Dust - Hard Attack

Enviado por MetalPriest el Lun, 20/01/2014 - 23:10
3205

1. Pull Away/So Many Times
2. Walk in the Soft Rain
3. Thusly Spoken
4. Learning to Die
5. All in All
6. I Been Thinkin'
7. Ivory
8. How Many Horses
9. Suicide
10. Entranco

Nunca se sabe que clase de grupos nos podemos encontrar al remover en las eternas arenas del tiempo. Siempre podremos toparnos con algo de un mínimo interés (o incluso alguna joya). Lo que hoy deposito en los altares del portal no es otra cosa sino una agrupación con una vida efímera, sí pero... nada menos que de los dorados años setenta. Este grupo es Dust, y en su momento llegaron al mundo del rock con el propósito de ser los nuevos Beatles, Jethro Tull o incluso Hendrix del panorama ¿promete, no? No duraron mucho pero sobró tiempo para demostrar su innata calidad.

Dust eran Richie Wise (una voz genial y con una capacidad para componer sobresaliente), Marc Bell (bran bataca, que acabó siendo una década más tarde batería de los Ramones) y Kenny Aaronson (bajista que con el tiempo acabó pasando por agrupaciones de rock míticas como Blue Öyster Cult, Rick Derringer, Billy Idol y Mountain entre otras). Cualquier duda respecto a la calidad de estos caballeros debería estar disipada con el conocimiento de estos datos, vamos... por lógica. En esta ocasión toca traer el Hard Attack, su segundo disco (1972), que no es que su álbum debut sea malo, sencillamente este trabajo es el primero que conocí y lo veo superior.

Ya desde que estaba buceando por youtube en busca de ve tú a saber que y me encontré con este Dust - Hard Attack enterito, me quedé encandilado. No quedaba otra tíos, había que hacerse con el trabajo de marras, es que es tan inspirado y natural... No salen grupos de rock como estos ya, y si los hay que me los traigan aquí porque no hay quién se lo crea. Vamos a entrar en esta pedazo entrega (y epitafio) de los Dust, que esa portada vikinga tan currada nos está llamando... ¡Play! ¡Play! ¡Play!

Pull Away/So Many Times abre gloriosa, como una suerte de Aqualung pero sin copiar ni nada parecido. Guitarras impactantes, letras poderosas y como no un estribillo a la altura de la situación. Hay muchas personas (entre ellas me incluyo) que no nos gusta el rock en el que las canciones no tienen corazón, que parecen prefabricadas con unos esquemas inamovibles. Bien, esto no pasa con los Dust, atentos al break de minuto 2:15 y decidme si no es genial. Un par de punteos para el body y siguiente tema: Walk in the Soft Rain sale con un Richie que canta pensando en los Beatles, mientras ejecuta unas guitarras más pesadas y por momentos reminiscentes a los Tull. De todos modos no es tan poderosa como la primera aunque ese pedazo feeling se sigue manteniendo.

Thusly Spoken prosigue después con unos pianos hermosos y unos violines románticos (muy al estilo Beatle también), composición romántica aunque nada pedorra, como tiene que ser. Wise es un genio, una pena que no prosiguiera su carrera musical tras esto. Learning to Die es la pista más compleja de todas seguramente, y también una de las más pesadas. Las guitarras arroyan con una intensidad prácticamente equiparable al heavy metal que se cocía al otro lado del charco y Marc, machaca con sus baquetas poderosamente, ganándose el puesto que en el futuro ganaría junto a los hermanos Ramone. Kenny por la contra, a pesar de hacer un excelente trabajo no llega a oírse muy claramente por culpa de la producción sucia del disco, que bueno, no es cacharrera pero... tampoco es todo lo limpia que podría ser por aquellos años. All in All sigue por los mismos derroteros que Learning to Die, luciendo unas guitarras pesadas y una batería bastante rápida. El espíritu y actitud siguen ahí y no parecen dejarse morir.

I Been Thinkin' sale más tranquila, con acústicas y teclados psicodélicos de fondo, funcionando como una especie de puente entre All in All e Ivory, que es otro trallazo de los Dust. Impresionante el juego que han dado en tan solo dos álbumes. este séptimo corte es un instrumental que da rienda suelta a toda la locura de la banda como una especie de Rat Salad de los Sabbath. How Many Horses vuelve a las acústicas y pianos, acompañados por un juego de bajo y batería muy blueseras. Estupendo punteo blues, muy calmado y natural (suena incluso con cierto toque hawaiano).

Suicide recrudece el aura con unos redobles de bombo rematados en platillo a su vez fusionados a unas guitarras macarras, totalmente dignas de los Sabbath y Pentagram de aquellos años. Otro temazo enorme como una jodida catedral gótica. Ojo a como Wise y Marc introducen un solaco de bajo del maestro Kenny que es... una pasada. Para que digan que los bajistas son unos cutres ¡Hostias! La cosa es buscar a los buenos. Tras esta caña de canción llegamos al final, y la despedida no es más que un solemne (y breve) punteo acústico, con cierto aire flamenco llamado Entranco.

Variado, llevadero, con talento instrumental y vocal... y por si fuera poco... con bastante regustillo a proto-heavy. Dust, sin más tíos... una de las bandas de rock que más me han encandilado este último año. Me encanta cuando buscando algo determinado por internet encuentro algo que no tiene nada que ver pero me abruma por su calidad e importancia.

Sobre Dust añadiré finalmente que son una agrupación americana (por sorprendente que parezca, pues parecen salidos de Reino Unido) y que su discografía fue lanzada íntegramente por la discográfica Kama Sutra Records (que menudo nombre...). A ellos les debemos que el álbum saliera con una producción algo deficiente. Rematando este texto como de costumbre me toca dar mi puntuación personal que serán unos cinco cuernos ganados a pulso y un 9,5. No llega al diez solo por la producción, que quede claro. Grandes Dust, como hagan una gira de reunión eso podría ser la leche.

Richie Wise: guitarra eléctrica y acústica, voz.
Marc Bell: batería.
Kenny Aaronson: bajo.

Sello
Kama Sutra Records