Virgin Steele - Age of Consent

Enviado por Witchfyre el Lun, 09/09/2019 - 01:39
Virgin Steele

1. On the Wings of the Night (04:41)
2. Seventeen(04:22)
3. Tragedy (04:22)
4. Stay on Top (03:36)
5. Chains of Fire (03:35)
6. The Burning of Rome (06:41)
7. Lion in Winter (08:13)
8. Cry Forever(04:33)
9. We Are Eternal (04:09)

Álbum completo

Los hermanos pobres de Manowar... Que me perdonen, por favor, todos los talibanes del verdadero metal que lean esto, David Defeis tiene más talento en una uña que los de DeMaio en toda su fornida anatomía. De la misma zona, debutando el mismo año y con cierto gusto común por la épica, es lógica la asociación entre ambas bandas. No obstante, si he de ser sincero, el sonido de Virgin Steele y el de Manowar poco tuvo en común hasta finales de los 90 y la propuesta de ambos en la década anterior distaba mucho de ser comparable, más allá de la considerable semejanza entre las voces de Defeis y de Eric Adams.

Otro caso claro de banda infravalorada, era este su cuarto trabajo ya desde el debut homónimo de 1982 sin que su suerte hubiese mejorado. Como en tantos casos, potencial había, pero faltó apoyo. No me parecen V.S. Records, Mongol Horde, Cobra Records y Maze Music los trampolines más adecuados para catapultar la carrera de nadie al estrellato. Claro está, no es que Virgin Steele editasen ninguna obra maestra durante la década de los 80, pero seguro estoy de que un buen mánager, un buen sello y buenos productores habrían sabido guiar su carrera hacia puertos mucho más prósperos.

Quienes conozcáis a la banda por sus trabajos posteriores a Invictus debéis tener en cuenta que estos Virgin Steele sonaban bastante diferentes años antes. Ahí estaba ya el gusto por la épica y el furioso rugido de David Defeis, pero su aproximación era mucho más suave que la que les hizo “famosos" a finales de los 90. Tras la fuga de Jack Starr, se hizo cargo de las guitarras el solvente Edward Pursino, fiel escudero de Defeis hasta la actualidad, quien cuajaba un más que decente trabajo en este su segundo álbum con la banda tras el Noble Savage de 1985, pero siempre a la sombra de la verdadera estrella aquí, el señor Defeis con su aguerrido tono y su teclado.

On the Wings of the Night es un buen ejercicio de metal épico y melódico donde los teclados de Defeis van anticipando el protagonismo que tendrán a lo largo de todo el trabajo, pero Seventeen es puro hard rock/glam en el más peyorativo sentido que se le pueda dar al término. Insulsa y superficial como pocas, e incluso bordeando la legalidad, parece mentira que comparta plástico con alguna de las joyas que aparecerán al darle la vuelta al mismo. En el apartado de los errores debemos incluir también una extraña versión de los Uriah Heep más ochenteros de Head First llamada Stay on Top que queda también de lo más ordinario e insustancial. Afortunadamente, la precede una estupenda pieza de hard rock melódico llamada Tragedy que podría sonar a los Dokken de Will the Sun Rise, aunque sin el punto de genialidad de la dupla Lynch/Dokken. Muy romántica, pero de un gusto exquisito. Ahora sí, tras el precalentamiento, cierra la primera mitad un zarpazo directo a la yugular. Chains of Fire, heavy metal directo, rebosante de potencia y épica como sólo esta banda podía llegar a practicar. Parece increíble que sean los mismo que acaban de patinar estrepitosamente con la versión de Uriah Heep.

Pero lo mejor está por llegar. Al darle la vuelta al vinilo nos encontramos dos auténticas joyas. The Burning of Rome y Lion in Winter. Que barbaridad de temas y vaya desgracia que hayan quedado ambas enterradas en en la cara B de una oscuridad como este Age of Consent ya que, sin duda, merecían otra exposición. No en vano, la primera fue escogida como tema de apertura en la remodelada reedición de 1997 ya que, en palabras del propio Defeis, habían errado con la ordenación de los temas. Nostálgico como soy, opto siempre por escuchar la versión original del trabajo, pero no puedo más que darle la razón en este aspecto. Heavy metal melódico pero al mismo tiempo duro e intenso, épico, bien interpretado y excepcionalmente bien cantado. No encuentro muchos equivalentes en su momento más allá de unos melódicos Savatage o, de forma lejana, los Armored Saint más épicos, pero no porque estas bandas suenen similares, si no por un espíritu de compromiso artístico común. Ambas son tan buenas que justifican la escucha por si solas y conforman quince minutos para enmarcar.

Cry Forever es una sentida balada que muestra la extraordinaria versatilidad de David Defeis, quien se mueve tan cómodo ante un robusto tema de heavy metal como ante la más emotiva de las composiciones. No me encanta el género, pero reconozco cuando una balada está bien hecha. We Are Eternal, pausada y épica, cierra el álbum en positivo dejando un sabor de boca muy agradable que invita a la repetición, pero palidece si la comparamos con lo que nos encontramos al comienzo de esta segunda vuelta.

Age of Consent muestra lo mejor y lo peor de lo que es capaz esta banda. Cierto es que una parte del LP es para tirarla directamente a la basura y que la producción suena tan ochentera que, hasta para mí, es a veces excesiva (sin ir más lejos, David Defeis reconoce en las notas de la reedición como el bajo en este álbum está sintetizado, no tocado por un músico de carne y hueso). Pero, cuando este álbum acierta, no tiene rival, y esos temas hacen que la compra merezca la pena con creces. Si contuviese cinco Burning of Rome y cuatro Lion in Winter no dudo en que este sería un album de cinco cuernos pero, como no es así, lo dejaré en tres bien puestos.

- David Defeis: voces, teclados
- Edward Pursino: guitarra
- Joe "O": bajo
- Joey Ayvazian: batería

Sello
Maze Music