Flamen - Furor Lunae

Enviado por IchiTheKiller el Dom, 02/08/2020 - 23:25
4593

1. I
2. II
3. III
4. IV
5. V

Disco Completo: Youtube

La fusión entre la música medieval y el Black Metal es una fórmula de éxito casi siempre, independientemente de que nos interese o no la historia de esa época casi se puede aprobar unánimemente que ambas sonoridades van como uña y carne.

El potencial se demostraba por allá en los lejanos noventa con discazos como Dark Medieval Times o un Nachthymnen, llegando hasta la actualidad con los ya renombrados Obsequiae quienes han dado un paso más allá en la evolución de estilo, logrando una mezcla mucho más homogénea de ambos ingredientes. Me gusta mucho la música de Obsequiae, aunque no mentiré, algunas veces cuando me pierdo en los aires celestiales de los americanos echo en falta un poco más de matices oscuros.

Si nos aventuramos a descubrir nuevos especímenes Black Metaleros inspirados en el medievo, no tendríamos mucha suerte yéndonos a la bella Italia. Y es que la escena por allá suele ser tan subterránea que contrasta con la visión idílica y romántica con la que asociamos a la rica historia del país. Les recomendaría a Francia como mejor destino para la búsqueda, pero si ya estamos aquí de visita vale la pena pasarse por la ciudad de Potenzia, Basilicata, lugar de origen de Flamen proyecto unipersonal del potentino Antonio –Alias Bartlett Green– quien arroja un poco de luz sobre la oscura escena italiana con su álbum debut Furor Lunae; soberbio ejercicio de Black Metal con inspiración renacentista que emana elegancia y sofisticación por los cuatro costados. Podemos esperar de Antonio una sólida ejecución instrumental en cada departamento, cabalgando constantemente entre la intensidad y garra más clásica del género con esos pasajes y ornamentos melódicos finamente desarrollados, muy alusivos a su madre patria.

Pequeños pasajes celestiales de cuerda se convertirán en la norma para abrir y cerrar cada uno de los cinco Fragmentos de Furor Lunae, comenzando el disco con unos claros versos susurrados en italiano que dan los primeros preparativos para el lienzo. Cuando las guitarras toman el control en el fragmento “I” se hacen evidentes las capacidades del amigo Antonio para la melodía; acordes armonizados y preciosistas, mezclando un poco de la finura casi obsesiva de Obsequiae con el veloz picking más afilado y clásico. Otro fuerte del italiano son esas preciosas notas de teclados que aparecen de cuando en cuando para llevarse todos los elogios, logrando embelesar a las almas más podridas del personal.

La marcha triunfal continua intacta en el fragmento “II”, aunque esta vez construyendo de forma mucho más minuciosa para esa explosión final de acordes épicos que se desbordan durante la composición. Sutiles cánticos de fondo se escabullen junto a las frías y rancias vocales que se alejan y esfuman, dejándoles todo el protagonismo a la guitarra. El avance de la percusión programada es suficientemente variado en su intensidad de golpes, manteniéndose algo escondida probablemente con toda la intención. Secciones como el comienzo del fragmento “III” y ese ritmo rimbombante ciertamente ganarían bastante con mayor protagonismo en la mezcla, aunque cumple con su cometido.

Contrastando con la intensidad de los primeros temas, el fragmento “IV” nos cobija y arrulla con una rica pieza de orfebrería a medio tiempo que rebosa finura y belleza en sus diez minutos de duración. Acordes y sintetizadores de ensueño, intercalando esos oníricos pasajes acústicos de mandolina que hasta ahora solo nos habían acompañado para introducir o cerrar cada tema. Un pequeño clímax exuberante en los últimos minutos nos deja cerca de finalizar el disco con el fragmento “V”; un cierre minimalista donde los últimos acordes de guitarras y sintetizadores se reparten el trabajo de inundar todo el ambiente, culminando de forma pacífica los 40 minutos del disco que saben a poco.

Recapitulando un poco, Furor Lunae es una excelente muestra de los que nos podemos encontrar al explorar esta interesante fusión entre El Black Metal y la música del medievo, conservando aun trazas solidas del estilo más clásico. Flamen demuestra buenas intenciones con este debut, siendo un nombre para tener en seguimiento.

Tres Cuernos Altísimos

Antonio “Bartlett Green”: Todo

Sello
Wolfspell Records