Morbid Angel - Illud Divinum Insanus

Enviado por stalker213 el Lun, 27/06/2011 - 22:41
1235

1. Omni Potens 02:28
2. Too Extreme! - 06:13
3. Existo Vulgoré 03:59
4. Blades For Baal 04:52
5. I Am Morbid - 05:17
6. 10 More Dead 04:51
7. Destructos Vs. the Earth / Attack 07:15
8. Nevermore 05:08
9. Beauty Meets Beast - 04:57
10. Radikult - 07:37
11. Profundis - Mea Culpa 04:06

Y al final aconteció aquello que “casi” todo el mundo esperaba…

Por un lado, lo que muchos temían: Que el nuevo trabajo de los legendarios MORBID ANGEL no iba a alcanzar al tamaño ciclópeo de sus primeras entregas con Vincent al micro; Y por otro: Lo que unos pocos sospechábamos, y es que este nuevo compendio por cuenta de los otrora Dioses del Death Metal, no termina sino siendo un cochambroso e infame amasijo de crueles heces descompuestas, al punto que una de las puñaladas (a un legado sagrado y una escena) más zafias y chapuceras que recuerdan los más viejos del lugar. De pena lo de los chicos de Azagthoth, de pena. Pero que nadie abandone todavía la nave, porque aquí hoy van a contarse las verdades y así ya de paso: Dejar al descubierto uno de los mayores fraudes dentro del panorama metálico de los últimos años.

Ojo al dato, que los andobas se han marcado nada menos que la friolera de ¡ocho años! para volver al ruedo, después de un soso y regulero affair bautizado tal que ‘Heretic’, y resulta que tamaña espera (con sus consabidas expectativas) no ha traído consigo más que esta jodida e innominable bazofia recubierta de excremento de rinoceronte cuyo nombre no es otro que ‘Illud Divinum Insanus’. ¡Bien, MORBID ANGEL! ¡La primera en la frente, chavalotes!

Pero vamos a ver… Si no tienes ni puta idea de latín ¿’pa qué te metes? ¡Nada, compañeros! Aquí parece que aquello de lo que trata esta nueva singladura de Los Antiguos de Florida no va sino de meter la pata una vez tras otra, y así ¡claro! pues es como se entiende que una cutre panda de viejales yankees horteras con todos los deberes ya hechos y la pensión garantizada se marque tamaña guarrada de título sin haberse tomado siquiera la molestia de consultar un diccionario o de hacerse asesorar por alguien mínimamente ducho en la materia. Lo dicho: ¡Bien, MORBID ANGEL! Pero que nadie se mueva todavía de su butaca, porque el festival de patochadas y virulentos despropósitos sigue concienzudamente su hoja de ruta, tangando al personal desde el primer instante al anticipar a toda la concurrencia un single que se llamó ‘Nevermore’ y que menos que más respondía a las coordenadas lógicas de lo que debiera haber sido un disco de Death Metal ¿Cierto? ¡Cierto! ¡Pero es que resulta que no! ¡Ay, que la madre divorciada (Trey Azagthoth) nos está intentando levantar la camisa!

¡Craso error, Sra. Azagthoth! Flagrante yerro, porque siendo usted una jodida ama de casa divorciada, como innegablemente atestiguan sus pintas desde hace ya años, debiera haberse dirigido al nefario shopping mall de turno para comprar los Cheerios y la jodida manteca de cacahuete a sus polluelos antes que no haberlo hecho a un estudio de grabación para dar origen a esta monumental catedral del estiércol y al punto dejar su respetado nombre en la más absoluta de las ignominias. Mal asunto ese de no respetarse a uno mismo… Así se ven luego algunos ¿cierto? ¡Muy cierto!

