Los Suaves - Víspera de todos los Santos

Enviado por El Marqués el Dom, 17/11/2013 - 21:25
2169

1. Víspera de todos los Santos
2. Harto de ser Hombre
3. Palabras para Julia
4. No me gusta el Rock and Roll
5. Chou Chou Llega el Tren
6. Dulces Noches de Luna y Pateras
7. La Peor Canción del Mundo
8. Siempre con Miedo
9. Miénteme

Todos los años me dispongo a reseñar este disco la noche del 31 de octubre, que es cuando toca, pero siempre se me pasa, demasiadas distracciones en esa noche, la de Halloween, en que al final te toca pasar la jornada laboral controlando a universitarias borrachas disfrazadas de gatitas, que diría Joe, el poli lisiado de “Family Guy”.

Hace un tiempo de perros ahí fuera, así que no es mal momento, después de todo, para dedicarle unas líneas al disco más cenizo de Los Suaves, la única banda en el mundo que sonaría mejor si grabara en un camposanto, con todo el equipo esparcido entre lápidas, los micros colgando de cipreses, y la mesa de mezclas adornada con gladiolos y crisantemos.

Tras entregar, a lo largo de aquella década que puso fin a un siglo, sus mejores y mas completos trabajos, los orensanos, convertidos en cuarteto tras la marcha del guitarrista Ramón “Montxo” Costoya, encararon el final del milenio como se esperaba en una banda tan optimista. Del exterior llegaban proclamas apocalípticas que hablaban del “efecto 2000”, un fenómeno que llevarìa a la debacle a esta humanidad dominada por la tecnología, y Yosi se aseguró de estar a la altura, escribiendo este disco de estética fúnebre, de título dedicado al Día de los Difuntos, y posando con su banda en la portada en plena noche, en el interior de un cementerio.

“Víspera de todos los Santos” es un álbum inferior en las preferencias de los fans a casi todos los anteriores, no se le recuerda con la admiración de que gozan “San Francisco Express”, “Malas Noticias”, "Ese día piensa en mí", “Santa Compaña” y demás, pero no cabe duda que es un disco 100% Suaves, con una producción muy potente, un Yosi más cabreado que nunca, el habitual ataque guitarrero, y la inconfundible marca de fábrica de los gallegos funcionando a tope de revoluciones.

No todo son grandes temas, el title track, con su guiño al “Hell ain´t a Bad Place to Be” de AC/DC en las letras, no termina de funcionar, tiene pegada, pero le falta algo para ser una gran canción, como se espera siempre del corte de presentación en un nuevo disco de toda banda clásica. “Palabras para Julia”, inspirada en un poema del escritor Jose Agustin Goytisolo, que había fallecido el año anterior, nunca me gustó demasiado, y tanto “La Peor canción del Mundo” como la dupla de cortes más breves y acelerados, “No me gusta el Rock & Roll”/”Chou Chou llega el Tren”, sin ser malas, sonaban a temas demasiado sobados ya, aunque puedo asegurar que garantizan sus buenas sesiones de air guitar.

En el lado positivo contamos con la crudísima “Harto de ser Hombre”, en la que Yosi nos ofrece algunos de sus más agradables y reconfortantes versos (“un perro muerto de hambre/es mi único amigo”), con un acelerón de antología rebasado el sexto minuto, y con la también apabullante “Siempre con Miedo”, en cuya parte final las guitarras, el bajo y la batería recrean el crescendo en espiral del “Bullet in ya Head” de Rage Againts the Machine, que a su vez está inspirado en la coda que Rush añadían en directo a su clásica “Closer to the Heart”. La grandeza del Rock, tres combos aparentemente incompatibles, relacionados en un tramo musical grandioso.

He dejado para el final las dos mejores canciones del lote. “Dulces Noches de Luna y Pateras” toca el tema de la inmigración, como se desprende del título, con una demagogia más bien torpona (ese “aquí o entramos todos/o no entra ni Dios ya”). Sherpa tocó este trágico asunto en “Sueños Ahogados”, una canción de su disco “Guerrero en el Desierto”, con mucha más sutileza, pero en el aspecto musical, el de Los Suaves es uno de los mejores temas en toda su discografía, ocho arrolladores minutos donde el cuarteto se sale del mapa.

Y lo mismo puede decirse de la final, “Miénteme”, incluida con todos los honores en mi top ten personal, un trallazo de esos que te dejan aplastado contra la pared, con el mejor Yosi, el más visceral, misógino y apasionado, redimiéndose de sus culpas con una salvaje interpretación, contagiando a sus tres compañeros, generando una sinergia que les lleva, a ellos y a nosotros, a terminar extenuados, a un nivel de intensidad recogido en momentos muy contados en la historia del Rock grabado en este país.

Este disco fue registrado en el año 2000, entre los días de San Antonio Abad y San Benedicto. Las grabaciones adicionales tuvieron lugar entre las festividades de San Modesto y San Román. Las mezclas se hicieron entre los días de San Justo/San Macario y Santa Matilde. Y yo lo subo hoy, día de Santa Isabel de Hungría. Que lo sepáis, almas destinadas a vagar entre brumosos bosques de eucaliptus ad aeternum, estos detalles son importantes en el maravilloso universo Suaves.

Yosi: Voz, Guitarra, Armónica
Alberto Cereijo: Guitarra
Charlie: Bajo
Gelo: Batería

Sello
Universal Music Spain