Deathstars - Termination Bliss

Enviado por MetalPriest el Mié, 05/06/2019 - 13:02
937

1. Togues
2. Blitzkrieg
3. Motherzone
4. Cyanide
5. The Greatest Fight on Earth
6. Play God
7. Trinity Fields
8. The Last Ammunition
9. Virtue to Vice
10. Death in Vogue
11. Termination Bliss

Deathstars son una de esas agrupaciones que gusta descubrir en la juventud. Sobre todo cuando te mueven cosas como Rammstein, Marilyn Manson o similares. De hecho, la música de estos suecos viene siendo como si ambas bandas hubieran follado muy fuerte y de ahí saliese un bastardo afeminado. Y lo de afeminado lo digo sin malas intenciones, simplemente pasa que Deathstars suenan como los alemanes, pero con un deje glam/homo/siniestrillo bastante obvio. Cero problema con eso, pero… todos sabemos que es una estética y pose que trae pasiones entre los metalheads.

En esta ocasión, me gustaría hablaros del segundo álbum de la banda. Se trata ni más ni menos que del Termination Bliss, posiblemente el álbum más equilibrado de Deathstars, donde crean un industrial metal con tintes góticos y otros vagamente extremos. Aunque esto último, se coge con pinzas y malamente. Whiplasher y Nightmare Industries (ex–Swordmaster ambos), dirigen el cotarro desde la defunción de su anterior banda en el 2000, y se nota que cansados del rollete death/black que se gastaban, ahora prefieren ir por caminos más comerciales, catchy y juveniles.

Aún en el Synthetic Generation, Deathstars mantenían una reminiscencia de su pasado extremo, pero aquí, en su segundo lance (bajo el sello Nuclear Blast, ojito), los Deathstars dieron mayor paso a los teclados y/o pianos, en detrimento de pasajes más crudos. Aún con todo, se percibe en Termination Bliss mucha garra, riffs gruesos, crujientes, y… la voz de Whiplasher, quien a pesar de su pose de “diva”, demuestra tener una voz cojonuda para lo que aportan Deathstars.

Tonges nunca debió ser la opening del Termination Bliss. A pesar de ser un track sólido e inquietante, carece de la caña y morbo que por ejemplo sí que tiene la famosa Blitzkrieg (la cual desata unos riffs rammsteinianos tremendos y tiene una dinámica cojonuda). Esta encarna de los mejores momentos del disco. Motherzone, más melódica que las anteriores, destaca por lo bien que se va auto-completando según avanza en su metraje. Si bien arranca algo dudosa, a medida que vamos llegando al desenlace demuestra ser un corte notable y muy disfrutable. Cyanide es otro de los momentos estrella del plástico; más hímnica y efectista que otra cosa pero… con mucho gusto. Tiene lo que podríamos calificar como feeling de radio-fórmula, ideal para los directos.

The Greatest Fight On Earth baja revoluciones para ofrecer un track más atmosférico y a medio-tiempo. Lo mejor: los estribillos. Lo peor: lo gótica que resulta. Aunque claro: si te va lo gotiquillo… pues de puta madre ¿no? Play God mete unos teclados claramente inspirados en “El Exorcista”, sin mucho más que destacar. Es un corte normal bastante “promedio” dentro de la obra de Deathstars. Lo mismo que Trinity Fields. Que está OK, no molesta, pero tampoco atrapa ni anima a rescatarla de manera individual. The Last Ammunition fusila prácticamente el riff de Blitzkrieg y se reinventa creando otra canción bien molona, con sus buenas guitarras, su ritmo, teclados y estribillos oscuretes.

Virtue to Vice es el tercer single del Termination Bliss, y tiene algo especial: y es que se trata de una canción lenta y casi 100% gótica, con todo lo que ello conlleva. Muy a golpe de piano, de voces siniestras, temática decadente. Para mí, con cualquier otro cantante esta canción no habría llegado a ningún lado, pero con Whiplasher… la cosa cambia. Buena esta Virtue to Vice, no será nada potente pero… tiene feeling. Llegando a Death In Vogue, la cosa se pone algo muermo. A estas alturas del plástico… una pieza con estas características, poco puede aportar. Es el momento de darlo todo o de saber enganchar, pero no de quedar en medias tintas. Y es un poco lo que pasa. Aún menos mal que tirando al desenlace mejora algo. Termination Bliss cierra tranquila, aunque dando cierto halo de tensión, futurismo y belleza. Como cierre… nada que reprochar a esta homónima pieza.

Esta es la mierda que escuchaba un servidor antes de entrar en la universidad (y aún después, sobre todo en fechas de navidad ¿soy el único que les ve un deje navideño?). No me arrepiento ni mucho menos me avergüenzo de ellos. Entiendo que son una banda para darkies en la edad del pavo y que eso está muy mal visto en el mundo de los melómanos… pero tienen su qué, y creo que para los que simpatizan con grupos como Rammstein, Oomph!, Marilyn Manson o así… pues esto puede ser más que disfrutable. Puede que hasta te pongas un poco de sombra de ojos, la gorra de oficial de la gestapo y te enrolles con los degenerados de Deathstars.

Comerciales, algo glammies y copiones (sobre todo de Rammstein), pero… con feeling, buena voz, excelentes arreglos y pocas pretensiones. Fuera prejuicios… no están tan mal. De hecho, los estuve rescatando un poco las últimas semanas algún día que otro… y los gocé como el teenager que sigo siendo del corazón. La calificación es algo jodido, pero les pondré tres cuernos grandes. Un 6,75. Son una banda que tras más de una década sigo disfrutando, aunque reconozco que no con el mismo entusiasmo de la juventud.

Whiplasher: voz.
Nightmare Industries: guitarras, teclados y electrónica.
Skinny: bajo y voces adicionales.
Bone W Machine: batería.

Músico de Estudio:
Ann Ekberg: voz femenina (tracks 1 y 5).

Sello
Nuclear Blast