Keiji Haino & Tatsuya Yoshida - New Rap

Enviado por BlackStorm el Dom, 25/08/2019 - 22:31
4345

1. Houston Street 4:09
2. West Broadway 3:37
3. Tompkins Square 5:08
4. Lower East Side 2:27
5. West 48th Street 10:44
6. Avenue D 2:48
7. East Village 4:27
8. Chinatown 5:43
9. Canal Street 9:01

Disco completo

Desgraciada realidad y desgraciada existencia. Maldito mundo tan volátil que nos consume lentamente en nuestra inmundicia. Qué otro regalo nos queda más que explotar esta efímera presencia nuestra en este minúsculo espacio dentro de un jodidamente vasto universo que se expande con cada respiro, con cada pestañeo. La vida misma no tiene sentido y con cada auto cuestionamiento no hace más que perderlo aún más. Ahora, es cada uno quien decide si sumergirse dentro de un mar de dudas o -como decimos por donde vivo- mejor “hacerse el chivo loco” y levantar la mirada hacia otros horizontes.

En mi caso no hay mejor paliza frente a pensamientos tan nihilistas que una buena dosis de música facturada por mentes más quebrantadas y distorsionadas que la mía. Gente que se ha dado cuenta que nuestra estancia aquí es una fiesta, que hay que gozarla y hacer lo que te salga de adentro, expresarlo como quieras, utilizar las herramientas que puedas, pero nunca limitar tu alma, tu expresividad y creatividad, aun cuando la propuesta sea tan extremadamente indigesta para los oídos de los amantes de la música más convencional lava cerebros que solo sirve para echarse un rato o menear las nalgas en las discotecas.

Este tipo de música es lo que nos confirma que seguimos vivos, que no vamos en piloto automático, porque, aunque sea a tres tipejos seguidores del ruidismo musical, nos hace vibrar todo el esqueleto hasta sentir un éxtasis inimaginable.

Nadar contra la corriente, en todos los contextos posibles habidos y por haber, nunca ha sido tarea fácil; pero así mismo esas sensaciones de victoria y realización no se comparan con nada. Y si hay dos personas que conocen perfectamente de qué se trata eso de confrontar a absolutamente todo el mundo, esos son Keiji Haino y Tatsuya Yoshida, dos leyendas vivientes dentro del avant-garde más atrevido y el noise más expresivo, que se aventuraron a crear un ambicioso crossover dentro de un disco paradójicamente llamado New Rap, pero que no tiene nada que ver, porque detrás de este plástico se esconde un espectro musical que desciende hasta el subsuelo de lo más underground que jamás se haya imaginado y encima lo que tiene de desconocido lo tiene de inaccesible, porque solo los tímpanos más adiestrados podrán asimilar qué carajos hicieron este dúo en este larga duración.

Solo basta con los primeros tracks para sumergirse en un torbellino de espontaneidad con la libre experimentación que coquetea entre el free jazz y el noise experimental. Las demenciales baquetas de Yoshida junto con las endiabladas voces de Haino y un revestimiento increíble de ruido, desata la atmosfera perfecta que describiría la locura y desesperación misma en su estado musical. Artistas que ya de por sí desafían las corrientes mainstream rompiendo esquemas inimaginables, aquí logran lo impensable elevando ese listón un poquito más alto con una propuesta que irónicamente a pesar de ser más indigesta que tragarse una mezcla de cemento, es un acercamiento quizás hasta íntimo a las dos personas detrás, sencillamente porque se nota que todo esto fue compuesto por el puro amor al arte; solo dos tipos divirtiéndose y dejándose llevar sin querer llenar más expectativas que las suyas propias.

Hay que resaltar que los toques de avant-prog están presente en casi todo el disco, dando la sensación de que Yoshida tal vez tuvo una mayor participación, sobre todo se nota por cómo se deja llevar con sus baquetas, pareciera un niño con un nuevo juguete que tenía años esperando porque machaca su instrumento de una forma tan certera, que pareciera que le tiene unas ansias gigantescas. El frenetismo emergente que por momentos expresa es sumamente más caótico que en mucho de sus otros proyectos. Y los cambios de ritmo y progresividad que se desembocan en ciertas piezas (mírese Tompkins Square por ejemplo) están directamente heredadas de la escuelita prog/experimental a lo Ruins o Koenji Hyakkei.

Sobre Haino, difícil es de afirmar si este esta es una buena pieza para comenzar a explorar su trayectoria, dado que tiene una inmensa discografía que –sinceramente- no he tenido la oportunidad de examinar. Pero sus guitarras y su peculiar sonido son de lo más original que jamás haya escuchado y puedo decir sin temor alguno que tiene un sello marca de la casa que es clave dentro de la escena del noise japonés, por lo que esto es de obligatoria escucha para quienes les encanta explorar estos sectores desconocidos entre las masas.

De resto, esto es una auténtica locura macho, las guitarras, las baquetas y las voces están compitiendo durante todo el plástico para definir cual exprime de una forma más extrema y poco convencional su propio potencial. Una experiencia complicada de describir, también de digerir, pero que cuando te pega ya no la puedes soltar. Rompe tus cadenas y déjate llevar porque justo ahí desafiando cualquier convencionalismo o esquema te espera a la vuelta de la esquina el nuevo rap, que hará que tus sentidos vuelen y que tus percepciones se enaltezcan.

6,9

Tatsuya Yoshida: Batería
Keiji Haino: Guitarras, voces