Barakaldo Rockaldia IV

Enviado por josebarakathrash el Dom, 27/11/2011 - 15:32

Antes de nada agradecer al ayuntamiento de Barakaldo que con la que está cayendo hagan un festival de rock gratuito. Este año, el cartel se presentaba con buenas bandas de la zona (Dabelyu, Quadar, Shinova, Porco Bravo y como cabezas de cartel mis adorados, admirados y queridos Hamlet).
La banda que abrió fue Dabelyu, que con su Thrash Metal (a mi me recordaron a Soziedad Alkoholika ) nos hicieron mover la cabeza a base de bien a los 300 metalheads apróximadamente que estaríamos allí, solo fueron seis canciones y tienen un disco publicado, pero demuestran que tienen mucho futuro.
Los siguientes en salir fueron los Quadar y al escuchar la primera canción no evité soltar una lagrimilla, el sonido a Alice in Chains era calcado, incluso el cantante y el guitarrista doblaban las partes vocales como Jerry Cantrell y Layne Staley, pero el tono vocal del cantante me recordaba al James Hetfield de los Load.
A continuación vinieron Shinova, y hubo menos gente que en los conciertos anteriores, como comentó el presentador, mucha gente se fue a cenar y ojo, porque se perdieron un señor concierto. Su estilo, dificil de definir, Heavy clásico, Thrash, Death Metal Melódico, pero tenía un sampler, pero apenas se notaba, como curiosidad comentar que en una de sus canciones intercalaron fragmentos del "Eye Of The Tiger" de Survivor y del "Immigrant Song" de Led Zeppelin.
Los siguientes, Porco Bravo, nos ofrecieron un concierto de puro y duro Rock 'n' Roll, con actitud chulesca del cantante, guiños sexuales y cabezas de jabalí en el escenario (Porco Bravo, significa Jabalí en gallego). El cantante no paraba de provocar a las féminas, preguntandonos si estábamos cachondos y cachondas, mandandonos a tomar por culo y tirándose al público a cantar con ellos de un lado para otro. El que suscribe, estuvo a punto de morir aplastado por una horda de fans cuando le llevaban en brazos, por último y como gran sorpresa, todos los miembros de la banda encencdieron bengalas en el escenario, el cantante, provocador como no, se la metió en cierta sea la parte. Después de graparse un papel de periódico en el pecho y encenderlo con el mechero, llegué a la conclusión de que viven por y para el rock.

Por último, un servidor ya se encontraba cansado después de siete horas de metal entre pecho y espalda, pero al ver salir a Hamlet directos a la yugular (como dice su single "Un Mundo En Pausa") me desperté y disfruté del concierto, apuntar como curiosidades que tocaron casi todo su nuevo disco Amnesia (solo faltó "Al Tercer Día") y en "Mi Soledad (otra del nuevo disco), Molly (el cantante), pegó un desgarrador grito agarrandome la mano cada vez más fuerte. Toda la banda estuvo descomunal Luis Tárraga y Alberto Marín sacando esos grandes riffs de sus guitarras, Alvaro Tenorio, con más protagonismo que en otros conciertos que demuestra que es gran parte del sonido de la banda, Paco Sánchez, descomunal detrás de la batería, demostrando con sus blast-beats y sus ritmos a contratiempo con las guitarra. Y Molly, que decir de él, corriendo, saltando, apoyandose en mis manos subido en una valla. Sobra decir, que me abrazó tres veces, me cogió de las manos y me hizo reverencias, y yo, apunto de echar una lagrimilla, pero los heavys no lloramos, sudamos por los ojos. Al final del concierto, el susodicho Molly, arrancó la hoja del Setlist, me la dió en mano y me abrazó por última vez, yo, aprovechando la situación, les dí las gracias por su música, ESTOS TÍOS SI QUE SON GRANDES!!!!!!!!!
Larga vida al Rockaldia!!!!!!!!!!!!!!!