M-Clan - Un Buen Momento

Enviado por Stoned el Lun, 18/07/2011 - 16:12
2144

01. "Se calienta"
02. "En mis manos"
03. "Un buen momento"
04. "Volando alto"
05. "Miro atrás"
06. "Dentro de la esfera"
07. "Perdido en la ciudad"
08. "Hermana"
09. "Donde el río hierve"
10. "No sabes hacerlo bien"
11. "Ron vudú"

Sí, lo sé. Pero espera, todavía no te lleves las manos a la cabeza. No estoy aquí para hablar de Carolinas, de Llamando A La Tierras o de Sopas Frías. Estoy a aquí solo para hablar de uno de los mejores discos de rock en castellano. Sí, no te estoy vacilando. Uno de los mejores, si no el mejor grabado jamás por una banda de la piel de toro. Murcianicos para par más señas.

Es lógico: juntas la mejor voz del rock en lengua hispana (Carlos Tarque) con una de las mejores guitarras rock que puedes escuchar en esta España nuestra (Santiago Campillo), con una base rítmica atronadora y con un pianista que es la reencarnación de Billy Powell de Lynyrd Skynyrd. Luego compones unos temas que si estuviesen cantados en inglés, encajarían perfectamente en cualquier disco de los citados Skynyrd. Esto es, mucho slide, mucho rock sureño, mucha juerga, distorsión, emoción… Luego, como no tienes nada mejor que hacer, te vas a la cuna del rock (Memphis, Tennessee) para grabarlo, y allí están los Memphis Horns, más conocidos por ser la sección de metales del célebre Otis Redding. Como estos prodigiosos negros americanos no tienen tampoco nada mejor que hacer, pues graban sus instrumentos en tu disco, (“Un buen Momento”, 1995)

Sí, amigos. Dejemos aparte hits facilones, discos anodinos y apariciones en radiofórmulas varias. M-Clan han parido alguno de los mejores discos de rock de los últimos años, y han sido (a día de hoy, y en cierta manera, siguen siéndolo) una banda en directo totalmente atronadora, una apisonadora, una máquina de hacer rock. Aquella primera formación clásica, que anteriormente fueron los Murciélagos, para después ser los Murciélagos Clan (M-Clan fue la abreviatura final) no eran más que unos chavales de Murcia con una fijación obsesiva por el rock de los 70’, el bueno, el de toda la vida: Lynyrd Skynyrd, The Rolling Stones, Bad Company, The Faces… y un poco después, los todopoderosos Black Crowes. No en vano, tras sus dos primeros discos eran comparados constantemente con los americanos. Para mí, este primer álbum de los Muerciélagos está casi casi al nivel del debut de los Cuervos. Y eso es decir mucho.

¿Qué sale de todo esto? Pues los frenéticos solos de Santi Campillo; su omnipresente, furioso e inflamable slide en casi todos los temas del disco; la voz de Tarque aullando entre los potentes decibelios distorsionados de las Gibson Les Paul; un piano de los de antes, de los americanos, de los de puro rock’n roll; una base rítmica que te revuelve las tripas; riffs potentes, musculosos, agesivos. Inmediatez, frescura, actitud. Algunas de las mejores canciones del rock español: “Un Buen Momento”, “Perdido En La Ciudad”, “Dónde El Río Hierve”, todos ellos trallazos rockeros hasta entonces inéditos en la música rock española. Pero también preciosas baladas guitarreras como “Miro Atrás”, temas más lentos como “Ron Vudú”.

No hablaré de lo que pasó después, sabido por todos. Este “Un Buen Momento” y el posterior “Coliseum” (1997) son dos de los mejores discos de rock grabados por una banda española, guste o no. Me quedo con eso.

Un disco para saborear tranquilamente. Sentarse en el sofá, servirse dos dedos de bourbon, preferiblemente “Southern Comfort”, y disfrutar de la magia del rock.

Carlos Tarque: Voz, coros, pandereta
Santiago Campillo: Guitarra
Ricardo Ruipérez: Guitarra
Pascual Saura: Bajo
J. Antonio Otero: Batería
Íñigo Uribe: Piano, órgano hammond

Sello
DRO