Symphony X - Symphony X

Enviado por TenzaZangetsu el Dom, 13/04/2014 - 22:46
695

1. Into The Dementia - 1:01
2. The Raging Season - 5:01
3. Premonition - 5:37
4. Masquerade - 4:28
5. Absinthe and Rue – 7:17
6. Shades Of Grey - 5:41
7. Taunting The Notorious - 3:21
8. Rapture Or Pain - 5:05
9. Thorns Of Sorrow - 3:55
10. A Lesson Before Dying – 12:07

El momento más difícil a la hora de dedicarse a las artes es ese preciso instante donde comienzas. No hay otro momento que te pueda llenar tanto de terror como ese. Uno se hace ilusiones o barreras mentales acerca de su futuro como artista y ese tipo de pensamiento podría dirigir tu carrera por caminos bastante marcados. Los comienzos son siempre complicados por diferentes motivos pero también están caracterizados por esa alegría y deseo de simplemente disfrutar con tu esfuerzo artístico. Como debe de ser.

Symphony X es una de esas bandas a las que siempre les he tenido un gran aprecio y me parecen un grupo de lo más completo en el vasto reino metalero. A mi juicio, su carrera incorpora algunos de los secretos mejor guardados del Metal y su riqueza musical es simplemente notable. Virtuosos, melódicos, épicos, metaleros pero por sobre todas las cosas son sujetos con un muy buen gusto a la hora de hacer sus canciones. Combinando música clásica, Heavy de toda la vida, un poco de Thrash (en sus últimas entregas), mucho pozo Progresivo y el gancho del Power Metal podemos decir que los norteamericanos cubren una amplia de influencias. Los de Romeo son, a mi juicio, un grupazo en todo el sentido de la palabra pero no les estoy revelando nada nuevo.

En 1994 –año en el que nació un servidor-, el guitarrista y alma mater de la banda, Michael Romeo, decidió montar una banda luego de haber publicado un más que decente trabajo solista con el nombre de The Dark Chapter con su tecladista de toda la vida, Michael Pinnella. Todo queda entre Michaels, hombre. Pero Romeo, como sujeto ambicioso que es, no estaba conforme con ir por derroteros instrumentales a lo Vai o Satriani y quería crear su propio combo para ser el nuevo emperador de la escena Heavy. Los grandes están alicaídos y nuestra música estaba herida mortalmente por el efecto Grunge así que era turno de que la nueva camada diera un golpe en la mesa y probara su carácter de relevo. Ya Priest o Maiden no mandan y no están en los afiches de los pubertos de la generación noventera. ¿Qué importa? Para eso están los muchachotes de Symphony X para demostrar quién es el que manda. Con un par. Así es como se conquista a las hordas de seguidores.

Si ya conocen al combo, saben que uno de los puntos más fuertes de la banda siempre han sido las estupendas vocales de Russell Allen. Bueno, este debut homónimo es el único donde el inmenso vocalista –en todos los sentidos de la palabra- no nos agraciaba con su notable voz porque todavía no había entrado en la banda. En su lugar tenemos al más que funcional y agradable al oído Rod Tyler. Para quienes temen por la ausencia del héroe de Symphony X en el micrófono, no deben preocuparse. Rod es un vocalista más que decente y en esta entrega, su única participación con la banda, lo da todo. Su tono y estilo es bastante parecido al de Allen pero tal vez sonando un poco más débil en cada registro. Así lo veo yo. Confíen en mí; este sujeto sabe cantar.

La banda crea en este debut lo que sería la base para sus futuros trabajos. Mucha melodía, letras dramáticas, ganchos instrumentales y vocales trabajadas pero muy buenas. Desde sus inicios han mantenido una línea bastante clara y aquí se nota una banda con deseos de hacer algo interesante. Puede ser un grupo muy técnico pero no llegan a grados de indulgencia exagerada. Si eres de esos que no gusta en absoluto de Dream Theater, ésta puede ser tu elección ideal para adentrarte al mundo del Metal Progresivo.

La portada es básica y elegante, carente de muchos detalles. Huele a debut a miles de kilómetros. No importa porque nos la vamos a pasar en grande. Symphony X son, ante todo, sinónimo de calidad. Lo suyo es entregarte música talentosa y repleta de calidad. Si quieres brillar en el Progresivo, necesitas algo más que técnica. Necesitas tener talento e inteligencia, niño. Y éstos lo tienen a borbotones.

La introducción, Into The Dementia, es un inicio digno del más inspirado Yngwie. Ciertamente Romeo ha tomado nota de su maestro sueco y la primera ofrenda resulta majestuosa para el advenimiento de este ente que es la Sinfonía X. Esa guitarra, acompañada con los teclados de fondo, resulta en un ambiente épico y memorable. The Raging Season es un trallazo magno de la banda y que muestra a las primeras de cambio de lo que se trata este grupito: mucha potencia, melodía y vocales apasionadas. Tyler lo hace muy bien sonando en notas algo altas y Rullo es bastante protagónico en la batería. El estribillo se volvería algo bastante clásico del grupo con esos coros de iglesia apoyando al vocalista. Luego de ir con todo se apaciguan un poco con las melodías vocales pero estos no se mantienen tranquilos y siguen con un pasaje instrumental brillante. Debo decir que tratan de abarcar muchos elementos en uno pero lo hacen de infarto. Hasta Miller tiene una oportunidad para sobresalir con su bajo. Un temazo y que complacerá al más crítico de los true que piensan que este tipo de música es “aburrida”.