Como ya se ha intentado apuntar con anterioridad, este esperpénticamente titulado ‘Illud Divinum Insanus’ abre fuego de modo tristemente risible mediante una ampulosa e innecesaria intro compuesta con el mismo casiotone amarillento de los cojones ya utilizado en ‘Blessed Are the Sick’ (¡En 1990 colaba, pero hoy ya no, pataliebre!) que no va sino a desembocar a la primera deposición traumática de las cuales consta esta vergonzosa aberración con la cual me estoy llenando de mugre las manos. ¡Y no van y “me le ponen” ‘Too Extreme!’! ¡Pero no me jodas, colega! Esta jodida puta mierda no se le ocurre ni a POSION o a WARRANT en los 80’s! ¡Too Extreme, nada menos! ¿Pero en qué mierdas estaba pensando esta gente? ¿En qué? ¿Qué huevos se les cruzó por la puta cabeza cuando me sueltan dos versos como los que siguen?

“De sud America
A puertas de oro athens [como todo el mundo sabe, las ciudades empiezan siempre con minúscula]
A la quema inframundo
Conmigo... Extreme

Visión sufrirá
Orejas derretirá [este verso me hizo llorar]
Bese su nueva creencia
Es nombre Extreme”

¿Alguien da crédito a tamaña mierda? Yo no -no es necesario aclararlo dos veces- pero es que de la música (o lo que pretende serla) ya ni hablamos, porque aquí esencialmente lo que cuece (a fuego muy lento) no son otra cosa que excrementos de mono tití mezclados con orín de pingüino apopléjico y bases electrónicas siniestramente pertrechadas con un hediondo sucedáneo de HammerHead Rhythm Station. Cierto es que el sentimiento de volver a oír bramar a Vincent resulta, así a bote pronto, como el de reencontrarse con un viejo amigo tras un largo espacio de tiempo separados el uno del otro, pero que nadie se saque el pañuelo, al menos para secar una lágrima, porque aquí la única que cae es marrón, sólida y furiosamente fétida. ¿Vamos calibrando la magnitud de la tragedia? Seguimos.

‘Existo Vulgoré’ (brillante título para romper la tónica; nótese la ironía) y ‘Blades For Baal’ siguen a su vez por unos derroteros que, siendo muy generosos, podrían suscitar posibles takeovers del ya lejano ‘Covenant’, pero es que es empezar ‘I Am Morbid’ (carne de MTV 100%) y es que se te cae el alma a los pies, Y me vuelvo a preguntar ¿Pero qué cojones es esto? ¿Va en serio o qué? El peso de la leyenda se cae a cachos y lo hace de modo lastimero, cutre y viscosamente obsceno, estimados lectores. El rancio sabor de la más distinguida aristocracia de antaño se torna ahora en pusilánime musiquilla de feria o banda sonora de los gitanos y su macilenta cabra en lo alto de la escalera; Y lo que hiere más de todo el asunto: Que nadie hace nada por ponerle remedio. No obstante, justo a continuación sigue la serpenteante y sibilina ‘10 More Dead’, y por si no era suficientemente insultante todo lo anteriormente expuesto, pues resulta que ahora MORBID ANGEL juegan a ser PANTERA, al punto que un dios sagrado del panteón extremo como Azagthoth se lía la manta a la cabeza al emular al difunto barbudo, Dimebag, haciendo unas infames guitarras de aire que no llevan a ninguna parte. ¿Qué no tenéis suficiente con esto? ¡Madre mía! ¿No sabéis? ¡Muy rico! Porque es empezar ‘Destructos Vs. the Earth / Attack’ y es que la anterior es como si hubiera atronado calcada a un himno como ‘Lord of All Fevers & Plague’.

