Xerión - Nocturnal Misantropia

Enviado por MetalPriest el Jue, 14/01/2021 - 11:13
4691

1. Akelarre
2. Nocturnal Misantropia
3. Ate A Morte...
4. Na Traza Esotérica do Ar Invisible
5. Aqueles que nos Deixan Atrás
6. No Pazo Derruido da Existencia
7. No Val do Silencio

Fundado en 2001, Xerión es uno de esos proyectos de Black Metal que, como cabra que tira al monte, tiene una tendencia natural hacia el Folk y otros elementos paganos. Por supuesto, no hablamos de horteradas (como suelo decir) de gaita, acordeón y pandereta. No… Xerión no va de amenizar la fiesta con canciones bailables o cerveceras, ni es de estas agrupaciones concebidas para dar extensas giras y llevarse al catre a alguna fan incauta aquí o allá. Eso se lo dejamos a otras bandas con más predilección por los “colorinchis” y el “fiestuki”. PERO si lo que a ti te interesa es escuchar Black Metal gallego (y en gallego, cuidado), con aura ancestral, formas tradicionales y un exigente compromiso con la autenticidad de la propuesta… pues oye. Lo mismo has ido a caer en el agujero indicado.

Nocturno, profesor de música y amo y señor del grupo que nos ocupa, lleva ya sus veinte años dedicándole su tiempo. A alturas de este 2021, la banda lleva ya a sus espaldas seis trabajos de estudio y un puto sinfín de demos, splits y mini-CDs/EPs. Con lo cual, poner en duda el compromiso de este caballero y su fiel aliada Daga (entre otros) es una suspicacia arriesgada y un tanto insensata. Así que dejando esas dudas a un lado (o en el mismo retrete), podemos comenzar a hablar con propiedad de lo que nos atañe hoy.

En eso del 2007, Xerión eran un cuarteto que conformaba a los dos miembros ya mentados mas Iron y Aboriorth (ex-Kathaarsys y posteriormente Nocturnal Hell y Aboriorth) como guitarra y batería, respectivamente. En ese preciso año, la banda lograría debutar con el álbum Nocturnal Misantropia con el sello canadiense Tour de Garde y paralelamente, con el alemán Schwarzdorn Production. El uno en formato cassete y el otro en CD, con distintas portadas y tal. Como comprenderá la concurrencia, yo me ceñiré a hablar del salido del sello teutón. Por ahí puedes encontrarte que esta edición está “en disputa”, pero la realidad es que en Mayo de 2019 pude verlos en Coruña junto con otras bandas (Hongo, Schwarzenegger, Perpetual…) y ellos mismos me vendieron este ejemplar, con lo cual… o la cosa es muy reciente o poca importancia tiene ese detalle.

El caso es que, con este maravilloso elenco de integrantes, Xerión nos brindan treinta y pico minutos de honesto Black Metal, bien producido pero sin sonidos excesivamente cristalinos ni leches. El concepto que rodea al álbum va orientado en las dos palabras que conforman su título: Por un lado está la noche y su “naturaleza mística y mágica” que tan presente está en Galicia, y por el otro la misantropía, sentimiento que representa en buena medida a Nocturno debido al borreguismo de la sociedad en la que nos encontramos. Por supuesto, también la Muerte tiene un papel importante en la obra de Xerión y es algo que se hará vigente a lo largo de este disco y el resto de su obra.

Entrando más en el álbum, yo destacaría la dupla Akelarre / Nocturnal Misantropia; la primera funcionando a modo de introducción con una silvestre y nostálgica flauta que inmediatamente será seguida por la guitarra para llevarnos inmediatamente después al tema-título y demostrarnos explícitamente de qué va el asunto con Xerión. Se huele amargura, oscuridad y por supuesto misantropía. Podría decirse que si estos nueve minutos iniciales no te dicen nada, puedes ir buscándote otra cosa, porque aquí está un excelentísimo ejemplo de lo que ponen Nocturno y cía sobre la mesa; de su cometido en esta efímera vida.

Luego podrás degustar otras canciones igualmente mágicas y valiosas como Na Traza Esotérica Do Ar Invisible (una de mis favoritas) o No Pazo Derruido Da Existencia, con su segunda mitad rayando incluso lo épico/optimista (ojo con ese bajo del desenlace). Pero claro: no viene al caso ponerse a describir canciones cuando todo el Nocturnal Misantropia tiene un mensaje y estilo tan cohesionado. Y fíjate tú que a pesar de ese sonido tan homogéneo el álbum resulta memorizable, ameno y digerible. Es de esos trabajos que de un modo u otro te dejan buen sabor de boca y aunque no puedas considerarlos como una “opus” sin mácula, sí puedes verlo como uno de esos inventos que se hacen querer y prevalecen en la memoria por su autenticidad, riqueza y buenos riffs.

Por supuesto no cabe duda de que Nocturno se dejó influir decisivamente por el Black Metal noruego de segunda ola, por cosas como Emperor, Darkthrone o incluso Ulver (sin olvidarnos de su Kveldssanger dependiendo de qué álbum tomemos). Pero claro: encuentra tú a una banda de Heavy Metal que no se influencie por Maiden o Priest o a una de Thrash Metal que no haga lo propio con los clásicos estadounidenses del género. Es lo que hay y lo que nos hace mover el tiesto, ¿para qué engañarnos?

Yo personalmente le pongo cuatro cuernos bajos. Un 7,25. Sin duda se trata de un debut de estudio prometedor, y lo mejor de todo es que tanto antes como después se extiende una discografía igualmente interesante y rica.

Daga: teclados.
Nocturno: voz, guitarras, bajo y flauta.
Iron: guitarras.
Aboriorth: batería y percusión.

Sello
Schwarzdorn Production