Anteriormente hice una acotación acerca de la riqueza en matices de la banda y eso se nota con el inicio de Premonition y sus hermosas líneas de piano por parte de Pinnella; esto lo repetirían con el tema título de su genial Paradise Lost de 2007. Sirve como una especie de pasaje relajado y hermoso donde podemos relajarnos. De la nada comienza a cantar Tyler y el ritmo sube para convertirse en un medio tiempo guapo y atrapante. Uno de mis temas predilectos de este trabajo y su malogrado vocalista demuestra tener recursos para brillar. A pesar de ser el debut de este combo podemos darnos cuenta de que son músicos realizados y cuentan con una calidad bastante notable. Un gran tema, si me lo preguntan. No para e insisten en dejarnos de rodillas como todo buen subyugador metalero con Masquerade. Aquí Taylor suena igualito a Allen y me pregunto si este último no tomó nota de lo que el primero hizo en este trabajo. El estilo de esta canción marcaría la pauta para futuros temazos como Of Sins And Shadows o Absence Of Light, por mencionar algunos. Un temita rápido y épico como pocos en el Metal Progresivo con una longitud tan razonable. Saben comprimir su virtuosismo en temas accesibles y de lo más elegante. Oído a esos teclados de Pinnella que suenan como un órgano de iglesia o el solo de bajo de Miller a alta velocidad. Riffs con estilo de Romeo y un solo magnifico. Grandes.

En sus últimos trabajos han surcados por aguas más pesadas pero con Absinthe and Rue podemos darnos cuenta que desde sus inicios gustaban por un poco de riff agresivo y afilado. Aquí Romeo saca su lado que disfruta como un niño de Pantera pero lo empapa con tenues gotas de melodía y aura grandilocuente. Tyler lo hace muy bien en estas tesituras pero baja un poco su nivel en comparación a temas previos. El estribillo es memorable y te lo sabrás a la primera escucha. Hombre, como saben hacer coros los malditos. Hay una parte tranquila a mediados de la canción que es bastante interesante y Romeo hace un solo apaciguado. Lo interesante es que cada miembro tiene su oportunidad de brillar dependiendo de la canción. Me encanta como el bajo de Miller siempre tienen un momento de gloria (¡bajistas al poder!). Me gusta la canción pero me parece un corte más simplón en comparación a los anteriores.

Con tonos de balada (con estos nunca se sabe) dan inicio a Shades Of Grey. Una canción donde Tyler es el actor principal y el ritmo es bastante similar a futuras baladas de la banda (pienso en The Edge Of Forever). Como podrán darse cuenta, mucho de lo ejecutado aquí cimentaría el futuro sonido de la agrupación y creo que en eso yace su solidez como combo. Ahora, que alguien me explique cómo Tyler no hizo nada bueno en la música luego de este álbum si su voz es fabulosa. Aquí hace una performance de lo más exquisita. Simplemente no lo entiendo. Uno tiene que hacer hincapié en solos de Romeo porque el hombre siempre está demostrando su valía en cada canción. Lo positivo es que suele aportar variedad en su estilo de tocar la guitarra. Una buena balada y merece una escucha.

No tardan en recuperar la garra y empuje con Taunting The Notorious. Recuperando la fuerza de The Raging Season tenemos el tema más corto del álbum pero uno de los más gozadores. Pura rabia Prog. Aquí se dejan de lado lo técnico y se enfocan en hacer una pieza de lo más genial. Perfecto para introducir a un oyente en el álbum. Gran trabajo de Tyler y como sostiene algunas notas en el estribillo. Solo escuchen ese duelo entre Romeo y Miller con la guitarra y el bajo, respectivamente. ¡Y luego dicen que el bajo no sirve en nuestra música! Por el otro lado, Rapture or Pain es más cambiante en ritmos pero todo en pos de una calidad que irradia el trabajo en cada una de sus canciones. El estribillo es majestuoso pero no creo que sobresalga mucho. Es una pieza que peca de ser algo irregular a mi juicio pero tiene mucho jugo y merece una escucha. Se puede sacar mucho de ella. Rod Tyler es el que hace el mejor esfuerzo por rescatar la canción y maneja hacer una actuación de lo más aceptable. Sus vocales al final son 100% Allen (¿O 100% Tyler?). Thorns Of Sorrow (un título bastante interesante) comienza con teclados bombásticos por parte de Pinnella pero ese riff tan característico de Romeo aparece en la escena. A veces pienso que una mejor producción hubiera beneficiado al trabajo; una más potente. Es un tema relativamente rápido pero se ralentiza para el elegantísimo estribillo. Creo que este es quizás el tema donde más se hace uso de esas voces de fondo tan exageradas. Un temita algo flojo.

Luego de tanta locura, técnica y simple genialidad, nos lanzan la épica de turno: A Lesson Before Dying (título perfecto para acabar el álbum). Es una de esas canciones que debes escuchar en su entereza y disfrutarla sin ninguna distracción. Es extremadamente hermosa en su comienzo y luego va ganando emocionalidad hasta erigirse como un monolito de excelencia musical. Es como una gran torre: se va construyendo de a poco hasta que se convierte en un legendario ejemplo de la soberbia habilidad de los autores que se atrevieron a diseñarla. Claro, creerán que soy un fanático sin salvación pero la verdad es sorprendente lo bien hecho que está este tema y álbum. No diría que ha sido el mejor de ellos pero debo decir que ha sido una gran experiencia recuperar este notable álbum para esta reseña. Se muestra a una banda con espíritu y con un conocimiento por encima de la media a la hora de componer. Es una escucha maravillosa de principio a fin.

Cuatro cuernos (medios) para Symphony X. Una prueba de que los comienzos son difíciles pero lo que se puede logra no tiene límites.

• Rod Tyler – Vocales
• Michael Romeo – Guitarra
• Michael Pinnella – Teclado
• Jason Rullo – Batería
• Thomas Miller – Bajo

Sello
Zero Corporation