Así por ponerlo simple, diría que el aborrecible invento suena a RAMMSTEIN, muy borrachos en el Bar Galcerán, privados de toda iniciativa y sumidos en el más despreciable sopor, meados, con el cuello de la camisa apestando a borrego sudado y perfumados hasta las trancas del vino más barato imaginable. ¿Esto es música o de qué estábamos hablando? ¿A dónde vamos con esta mierda? ¿Nos pegamos unos bailoteos o nos tiramos debajo del tren? Lo dicho: Sin pistas ando. Desorientado. Dolido y decepcionado. Pero siempre me quedan CANNIBAL ¿no sabes? Por cierto, gran visión tuvisteis al hacer las peores canciones las más largas ¡Muchas luces, Trey, muchas luces!

‘Nevermore’ y sobretodo ‘Beauty Meets Beast’ vuelven a reconducir a la obra por unos raíles que de haber sido algo más transitados hubieran propiciado de ese modo un conjunto global ligeramente más audible, pero es que aquí no hay más cera que la que arde. El solo que despega de (2:40) en ‘Beauty Meets Beast’ nos presenta a un maldito Trey hijo de puta, que ni de broma se ha olvidado de cómo tocar su guitarra (¿cómo?); Sin embargo aquí de lo que estamos hablando básicamente es de un grotesco -al punto que catastrófico- ejercicio de autocomplacencia donde no se salva ni el Tato. Y es que ante semejante montaña rusa de extrañas sensaciones o si vosotros así lo queréis “popurrí de ideas de bombero torpemente ejecutadas” uno se interpela anonadado: ¿Escribieron primero los temas “decentes” y luego sobrevino la mierda porque ya no tenían más ganas de seguir trabajando o fue a la inversa porque sintieron vergüenza al ver aquello que estaban acometiendo? ¿Los temas “chachis y modernetes” responden a la ausencia forzada de Sandoval a la batería o sencillamente al hecho de que David Vincent es un tío que se enrolla de puta madre y que puede permitirse hacer aquello que se le venga en gana aunque con esas arruine y hunda en la más lóbrega miseria a una franquicia sagrada como esta de la que estamos hablando? ¿Quién o quiénes son los responsables de este nauseabundo desaguisado? ¿Cómo en su sano juicio MORBID ANGEL se permiten la rocambolesca pirueta de pretender sonar como MARILYN MANSON (‘Radikult’)?

Señores ¿A dónde estamos llegando?

¿Cómo seguimos adelante sabiendo que unos dioses que eran tan nuestros se alinean ahora junto AL ENEMIGO? ¿De aquí hacia dónde? ¿Qué queda de aquel compromiso existente entre los artistas y su audiencia? ¿Quién me restituye el honor sabiendo que MORBID ANGEL se ha sacado de la chistera semejante puta inmundicia de álbum? Seriamente, el futuro de nuestra música no se hacia adonde se dirige, pero lo que sí tengo claro es que Azagthoth y sus muchachitos han violado la línea que separa a los nuestros de la morralla, ya que este paso que se han atrevido a dar es de los que no tienen posible retorno.

Avanzad hacia la luz MORBID ANGEL, porque la oscuridad no tolera mezclarse con chusma de vuestra asquerosa ralea. Ante vosotros se abre un camino de infinitas posibilidades; El de los desgraciados que reniegan de su gente.

Yo, uno o dos cuernos se los doy a unos pobretes que no saben distinguir a una guitarra del bajo, pero a estos perros gandules e ingratos no les doy ni la más miserable limadura de la punta de un asta. ¡Cerapio al canto!

Valoración: 0.0

PD: Me toca soberanamente los huevos ver como alguna gente le cuelga a OBITUARY la etiqueta de GROOVE y se queda tan ancha, pero en esta ocasión -y sin que sirva de precedente- MORBID ANGEL sí que merecen el insulto. ¡Esto es Groove Metal y del bueno bueno!

¡Amiguitos de LAMB OF GOD! ¡Ya tenéis otros peleles con los que pasar el rato! ¡Enhorabuena!

David Vincent: Voz, Bajo & Teclados
Trey Azagthoth: Guitarra
Destructhor: Guitarra
Pete Sandoval: Percusiones *

Sello
Season of Mist