Metal Cambra - Veles e vents

Enviado por Alexrock el Vie, 20/02/2015 - 13:03
2706

1. Inbèrnia
2. Bertagna
3. Seaia
4. Seràns
5. Ezizera
6. Irta
7. Sàbrata
8. Domasch (Ederlezi)
9. Gatzara

Leía en la prensa local (de Castellón) un artículo del periodista Eric Gras en el que para poner en conocimiento del lector el concierto de presentación de "Veles e vents" decía algo así como que Metal Cambra se inspiraba en el relato del mismo nombre del poeta valenciano Ausiàs March, un relato de un viaje por mar en busca del amor, para hacer una exploración que todos en alguna ocasión hemos hecho de nuestro interior y así volver a reencontrarnos, a reconocernos de nuevo; yo, humildemente, con el permiso del redactor añadiría que también, desde ese reencuentro, redescubrirnos y conocer nuestros ancestros.

El viaje de March lo era en busca del amor, y aprovechando tan gran pesquisa, hacer referencia a los diferentes vientos y culturas que se encontraba en su periplo... pues bien, los castellonenses utilizan el viaje del poeta para, según sus propias palabras profundizar en las diferentes formas de entender la música, aunando bajo un violín eléctrico música clásica, folk mediterráneo y atlántico, rock duro, progresivo, incluso alguna incursión en ritmos jazz, experimentando con las culturas musicales que han ido conociendo, descubriendo a lo largo de sus viajes por mil y un escenario.

Así, desde tan enorme propósito, la banda buscó en el "Atles catalá", un mapa cartográfico de 1375 atribuido a un judío mallorquín llamado Cresques Abraham, topónimos para titular las canciones y reflejar así toda esa introspección que ha efectuado la banda, acercándose a lo sabido y a lo aprendido, yendo desde lares tan distintos entre sí como Suiza o Palestina, Dinamarca o la amada Galicia, un viaje lleno de sensaciones y emociones que transmiten de una forma magistral porque siendo una banda completamente instrumental dicen tantas cosas que resulta realmente apabullante la sumersión en el disco que hoy nos ocupa.

Así pues tenemos ante nuestros sentidos, nueve temas imbuidos de los diferentes aprendizajes que los músicos han tenido la ocasión de traerse de los viajes realizados, sin más colaboraciones que la de Eduard Navarro, un maestro de la dolçaina (dulzaina), instrumento de viento muy propio de la zona del levante español (ya se qué de más partes de España) y tocando como una banda, que al final es lo que son, y además extremadamente buena.

Mención especial merece el libreto, el cuaderno de viajes elaborado por Alex Doménech, perfectamente embastado a base de dibujos relacionados con cada lugar visitado, con cada tema... definitivamente brutal, aunque sin explicaciones triviales, este es un disco instrumental, y como tal, el único sentido que acompaña al sonido es la vista... son los dibujos, constituyendo, oído y vista, música y dibujos, un todo que permite la libre interpretación de aquello que sentimos, porque sí, este disco no se escucha, se siente y nada debe perturbar la esencia.

Imaginareis, y hacéis bien, que estamos ante estructuras complejas, cambios de ritmo infinitos, contratempos lejos del alcance de mediocres, partes progresivas que harían babear a los propios Dream Theater -lo de "Sèrans" es un espectáculo-, efluvios moriscos como los de "Ezizera", donde ese inicio hace que la tensión se palpe a cada segundo esperando una explosión de sonido que, aún sin llegar, va sumando elementos hasta que nos damos cuenta que estamos ante un tema de metal progresivo aderezado con flautas y violines que perfectamente podrían haber firmado Orphaned Land. Atmósferas preciosistas como en "Irta" o la magnificencia de "Seaia"...

Sería una necedad por mi parte desgranar tema a tema... "Veles e vents" es demasiado hermoso como para estropearlo con palabras, solo me voy a permitir una... emocionante.

Ferran Aparisi: Violín
Miguel Ibáñez: Guitarra
Borja Saura: Guitarra
Hugo García: Bajo
Jorge Edo: Teclados
Carlos Mercado: Batería
Juan Fran Ballestero: Flauta y gaitas
Tomás Fabregat: Bouzuki y mandolina

Sello
Autoeditado