Ulver - Themes from William Blake's The Marriage of Heaven and Hell

Enviado por MetalPriest el Dom, 19/07/2015 - 14:54
2958

CD1:

1. The Argument, Plate 2
2. Plate 3
3. Plate 3, Following
4. The Voice of the Devil, Plate 4
5. Plates 5-6
6. A Memorable Fancy, Plates 6-7
7. Proverbs of Hell, Plates 7-10
8. Plate 11
9. Intro
10. A Memorable Fancy, Plates 12-13
11. Plate 14
12. A Memorable Fancy, Plate 15
13. Plates 16-17

CD2:

1. A Memorable Fancy, Plates 17-20
2. Intro
3. Plates 21-22
4. A Memorable Fancy, Plates 22-24
5. Intro
6. A Song of Liberty, Plates 25-27

Ya hablaban Judas Priest del cambio en Victim Of Changes... ustedes lo saben bien. Pero en este caso tenemos la fortuna de hablar de un excelente y exquisito cambio. No nos vamos a castigar con unos músicos ajados, patéticamente anticuados y entregados a repetir fórmula sin ninguna gracia. ¡Que ojo! No digo que mantener tu sello, tu "marca de la casa" esté mal. Al contrario: es lo más importante en el 99% de los casos. Pero eso sí: hay que mantener esa esencia con verdaderas ganas, con pasión... porque sino, ahí tenemos esos discos olvidables. Los que puedes disfrutar y poner de cuando en vez pero no te llegan a la patata, los que no quedan grabados a fuego en tu recuerdo.

Así que... es importante saber tener tu propio sonido ¿qué duda cabe? Pero lo es más el que te sientas cómodo con lo que haces. Que te ubiques y encuentres tu campo o al menos (si eres un culo inquieto) vayas haciendo lo que te salga de las bolas dando lo mejor de ti. Y ahí tenemos a Ulver. Probablemente sean una de las bandas más experimentales de Noruega. Casi que cuesta pensar en dos discos suyos iguales. Se nota que de un año para otro se incomodaban al sacar sus instrumentos y tan solo plantearse en componer como en su anterior placa, se sentirían redundantes, limitados... atrapados. Es lo que pasa cuando tienes una idea y das lo mejor de ti por ella ¿Cómo volver a cogerla y hacer algo menos grandioso? Eso no es justo, no para ellos al menos. No para Ulver.

Como era costumbre desde 1995, los de Rygg seguían sacando un disco por año, y en el 98 le tocó al Themes From William Blake. Disco afamado e infame por partes iguales. Se trata de una publicación que suscita tanto odio y decepción como ilusión y profundo respeto. Desde luego, lo que hay en común entre ambas opiniones es que con la primera escucha tu reacción va a ser la misma: "WTF?? ¿Pero qué cojones estoy escuchando?". Y es de lo más natural, porque ¿Cómo puedes pasar de hacer discos como Bergtatt, Nattens Madrigal o Kveldssanger a esto y quedarte tan tranquilo? Porque estos trabajos citados son todos distintos los unos de los otros... cierto. Pero conforman un todo, un excelente mestizaje entre el black metal y el folclore místico de la Noruega noventosa. Dejaron su huella en el panorama del momento... y con los mayores honores en los más suntuosos altares. Y en 1998, tras el guarrísimo Nattens, su álbum más extremo, veloz y salvaje, ¿Ulver nos vienen con estas? ¿Alguien da crédito a tamaña metamorfosis?

Entonces... ¿Qué tiene este Themes From William Blake? ¿Qué oculta tras su elegantona portada? La respuesta es complicada de dar, pero sería un comienzo el definir el artefacto como una mezcla entre el trip-hop, avant-garde metal, industrial, rock progresivo y algo de ambient y electrónica. Vamos: casi casi lo mismo de antaño, ¿no? ¿Dónde quedó el raw black metal cochambroso? Pff... ¡a saber! ¿pero realmente importa? Porque este álbum, mal que le pese al ala dura del metal extremo es una pasada. Una enorme demostración de elegancia, ingenio, ambición y talento. Porque de un año para otro sacarte un álbum doble de estas características tiene su mérito, es una de esas proezas que solo los elegidos pueden hacer. Solo los que no se ponen barreras ni se encierran en etiquetas o esquemas ortodoxos. Solo la música cuenta. Solo el sonar como tú realmente desees sonar.

