Candlemass - Death Magic Doom

Enviado por Mendoza M. el Lun, 10/12/2018 - 22:40
1310

1. If I Ever Die
2. Hammer of Doom
3. The Bleeding Baroness
4. Demon of the Deep
5. House of 1000 Voices
6. Dead Angel
7. Clouds of Dementia
8. My Funeral Dreams

Más allá de su enorme legado y de su capacidad para otorgarnos material de calidad exquisita, la carta de presentación de Candlemass nos muestra a una banda arraigada a una opulenta herencia musical que los llevó a capitanear un movimiento que, no sólo le acercó el Doom Metal al público ordinario, sino que le abrió las puertas a un nuevo y pequeño subgénero donde la densidad y agonía del Doom se fusionaba con el linaje épico y apasionado del Power que profesaba la escuela alemana.

Los suecos presumen de un pasado glorioso, con discos de formidable manufactura y un aura muy peculiar que los ha situado como una propuesta estable dentro de nuestra música. Con una formación clásica que comprende a Leif Edling en el bajo, los guitarristas Lasse Johansson y Mappe Bjorkman y el baterista Jan Lindh, Candlemass ha variado poco y nada su fórmula a lo largo del tiempo. A pesar de algún que otro bajón, y con separación de por medio, los escandinavos saben a lo que juegan y se entregan con total magnificencia en pro de ejecutar esa propuesta tan característica. Desfilando vocalistas de buena envergadura en el proceso, tales como Johan Langquist, el famoso Messiah Marcolin o Thomas Vikstrom.

Candlemass renació de las cenizas como el ave fénix en el 2004, y con la publicación de su álbum homónimo al año siguiente, la banda de Edling se mostraba fuerte y rejuvenecida. Sin embargo, un nuevo alejamiento de Messiah propició un decepcionante estado de conmoción en el seno del grupo, el cual tuvo que recurrir al frontman de los también veteranos Solitude Aeturnus: Robert Lowe, todo un viejo zorro que supo cómo inyectarle vivacidad y ardor al grupo sueco tras la marcha de su vocalista más emblemático.

Con esta nueva adquisición texana, Candlemass publicaría una tríada de discos importantes en su repertorio, siendo este "Death Magic Doom" el segundo de estos. Este es un álbum de una calidad conmovedora, en donde se desempolvan las buenas costumbres compositivas con un dinamismo y un coraje alarmante. La banda toma ciertos retazos de lo que ya pudimos apreciar en su genial "King of the Grey Islands" (2007) y aprieta las tuercas necesarias para construir un trabajo vigoroso, radiante e inevitablemente hermoso. Un disco impetuoso que representa la viva imagen del Epic Doom Metal. Una colisión de instrumentos que desencadenan una avalancha de temas enérgicos, repletos de garra, zozobra y una formidable melodía.

Estamos ante una obra fulgurante de principio a fin, donde las guitarras de Johansson y Bjorkman nos proponen una reñido conflicto entre la luminosidad y la oscuridad, confeccionando diez temas que cabalgan con pundonor entre atmósferas aterciopeladas, pasajes épicos y cadencias recelosas, mostrando una delicadeza consagrada y arrebatadora. Un magnífico Bjorkman entreteje un tapiz firme y consistente para que Johansson dé rienda suelta a su inventiva y lo salpique con su vendaval de notas, feelin' y florituras mixtas. El trabajo de la pareja de guitarristas es sobrecogedor y emocionante, marcando la pauta a seguir en temas brillantes como "If I Ever Die" y "The Bleeding Baroness", donde extendienden la baraja de recursos sobre la mesa sin guardarse absolutamente nada en la chistera.

El bajo de Edling se sujeta con firmeza a la batería de Jan Lindh, quien tiene momentos verdaderamente notables por su golpe certero, sin mucho truco y por líneas atestadas de versatilidad como en "Dead Angel", donde podemos escuchar su mejor desempeño individual. La voz por su parte merece caso aparte. Aunque somos muchos los que sentimos predilección por el trabajo firmado por Messiah, Robert Lowe se muestra altamente capacitado para llevar las canciones a buen puerto, redondeando actuaciones memorables en "Hammer of Doom", "Demon of the Deep" y la delirante "House of Thousand Voices". El cantante americano le garantiza esa gran dosis de teatralidad que busca imprimir la banda, interpretando sus líneas vocales con una personalidad y un dramatismo totalmente apropiado para el estilo. La producción es cristalina, sumamente adecuada y le brinda ese plus que requieren los instrumentos para conseguir un sonido compacto y sólido, oscuro y amurallado.

He aquí un trabajo accesible, guapo, con una ejecución muy efectiva por parte de toda una institución como lo es Candlemass. Lo que se dice un disco redondo en términos generales, y que le hace mucho honor a semejante título. Cuatro cuernazos sobrecogedores para "Death Magic Doom", un disco un tanto ignorado en una discografía con tanto clásico añejo, pero divino y hermoso en sus formas.

Robert Lowe: Voz
Lars "Lasse" Johansson: Guitarra líder
Mats "Mappe" Björkman: Guitarra rítmica
Leif Edling: Bajo
Jan Lindh: Batería

Sello
Nuclear Blast