Nachtmystium - Instinct: Decay

Enviado por Mendoza M. el Vie, 01/11/2019 - 07:19
4391

1. Instinct
2. A Seed for Suffering
3. Keep Them Open
4. Chosen By No One
5. Circumvention
6. Eternal Ground
7. Antichrist Messiah
8. Here’s To Hoping
9. Abstract Nihilism
10. Decay

Nachtmystium es la visión de su líder, Blake Judd, un señor cuya vida parece de película y que se suele resguardar bajo el pseudónimo de Azentrius cuando ejerce de vocalista y guitarrista en la que es una de las bandas más interesantes que nos puede ofrecer la siempre vasta y fértil escena estadounidense.

Su tercer trabajo, este “Instinct: Decay”, nos brinda un abrumador e intenso viaje auditivo que pretende desnudar todos los vicios que corroen a nuestra sociedad y que nos tienen como estamos. Para ello Judd ejecuta un Black Metal de exquisita manufactura, sumamente melodioso, que consigue un acople intimo con ciertos elementos de marcada herencia psicodélica y estrafalaria que ha ido moldeando eso que se ha querido llamar Black Metal psicodélico.

La evolución de la banda es notable. Desde su disfrutable pero excesivamente cacharrero debut “Reing of the Malicious” (2002) ya podemos distinguir, aunque de manera un poco difusa, esos elementos distintivos que marcarían el porvenir del proyecto. Será en su segundo trabajo, “Demise” (2004), donde el rubio oriundo de Illinois empieza a aparcar un poco ese sonido de cuarto de baño trve kvlt para explorar nuevas sonoridades con tintes ligeramente experimentales. Atrás se fueron quedando los covers de Burzum y el sonido de la banda empieza a coger forma al encontrar terreno libre para desarrollarse a plenitud, encestando el golpe de gracia con este “Instinct: Decay” que moderniza y reinventa por completo el panorama compositivo de la agrupación y nos revela a un Blake Judd en un gran momento creativo, seguramente bajo la influencia de toda clase de drogas y menjunjes alucinógenos, hecho que acabaría desembocando a la larga en varios hiatos de inactividad con sus respectivos periodos de rehabilitación de por medio.

Manteniendo a Wargoat en la batería y sumando a su colega Neil “Imperial” Jameson de los funestos Krieg a la guitarra, Azentrius ensambla el que es posiblemente su trabajo más importante hasta la fecha. Los norteamericanos nos desarrollan aquí una procesión de temas evocadores, un Black Metal confeccionado con delicadeza y cierto refinamiento pero sin nunca caer en excesos. Sobre esta base Nachtmystium va armando un amplio tapiz a base de guitarras fantasmales, efectos chirriantes que juegan con la paciencia del oyente y una abrumadora prestancia para con unas melodías ya bastante acostumbradas a divagar despavoridas entre gruesísimas capas de distorsión que le otorgan un plus de confusión general al asunto.

Tras una efectiva introducción ambiental, el disco impacta desde el comienzo. Rehuyendo de las estructuras convencionales, “A Seed for Suffering” nos invoca al más crudo mesmerismo con un riff zigzageante que empuja al conjunto al límite. Con una fluida alternancia entre pasajes de puro desasosiego y cólera, una guitarra acústica mutila la canción justo a la mitad y dispara un magnifico solo de ínfulas psicodélicas que desquebraja el molde en mil pedazos y esparce variedad sobre el álbum. Por su parte, temas como “Keep Them Open” y “Antichrist Messiah” proyectan una visión mucho más directa y agresiva, apelando de a ratos a la furia descarnada que bien ofrece una batería difusa y el poderío vocal de Judd, con ese shierk agonizante y recóndito que se ajusta perfectamente a la mezcla.

“Chose By No One” sorprende por el gran protagonismo que le dan al bajo de Sinic, recreando auténticos estados de ánimo en franco dialogo con la guitarra y una percusión sumisa, como estacionada en segundo plano. Los punteos son gélidos y el desarrollo del tema como tal me parece magistral, especialmente por ese apartado atmosférico que va desparramando frescura a su paso y por una buena ráfaga de riffs bastante pesados que sitúan al disco en su contexto geográfico.

Tanto en la divina “Circumvention” como en “Eternal Ground” y “Here’s To Hoping” el grupo continua realizando una ejecución aplastante, nunca desde la fuerza desmedida, sino por el tratamiento tan ácido de las texturas, acentuando siempre las imperantes melodías para favorecer el poderío atmosférico que el grupo intenta transmitir. Cambios de ritmo que saben cómo atrapar al oyente, arrebatadores solos distorsionados hasta la locura y la desaparición total de los esquemas clásicos del subgénero en pro de otros más lisérgicos y noctámbulos no hacen más que acercar al conjunto a una humilde pero clara estepa de pretenciosidad que les confiere un sabor único y especial.

Igualmente acertada es la feroz “Abstract Nihilism”, la cual te zarandea con una percusión avasallante que huye en desbandada mientras el desangelado despliegue de riffs alcanza unas cotas de sensibilidad insólitas, ofreciendo nuevamente un lindo abanico de detalles y coronando el pastel con una hiriente interpretación vocal que cierra el disco con autoridad y que le da rienda suelta al grimoso outro “Decay” para que vaya desbaratando lo poco que queda de él.

En una escena tan amplia, insondable y sobre todo variada, Nachtmystium nos da en “Inscintc: Decay” un álbum en mi opinión sobresaliente. Este es un trabajo que recoge todo lo positivo de sus dos placas anteriores, suprime los pecados de juventud y lo recubre por una capa de inspiración y madurez compositiva que no escasea de gancho ni de autenticidad. He aquí una eficaz labor instrumental, confeccionada por músicos muy capacitados y con amplio recorrido en la escena estadounidense, y con una producción que, aunque deficiente en muchos aspectos, no hace más que reforzar el discurso de ansiedad, inquietud y misantropía que ejerce de pivote conceptual. Cuatro cuernos.

Azentrius: Voz, guitarra
N. Imperial: Guitarra
Sinic: Bajo
Wargoat Obscurum: Batería

Sello
Battle Kommand Records