recuerdo ni me interesaba demasiado, yo estaba impaciente, miraba el reloj avanzar, hasta que salimos al descanso de almuerzo, y salí corriendo a llevar un permiso que decía que debía ir al hospital jaja, pero lejos del hospital quedaba mi destino... Cogí un taxi una vez que salí del colegio y me fui directo al colegio de mi amigo, el que me iba a acompañar al primer concierto de mi vida, a ver nada más y nada menos que a los legendarios Iron Maiden.

Una vez que llegamos, nos encontramos a otros amigos que hacían fila desde hace unos 3 días, gentilmente nos "adelantaron" en la cola, bastante, porque llegamos al frente del escenario sin problemas. Todavía faltaban bastantes horas para que empezara el gran concierto. Y supongo que ya conocen lo de tomarse fotos con todos los metalheads y con las "mantas" de la banda jaja. Todos coreamos Ace of Spades, Highway Star, Holy Diver y algunos otros clásicos mientras el DJ parecía tener problemas porque había repetido el disco... unas 3 ó 4 veces!

Se acercaba cada vez más la hora, el cielo ya había oscurecido, y Lauren Harris salía al escenario, he de decir que estaba feliz por la buena recibida que tuvo del público. Habrán tocado unas 6 canciones, la gente gritaba "MAIDEN MAIDEN MAIDEN" pero la chica no se desanimó y ofreció un buen espectáculo, a pesar de que no me gusta su música. Así esperamos a que terminara y le dimos un buen aplauso, hay que ser valiente para telonear a una banda como Iron Maiden, aunque sea la "hija de papi".

Y llegó el momento, empezó a sonar el famoso cover Doctor Doctor, que algunos cantamos. Cuando terminó empezó a sonar la grabación de Transilvanya y el clásico video, en el que si se fijan hay un momento en que aparece "Iron Maiden Pura Vida" (Pura vida es una expresión común en mi país) y todos gritábamos de la felicidad. Y se apagaron todas las luces y pasaron el Churchill’s Speech, simplemente épico, la intro de Aces High, y un destello de pólvora, sentí el calor en la cara, estaba a unas 5 personas de la baranda el estadio completo totalmente entregado. Y siguieron sonando clásicos de la banda, Wrathchild, 2 minutes to midnight, Children of the damned... para este momento ya estaba sin voz jeje.

Y llegó una de las más esperadas de la noche, Phantom of the Opera, todos brincando abrazados como hermanos, para ese momento mis amigos se habían perdido, pero no le di importancia, seguí brincando y coreando en el espectacular perfomance de una de las bandas más influyentes del metal. Simplemente increíble ver a Bruce y toda su energía, saltando y corriendo por todo el gran escenario y la increíble iluminación. Sonó The trooper, todo el estadio cantando y noté a Bruce muy feliz de que el público estuviese tan entregado, nos hacía gritar en partes de las canciones en las cuáles normalmente no lo hace.

Wasted Years, simplemente impresionante pero… empezó a sonar La Rima del Viejo Marinero, con todo su misticismo, Dickinson se ponía su “disfraz” y seguía cantando, qué grande Iron Maiden. Y llega la parte tranquila de la canción, y volteo a ver hacia las graderías, totalmente iluminadas, pero no por la iluminación especialmente traída por Iron Maiden, sino por encendedores y celulares y cualquier aparato que emitiera luz, era un mar de lucecillas… simplemente hermoso.

Luego temazos, como Powerslave, donde creo que algunos quisieron hacer un moshpit jaja; Run to the hills y sus épicos coros, Fear of the Dark en la que todos cantaron y corearon, sin importar si eran ticos o de cualquier otro lugar, todos abrazados como lo que somos, hermanos, metaleros, que nos une una pasión por la música que nos gusta; Hallowed be thy name, simplemente sin palabras y cerraron con Iron Maiden, con el Eddie Gigante por el escenario luchando con Janick, todo un espectáculo.

De nuevo, todos en la oscuridad, al menos hasta que sonó: “Woe to you, oh earth and sea for the devil sends the beast with wrath because he knows the time is short... let him who hath understanding reckon the number of the beast for it is a human number its number is six hundred and sixty six” todos repitiéndolo como si de una oración se tratara. Y todo el escenario de rojo, explosiones y fuego por todas partes, siempre había querido escuchar esos épicos solos y al increíble bajo de Harris, que grande es Iron Maiden.

Suena The evil that men do, gran canción, yo seguía dándolo todo por seguir tratando de cantar con lo poco que me quedaba de voz. Termina the evil that men do, y suena Sanctuary, que fue como una pócima que me dio fuerza por llegar hasta adelante, a unas 2 ó 3 personas de la baranda… frenan a media canción, Bruce habla, nos da las gracias y nos dice que volverán en el 2011 para su próximo concierto presentando su nuevo disco, en ese momento pensé que debía ahorrar jeje. Y la canción continuó con ese riff acelerado, maravillosa interpretación pero tenía sentimientos encontrados, tristeza porque terminaba, felicidad porque había sido una de las experiencias más increíbles que había vivido y seguro viviré en toda mi vida.

A casa regresaba, en el carro del padre de uno de mis amigos, porque al día siguiente tenía que levantarme temprano para ir al colegio… y así terminó mi aventura, el primer concierto grande de mi vida, y estoy seguro de que no el último.

Espero que les haya gustado esta reseña, un poco larga quizás pero siento que Iron Maiden vale estoy mucho más.