En mi opinión, tratar sobre este Themes From William Blake's The Marriage Of Heaven And Hell requiere contextualización obligada. Las razones son más que evidentes. Por lo que más vale comenzar por el principio: Todo comenzó cuando Kristoffer Rygg visitó Londres junto a Ihsahn en 1996 y entraron la biblioteca Atlantis, conocida por su contenido ocultista. Allí, nuestro bardo se encontró un ejemplar de "El Matrimonio del Cielo y el Infierno" de William Blake, y quedó fascinado por la obra, por el enfoque del autor sobre las historias y profecías bíblicas, un modo de ver las cosas bastante similar al suyo y que por tanto le llamó la atención enseguida. En ese momento, Kristoffer que había quedado pillado con la poesía y el mensaje que predicaba el artista londinense. Se comenzaba a cocer a fuego lento el álbum...

Y no fue hasta 1998 cuando Ulver finalmente sacaron el Themes Fom William Blake, destacando (como ya dije antes) por un cambio drástico en el sonido. El propio Garm lo veía como una nueva etapa de la banda; el fin de la era "black" de Ulver y el inicio de algo más experimental y libre de barreras. En realidad, parece un eco de lo que fue La Masquerade Infernale de Arcturus (del año anterior). No olvidemos que este Themes tiene en común con La Masquerade nada menos que al señor Rygg, Skoll, Knut Magne Valle y a Lancelot; cuatro protagonistas (en mayor o menor grado) de una de las más importantes e inolvidables obras del Avant-Garde. Aún con todo, a pesar de los múltiples parecidos con La Masquerade Infernale, también hay que decir que esta placa es aún más ambiciosa si cabe. Yo desde luego me quedaré con la que firmaron Arcturus pero esta "made in Ulver" tampoco anda nada desencaminada. De hecho, si veo este Marriage Of Heaven And Hell algo inferior es más que nada porque yo soy más de metal, y el disquito de Arcturus tiene un enfoque más directo (aunque tampoco mucho). Este Themes... tiene varios momentos que mandan al rock y al metal a tomar viento, canciones enteras que son puro trip-hop o ambient ¿saben? y eso puede acabar siendo bastante chocante.

De todas formas, ahí tenemos temas con bastante metal como la armónica y surrealista The Voice of the Devil, Plate 4, apoyada vocalmente por Stine Grytøyr. A Memorable Fancy, Plates 6-7, más oscura y épica... A Memorable Fancy, Plates 17-20, tirando por los mejores senderos del industrial. También están las finales Plates 21-22 (muy avant-garde ella) y la definitiva y pseudo-blacker A Song of Liberty, Plates 25-27. Siendo esta última una pieza con la colaboración de Ihsahn, Samoth y Fenriz en las voces. Lanzarse a comentar detalladamente los 19 tracks que componen este disco (más de cien minutos que dura, vaya) se haría extremadamente pesado e innecesario.

Lo simpático de este plástico radica en escuchar la poesía de William Blake recitada en su mayor parte por Garm, mientras el resto del personal acompaña con una música solo calificable como bizarra o excéntrica. Al final... hasta acabas dejándote hipnotizar por su rareza, por esos compases electrónicos tan poco comunes en el heavy pero que vician tanto, o por las guitarras, que por momentos retumban con una distorsión muy industrial y en otros suenan tan sampleadas que incluso cuesta identificarlas como tales. Y... sin restarle méritos a los demás elementos como los coros femeninos, la percusión no electrónica, los arreglos electrónicos... un sinfín de detalles que hacen de este Marriage Of Heaven And Hell un álbum especial, fuera de serie e incluso adelantado a su tiempo.

Cinco cuernos que se lleva, algo peladetes por lo jodidamente extraña que resulta la propuesta, y más cuando dura tanto: Un 9.0 para Ulver y una de sus grandes piedras angulares. Su último disco con el enorme Håvard Jørgensen nada menos... exceptuando cortas contribuciones en el Perdition City y el Blood Inside.

Trickster G: voz y producción.
Hugh Steven James Mingay: bajo.
E. Lancelot: batería.
Håvard Jørgensen: guitarras.
Tore Ylwizaker: programación y co-producción.

Artistas invitados:

Fenriz: voz en "A Song of Liberty".
Samoth: voz en "A Song of Liberty".
Ihsahn: voz en "A Song of Liberty".
Falch: rasguño de vinilo.
Stine Grytøyr: voces femeninas.
Knut Magne Valle: cables, alambres, sonidos y co-producción.

Sello
Jester Records