Bruce Dickinson - The chemical wedding

Enviado por pabloflyfree el Sáb, 23/08/2008 - 14:34
403

01. King In Crimson
02. Chemical Wedding
03. The Tower
04. Killing Floor
05. Book Of Thel
06. Gates Of Urizen
07. Jerusalem
08. Trumpets Of Jericho
09. Machine Men
10. The Alchemist

Los discos conceptuales son piezas únicas de creatividad que llevarse a los oídos y en el sexto lanzamiento en solitario de Bruce Dickinson estamos ante uno que versa acerca de los textos de un poeta, místico y pintor romántico inglés del siglo XIX: William Blake, en parte desconocido en vida pero que entendía la poesía y la pintura como 2 formas de exteriorizar la misma inquietud o desasosiego espiritual, creó un mundo imaginario, una especie universo con su cielo y con su infierno, que no sólo lo exteriorizó a través de palabras con forma de poemas sino que plasmó en pinturas como digo, lo que le valió después de su muerte el que se le cite en Inglaterra como el primer “artista total” por realizar este vínculo.
Bruce quería hacer un disco acerca de la alquimia e investigando acerca del tema se encontró con Blake y a partir de ahí la cosa fue más o menos rodada, de él también son las pinturas que aparecen en el libreto, la magnífica portada y toda la concepción interna del álbum se inspira en él. Plasmado perfectamente en un gran libreto gracias al artista Hugh Gilmour, Bruce encontró en Blake la visión o conexión que él buscaba, el álbum nos trae un ramillete de alquimistas enloquecidos, mucho mesianismo retorcido y pasiones desaforadas. Estilísticamente el álbum continúa la estela del anterior “Accident of Birth” aunque oscureciéndose mucho, muchísimo más, que no se asuste el personal porque estamos ante una obra maestra que ya quisieran para si los mismísimos Maiden, es una especie de opera metálica con tintes muy barrocos. Estamos, como digo, ante un disco más pesado que “Accident of Birth” que se aleja un tanto de los clichés más tradicionales del heavy de los 80, las canciones son geniales, el disco calibra canciones potentes que suenan atronadoras con otras elegantes y llenas de sentimiento, temas perfectamente armados, creados y ejecutados con unas partes vocales sublimes que nos muestran que estamos ante la mejor voz del heavy. (Cómo canta Bruce en todo el disco: Su voz es maravillosa!!)
Bruce sigue contando con la misma banda de músicos que grabó y giró con él ya en “Accident”, Roy Z continúa asombrando con una producción impecable, el disco suena pesado, duro y totalmente heavy. Ya desde la apertura con “King in Crimson” y ese riff pesado Bruce presenta su firme candidatura a mejor disco del año, se hace muy difícil destacar algún tema pero de hacerlo me quedo con 3 “The tower”,”Book of Thel” y “Jerusalem”. “The tower” tiene un comienzo que recuerda a “Wrathchild” y un punteo increíble, “Book of Thel” es toda una demostración de inteligencia y saber hacer de Bruce, un temazo con 2 partes bien estructuradas y totalmente diferentes donde Bruce factura un cambio de ritmo sobresaliente, de lo mejor del disco.
En “Jerusalem” Bruce y Roy ponen música a un poema de Blake usando la letra en su integridad añadiendo simplemente el párrafo del estribillo creando un tema de gran peso en el álbum a pesar de no apoyarse totalmente guitarras eléctricas (atención al pedazo de solo)
“Chemical wedding” (ahora Bruce también ha hecho una película) te maravillará por su melodía casi perfecta, Con “Trumpets of Jericho” y “Machine men” Bruce roza el Trash metal en el tratamiento de guitarras, “Trumpets” además fue el tema que abrió los conciertos de la gira y pertenece a la banda sonora de la película “la novia de Chucky”.“Machine men” se revela como una apisonadora que no te dará descanso, te enseñará que los pulmones del nacido en Worksop (Nottinghamshire) son únicos,“The Alchemist” es un gran tema cierra un disco impresionante.

The Chemical Wedding no es un álbum heavy al uso: tiene mucho jugo que sacarle, hay mucho talento puesto en su elaboración que da como resultado un disco enorme, que se aleja de los tópicos y clichés establecidos poniendo un pie en lo progresivo y otro en lo pesado, que transmite potencia y genialidad en un crisol continuo de emociones, apoyándose para ello en buenas letras y en la inconfundible, irrepetible y genial voz del actual cantante de Iron Maiden. Un disco para que escuchen todos los amantes del género muy superior a lo que hacían los Maiden en esa época. De diez!!!

Bruce Dickinson - voz
Adrian Smith - guitarra
Roy Z - guitarra
Eddie Casillas - bajo
David Ingraham - batería

Sello
Air raid records