Overkill - Killbox 13

Enviado por Hawkmoon el Dom, 01/05/2011 - 18:27
1063

1. Devil by the Tail
2. Damned
3. No Lights
4. The One
5. Crystal Clear
6. The Sound of Dying
7. Until I Die
8. Struck Down
9. Unholy
10. I Rise

Si hay algo seguro, tan seguro como que el Sol aparece al amanecer y se pone antes del anochecer, es que Overkill, en cuanto editan un disco, lo hacen con los cojones bien puestos sobre la mesa. Y la suelen partir. Siempre pasa lo mismo. No hay año, en el que editen nueva movida, que no partan la pana y dejen a todo el mundo helado.

Al igual que con Mötorhead, con la banda de D.D Verni ya se sabe, de antemano, con lo que te vas a dar de morros. La banda tiene su propio sello, su propio sonido y sus propios fans. No buscan nada ni a nadie. Ellos van a lo suyo, editan pedazos de "tiburones sónicos" y los lanzan a los mares del Metal, para que se coman a todo el mundo que nada en lugares que no debe. Si hubiese justicia, que no la hay, hoy en dia, Overkill llenarían esos pabellones, que sus primos, Metallica, llenan cada noche.

Pocos ejemplos hay, en nuestro reino metálico, de autenticidad, de tesón y de carisma, tan a la altura de Overkill. Reyes del Thrash. Se diga lo que se diga. Y con más clásicos a sus espaldas que el jodido Frank Sinatra. Ahí es ná. Esos son Overkill. Témeles o ignorales, pero nunca les faltes al respeto, o el bajo de D.D Verni, sin saber muy bien como, ni porqué, hará de las suyas y, con todo su peso, de casi 20 kilos, caerá sobre tu cabezota. Si existen dioses del Metal, fijo que Overkill es uno de sus "cachorros de guerra" predilecto. Si Odín tenía en Thor a su ojo derecho, fijo que Crom (el dios de Conan y del Heavy Metal) flipa por un tubo con los cojones de los Overkill, que pese a quien pese, y pase lo que pase, siempre están al pie del cañón, escupiendo himnos y destrozando escenarios. Desde los tiempos del rey Kull, o de Conan el bárbaro, no se veian melenudos tan osados, coñes.

Una portada bien cañera, con el logo de siempre, aprendiendo de la escuela Motörhead (nadie quiere ver, ya, otra cosa en una portada de Overkill) nos muestra que las cosas, parece, que siguen igual en el feudo de "Blitz" y colegas. El logo sigue reluciente, y la portada anuncia tormenta. Mola. "Killbox 13" viene a matar. Cojonudo. Mola luchar contra los muros de Thrash Metal. Rebotar y salir despedido por los aires es algo divertido. Hasta que te partes el espinazo, claro.

"Devil by the Tail", el maestro que abre la ceremonia "Overkillera", y que lo hace con el eteno bajo de Verni (que no con sus pelotas, no nos confundamos) enseguida se pone al rojo vivo, gracias a un sonidazo de guitarras que quita el sentido, y que enseguida dispara, y como nadie, chulería, descaro y cortante riffeo, y del mejor que se cocina en América. Y en parte del universo conocido. Frenesí metálico, made in Overkill. Yeeeah!!!. Genial. Menuda ensalada de hostiones.

"Damned" (cruce entre el sonido de "From the Underground and Below" y "Necroshine") le deje la vía libre a "No Lights", uno de los mejores temas del disco, con mucha garra y que juega por diferentes terrenos, hasta dejarnos flipadetes de gusto. Parece que la cosa empieza como balada, va tomando forma, y, zas, se dispara, toma carne Groove y se hace más bestiaja, y acaba regalando uno de los mejores temas para el directo de la gira. Acojonante temazo. Del todo. Menudo viaje.

"The One" (tema que parece parido para vivir, mejor, en "Bloodletting), "Crystal Clear" (onda "The Killing Kind" fusionada con la de "I Hear Black"), "The Sound of Dying" (monstruo riffero total, y que se posiciona como el mejor temazo del disco, y de los más cañeros, y necesarios, de la banda en mucho tiempo), "Until I Die" (medio balada, medio tormenta), "Struck Down" (pura velocidad insana y thrashera) y "Unholy" (que no es un "cover" de Kiss, sinó un tremendo huracán, plagado de empaque y solidez, y con la magia negra sonora de un disco como "Horrorscope") aplastan al oyente, y se reconcílian, en cierta forma, con el fan más "True", que trás "Horrorscope", y la llegada del mundo Groove al reino de Overkill con "I Hear Black", abandonó a los de New Jersey y se arrancó, de la chaqueta tejana, el parche de "Feel The Fire". Después de una escucha a "Killbox 13", fijo, que vuelve a buscar el parche de marras, y le tenemos, de nuevo, llorando de emoción, puño en alto, con la nueva mierda de Bobby y D.D. Overkill no abandonan la ondanda Groove, pues les sienta de jodida maravilla, pero la sangre que corre por sus venas tiene un color gris metalizado, y eso se nota. Overkill son los hijos más frenéticos con los que pudieron soñar Iron Maiden, Black Sabbath o Judas Priest. Son como Loki para Odín. El hijo más cabrón con el que se pueda soñar. Eso sí, un genio, el muy cabrón. Pues, Overkill, igual. Genios locos. Y músicos soberbios.

Rápidamente, y sin quererlo en realidad, nos llega la hora del tema final, del cierre de negocio. "I Rise" acaba como tiene que acabar, saliendo por la puerta grande y a hombros del personal. Más rifferio, cortesía de los titanes de las cuerdas, Linsk y Tailer, y más fuego rítmico, a manos de los incombustibles Mallare y D.D. Impecables. Implacables. Imposible, el resistirse a ellos una vez tienes su veneno en sangre. Thrash, Groove, Metal. Todo, elevado a la enésima potencia de crudeza, sencillez y huevos. Puro Overkill, como siempre.

4 cuernos (gigantes) para "Killbox 13", señores. Y los cinco, le quedan a medio milímetro.

Discazo enorme. Un pelotazo genial. Otra prueba del los cojones que se gastan los de la calavera alada. Y no me refiero a los de la SS...

Bobby "Blitz" Ellsworth - Voz
Derek Tailer - Guitarra
Dave Linsk - Guitarra
D.D. Verni - Bajo
Tim Mallare - Batería

Sello
Spitfire