UFO - Walk On Water

Enviado por Roomán el Dom, 20/09/2020 - 23:25
591

1. A self made man
2. Venus
3. Pushed to the limit
4. Stopped by a bullet (of love)
5. Darker days
6. Running on empty
7. Knock, knock
8. Dreaming of summer

Álbum completo

Ver que este disco no haya sido reseñado en más de una década de Portal (12 años?) me pareció una triste sorpresa, la verdad. No es culpa de nadie, vaya eso por delante, habiendo tanto bueno para reseñar y teniendo en cuenta que cada reseñista se guía libremente por sus preferencias, simplemente pasó el tiempo y Walk on water nunca llegó.

Me resulta extraño además, porque no estamos ante un simple disco de UFO, algo ya de por sí motivo suficiente par reseñarlo. Primero, y más importante, es un disco de una calidad muy alta, algo a lo que, aunque los británicos nos tengan acostumbrados no deja de ser remarcable y, segundo, porque era, ni más ni menos, el disco de regreso del guitarrista alemán Michael Schenker tras 17 años desde su ultimo trabajo con Phil Mogg y compañía en el estudio, aquel ya lejano Obsession de 1978, que, seguido apenas un año después de uno de los álbumes en directo más memorables de todos los tiempos, Strangers In The Night, puso el punto final a una de las etapas más redondas de la historia de hard rock clásico; los UFO 74-79.

Cierto es que la formación más reconocida de la banda ya había estado girando desde 1993, pero, en cualquier caso, este era su primer acercamiento juntos al estudio nuevamente. Como dato curioso, contaros que este discos fue lanzado al mercado japonés, donde UFO conservaba una gran cantidad de fans, en 1995, no llegando al resto del planeta hasta el año 1997.

Walk ok water está formado por solo 8 canciones originales, aunque dependiendo de la versión que escuchemos podemos encontrarnos con nuevas versiones grabadas para la ocasión de sus clásicos inmortales Lights out y Doctor, que si bien no mejoran las originales, tarea prácticamente imposible, si que podían servir (imagino) de gancho para las nuevas generaciones tras más de una década bajo mínimos o inactivos. Para los que amamos UFO y tenemos machacadísimos estos temas, sus nuevas versiones (bastante fieles a las originales) no dejan de ser unos extras sin más por los que no creo que haya que sentirse ofendido (creo que me entendéis…).
También podemos encontrar un tema de cada uno de los proyectos fuera de UFO más actuales, tanto de Phil Mogg y Pete Wat con Fortunate town, de Michael Schenker Group con I will be there, y del Paul Raymond Project con el tema Publi enemy #1. Repito que parece una manera de apoyar esos proyectos aprovechando la mayor expectación y repercusión que, presumiblemente, la formación clásica de UFO generaría con su nuevo lanzamiento.

A self made man abre de manera brillante el álbum, con atmósfera oscura y un tanto melancólica que será tónica constante en gran parte del mismo, ayudado también por una acertada producción, sin ser tampoco sobresaliente. ¿Podrían haberse mejorado las baterías? Puede ser, pero no suena mal y, desde luego, suena bastante natural.
Volviendo con la canción, A self made man es un temazo de arriba abajo, donde los interludios en forma de riffs y guitarras dobladas tras el segundo estribillo y su abrupto corte son tan destacables como las partes vocales. ¡Que bueno es Michael Schenker!

Paul Raymond (tristemente fallecido en 2019) se encarga de iniciar Venus con una melodía de teclado que se convertirá en la parte clave de la canción, con otro desarrollo excelente a base de guitarristas eléctricas y también acústicas por debajo.
Lo que hace Phil Mogg aquí, es convertir una gran canción en algo solo al alcance de los elegidos. No se trata de rango, potencia, técnica… se trata de la interpretación, algo que Mogg lleva a su máximo nivel. No es extraño que Venus haya formado parte de los setlist de la banda de manera habitual desde entonces.

Pushed to the limit sí que está más cercano a los UFO clásicos, aunque no desprendiendo demasiada alegría y sí un toque de mayor pesadez que lanzamientos anteriores. Tema directo que funciona y muy bien.

Un impresionante riff es el punto de salida de Stoped by a bullet, un tema que vuelve a usar la guitarra acústica en partes rítmicas y que sigue con esa melancolía predominante, aunque eso no signifique falta garra, ni mucho menos, son UFO y rockean por todo lo alto.

Llega otro de mis favoritos del conjunto; Darker Days, donde se combina un riff de sabor clásico con unos versos bien movidos para desembocar de manera sorprendente en un estribillo armado de sentimiento y melodía. Sobresaliente el invento, y el rubio alemán dando toda una lección de guitarra.

Más blusera y con mucho groove se presenta Running on empty, una delicia para quien escribe estas líneas. Primero por el riff principal, o mejor dicho, todo el trabajo de guitarra, y es que Schenker es un virtuoso al servicio de la canción, siempre anteponiendo el resultado final a virguerías innecesarias. Pero también la destaco porque evita el posible agotamiento rutinario cambiando la dirección en su justa medida y en el momento oportuno.

La vena más rockera vuelve a salir a relucir en Knock knock, canción que, como poco, te hará mover el pie y, posiblemente, te atrapé al primer contacto con sus versos y estribillos sobrados de gancho. Fue mi primer tema favorito de este álbum hace ya más de una década, por eso comento su inmediatez. A día de hoy no llegaría a ese estatus, aunque me sigue gustando muchísimo, sin ninguna duda.

Qué? De verdad estamos llegando al final? No me negareis que el trayecto se ha hecho corto. Dreaming of summer pondrá el broche de oro, con otro de esos desarrollos y tempo que me traen a la cabeza un estilo más progresivo, aunque no sea el caso realmente. No es el mejor del disco, al menos para mí, pero está muy, pero que muy alejada de ser un mal tema, no confundamos, de hecho, la interpretación de Mogg vuelve a ser genial, imprimiendo un sentimiento a cada frase que canta indescriptible. Va tan sobrado de elegancia y buen hacer, que no necesita alcanzar notas imposibles para enamorar. En mi top 10 de vocalistas de todos los tiempos, Phil Mogg estaría sin duda, no sé en qué posición, pero estaría.

Y, ahora sí, se acabó. 42 minutos y medio repartidos en 8 cortes donde nada sobra. Podría mejorarse aún más? Supongo que sí, pero con un margen realmente pequeño.
Hablamos del que podría ser el mejor álbum de UFO desde Obsession (1978), que muy posiblemente sea además el más redondo de la segunda etapa con Schenker y, que en mi humilde opinión, solo encontraría un rival de su mismo nivel en los últimos 30 años con You are here, el que sería el debut de Vinnie Moore en la banda. Vamos, que no es moco de pavo.
Yo, incluso lo veo con la suficiente calidad para sentarse en la misma mesa que los considerados álbumes clásicos (y mejores) de UFO, aquellos que van desde 1974 hasta 1978, aunque soy consciente de que esta opinión pueda ser muy poco compartida por otros seguidores de los británicos.

Nota; 8’75, no muy lejos del quinto cuerno.

Phil Mogg: Vocalista
Mihael Schenker: Guitarras
Paul Raymond: Teclado y guitarras
Pete Way: Bajista
Andy Parker: Batería

Sello
Demon Music Group