Glenn Hughes - Burning Japan Live

Enviado por TenzaZangetsu el Lun, 13/01/2014 - 02:39
1321

1. Burn – 6:44 (Blackmore, Coverdale, Lord, Paice)
2. The Liar – 4:39 (Beauvoir, Hughes)
3. Muscle And Blood – 5:48 (Hughes, Thrall)
4. Lay My Body Down – 5:08 (Hughes, Larsson)
5. From Now On... – 6:08 (Hughes)
6. Into The Void – 7:13 (Bojfeldt, Hughes, Michaeli)
7. Still In Love With You – 2:10 (Hughes)
8. Coast To Coast – 6:52 (Hughes)
9. This Time Around – 3:32 (Hughes, Lord)
10. Owed To G – 2:53 (Bolin)
11. Gettin' Tigher – 3:59 (Bolin, Hughes)
12. You Keep On Moving – 7:25 (Coverdale, Hughes)
13. Lady Double Dealer – 3:45 (Blackmore, Coverdale)
14. I Got Your Number – 4:17 (Hughes, Thrall)
15. Stormbringer – 5:10 (Blackmore, Coverdale)

La vida suele ser un trayecto un tanto turbulento para todos y cada uno de nosotros, lleno de diferentes giros que pueden dificultar nuestras existencias. El lado bueno es que siempre hay una oportunidad de redención. Un claro ejemplo de esto es el artista cuyo directo estamos reseñando hoy, también conocido como La Voz del Rock (un apodo que le queda como anillo al dedo): Glenn Hughes.

Si bien es cierto que la trayectoria de Mr. Hughes ha sido motivo de alabanzas e infinitos halagos por parte del feudo rockero y, ¿Por qué no? Metalero; son igual de conocidas sus anécdotas de decadencia y descontrol en los años 70s y 80s. Desde su era con la icónica banda Deep Purple a mediados de los 70s, hasta su retorno a lo grande en los 90s (que incluía en el medio del camino un discazo con Black Sabbath, Seventh Star; que significaría una gira vergonzosa para el propio Glenn, por culpa de sus demonios internos), Hughes sufriría una poderosa adicción a las drogas que controlaría su vida por mucho tiempo, hasta el punto de no poder tocar en vivo. Y esto es en el género donde los mejores artistas podían tocar a las mil maravillas súper borrachos y como cubas. Joder, el tipo estaba destrozado.

A principios de la década de los noventas, el británico decide hacer cambios en su vida y encontrar el rumbo musical (y personal) que había perdido hace mucho. Después de una gran rehabilitación, lanza un álbum solista de gran factura llamado From Now On, que mostraba al mejor Hughes desde aquel Seventh Star con Iommi. Pero aún faltaba demostrarlo en el escenario.

La Voz del Rock había regresado y estaba deseosa por demostrarle a las generaciones amantes del Grunge lo que era un verdadero músico de Rock. Así que fue a tierras niponas para probar que el ex Purple estaba mejor que nunca. Ahí nació un directo para la eternidad. Así nació Burning Japan Live en 1994 (año en el que nació un servidor, curiosamente)

El directo en cuestión es de dos noches en Japón, con una producción intachable y un Glenn apoyado por músicos de gran nivel, incluyendo exmiembros de la reconocida banda sueca Europe. El set está basado en casi toda la trayectoria de Hughes: solista, Deep Purple (En su gran mayoría), Hughes/Thrall, Trapeze y una canción inédita como Still In Love With You. Lástima que no tocó nada de su era Sabbath...bueno, con soberano concierto en mano, uno no puede quejarse.

La producción es muy buena y todos los instrumentos se escuchan como se debe. El público exclama durante todo el concierto de manera atronadora y realmente genera esa sensación de un concierto orgánico. Sin mencionar el gran nivel de la voz de Glenn, que estaba, probablemente, en el mejor momento de su carrera.

Contemplemos como Japón arde en llamas. Esto promete, chico.

El público empieza el show exclamando con poderío, hasta que se escucha el grito de batalla de Hughes: “The voice of Rock: Glenn Hughes!”. El inglés sabe lo que quiere su público y ataca con el mayor Hit de su era Purple. Así es, hablamos de Burn. Con las guitarras un poco más metaleras pero fieles a la versión de Blackmore, Hughes canta este tema con una facilidad y un talante que dejaría envidioso a David Coverdale. La gente esta tan metida en el tema que hasta Glenn les pide que lo tomen con más tranquilidad. La sección instrumental no es tan innovadora como los Purple, pero el vocalista convence desde el principio. Atención a esos agudos en las últimas estrofas, superando en talento vocal al líder de Whitesnake. Comienzo matador, sin duda.

Era turno de hacer publicidad al, entonces, nuevo trabajo de Hughes con el tema Liar. Con mucho ritmo y perspicacia, este es un tema de una naturaleza más Funk, que gana enteros en este concierto y con La Voz surfeando por la canción con gran naturalidad. Es un tema divertido y les aseguro que no desentona. No es un trallazo como Burn, pero no está nada mal.

Un Glenn pendenciero nos da la introducción a un tema de su proyecto de AOR a principios de los 80s con Pat Thrall, Hughes/Thrall, que es Muscle And Blood. Un tema menos movido que los anteriores pero sin perder un ápice de calidad. Lenta pero preciosista. Mención especial a los melódicos punteos de guitarra de Bojfeldt y Larsson. Aquí el frontman utiliza un mayor espectro vocal, con unos agudos tremendos y unas líneas cuasi angelicales. Realmente, un tema que me fascino en este directo. La gran mayoría gana enteros en este formato.

Después de dos temas de su último trabajo solista (Lay My Body Down y From Now On) era turno de la verdadera joya de dicha obra: Into The Void. Hombre, si aquí no caes de rodillas y veneras a Glenn Hughes como La Voz del Rock, es que no amas al credo. Unos teclados a lo Rainbow nos introducen al tema, con Hughes entonando unas palabras misteriosamente y luego cantando con una maestría que pocos pueden alcanzar. El tiempo va in crescendo hasta que Glenn ataca con un coro agresivo y al mismo tiempo épico, con los guitarristas realizando una gran labor en las hachas y un Ian Haugland bastante rítmico en la batería. Influencia clásica, rockera, metalera, progresiva, blues, tu elige. Todo está en este tema. Realmente, esta es una canción de antología y una de las mayores creaciones del hombre en cuestión. Uno de los puntos cumbres del directo.

Después de semejante muestra de poderío, La Voz nos regala una hermosa balada con su persona en los teclados, conocida como Still In Love With You. No soy un gran aficionado de este tema pero aprecio su belleza. Hay mejores baladas de Hughes (una que nos regaló en estas dos noches en Japón)

Obviamente, me refiero a aquella entrañable canción del incomprendido Come Taste The Band de Deep Purple, la ya legendaria This Time Around. Esta versión esta para casi llorar. Hughes canta con un sentimiento tremendo y sorprende que después de tantos años de decadencia suene incluso mejor que la época en la que hizo ese tema. Se me erizan los pelos cuando dice “…to loose you, I’d rather…”, ¡Que pasión señores! Este hombre destila Rock y genuino feeling. El frontman entrelaza el tema con Owed To G, como ya es costumbre, para el lucimiento personal de su grupo.

Glenn no se detiene y lanza otro retazo de la obra más Rock N´Roll de los Purple, Gettin’ Tigher. A diferencia de muchas otras versiones, sea la banda creadora del tema o el propio Hughes, el tema se mantiene muy apegado a la original, sin mucha improvisación por parte de la banda. Aunque la base rítmica Haugland/Levén realizan un trabajo envidiable y las guitarristas se mantienen casi idénticas a lo que hizo Tommy Bolin. Hughes se sale al final, gritando como un poseso y luego repitiendo el coro una y otra vez. Genial.

Después seguiría el ultimo recuerdo al canto del cisne del Purple setentero, You Keep On Movin’. Seré franco y diré que el tema jamás me ha generado mucho. Reconozco que Hughes lo da todo (un patrón en todo el directo) pero me parece un tema algo flojo y aburrido. Hay quienes lo adoran. Yo no soy uno de esos. Si eres uno de esos, esta versión te fascinará.

Parece que Glenn ha sido tocado por toda esta remembranza y quiere ahora revivir aquel irregular trabajo del ’74, Stormbringer, con la trepidante y movida Lady Double Dealer. Un tema hecho para la voz de Mr. Coverdale pero Hughes la canta con una profesionalidad y talento sublime, de manera tan fluida que convencería al mayor fan de Whitesnake. Suena un poco más dura y rápida, obviamente causada por el factor de ser tocada en vivo. Pero lo mejor estaba por venir.

Como último regalo de aquel proyecto Hughes/Thrall, sigue la genial I Got Your Number. En estudio no me gusto tanto pero esta versión la sube a otro nivel, con un Hughes entonando con un estilo muy característico de su parte, hasta gritar como un demonio, para finalmente hacer un estribillo extremadamente melódico, donde se denota la maestría del inglés en diferentes tesituras. Me encantan esos gritos en la sección media del tema. Un genio del canto, casi nada.

Después de una actuación tan poderosa y convincente, Hughes decide acabar con el público con una tormenta musical y rockera. Solo hay una palabra para describir eso: ¡¡¡STORMBRINGER!!!

Ohhh yeahh. El tema título del álbum del arcoíris nos agracia con un Hughes muy melódico y cómodo en las vocales, además de que la banda se mantiene bastante fiel a la versión original. Las guitarras, una vez más, se mantienen muy fieles a lo que hizo Blackmore, sobretodo en el coro, con esos gentiles y ya legendarios punteos. Hughes esta que se sale y alcanza unas notas altísimas, avergonzando a Coverdale. Soy fan de ambos pero esta versión (y todo este directo) es una prueba fehaciente de quien fue el mejor vocalista de Deep Purple. No Gillan, no Coverdale, no Turner, ¡GLENN HUGHES! Con esta canción y este final, se cimienta la leyenda de La Voz del Rock y su retorno a lo grande a la escena rockera, para la fortuna de todos nosotros.

Un concierto de antología que, a mis ojos, está a la par de los grandes directos del Rock y el Metal. Con una salud de acero (¿o de Metal?), hoy en 2013, Glenn Hughes aún viaja por el mundo quemando todas las ciudades que visita con su Rock incandescente y poderoso. Este hombre es la prueba viviente de que cuando deseas superar tus demonios y ser tu mejor versión, todo es posible. No solo un gran músico, sino un gran hombre y un ejemplo de superación.

Cinco cuernos para Burning Japan Live. Un directo que está que arde.

• Glenn Hughes – Vocales/ Teclados en el tema 7
• Thomas Larsson – Guitarras/ Coros
• Eric Bojfeldt – Guitarras/ Coros
• John Levén – Bajo
• Ian Haugland – Batería
• Mic Michaeli – Teclados/ Coros

Sello
SPV/Shrapnel Records