Temple of the Dog - Temple of the Dog

Enviado por Javis el Lun, 31/01/2011 - 10:04
1950

Todas las letras fueron escritas por Chris Cornell, toda la musica fue escrita por Chris Cornell con la colaboracion de los musicos que aparecen entre parentesis.

1. Say Hello 2 Heaven 6:22
2. Reach Down 11:11
3. Hunger Strike 4:03
4. Pushin Forward Back (Jeff Ament, Stone Gossard) 3:44
5. Call Me a Dog 5:02
6. Times of Trouble (Gossard) 5:41
7. Wooden Jesus 4:09
8. Your Saviour 4:02
9. Four Walled World Gossard 6:53
10. All Night Thing 3:52

La muerte siempre será un evento del cual nadie podrá quedar indiferente pues es el destino final al que todos habremos de llegar algún día, y no importa que tan buenos o malos hayamos sido en vida, invariablemente llegara el momento de dejar nuestros cuerpos mortales y no queda otra esperanza que aspirar a que exista algo mas allá de lo que nuestros sentidos perciben mientras transitamos por este loco e incoherente mundo.

Como todo fenómeno trascendente en la vida del ser humano, la muerte ha sido un tópico que ha motivado la expresión artística del ser humano, y desde los tiempos en que este aprendió a manifestar sus inquietudes podremos apreciar como este trascendental acontecimiento ha sido detonante de la creación artística, la música no es la excepción y el Rock mucho menos pues algunas de sus obras mas dignas han venido precedidas de una lamentable perdida que ha servido como manantial de inspiración para los feudos del partido, los ejemplos mas evidentes los tenemos con “Wish You Were Here” de Pink Floyd, con la muerte no física pero si mental de Syd Barret y “Back in Black” de AC/DC con la respectiva y desafortunada perdida de Bon Scott.

Para poder comprender el concepto (y magia vale decirlo) que da estructura a “Temple of the Dog” es indispensable retrotraernos a la figura de Andrew Wood, carismático vocalista de la emergente banda “Mother Love Bone”, trágicamente fallecido por una fatal sobredosis de heroína justo días después de ver la luz el álbum debut de la banda “Apple” (1990), álbum destinado a dar un puñetazo sobre la mesa en la escena Rock de principio de los 90’s, pero que quedo en eso, una simple expectativa de lo que pudo ser (dada la trágica muerte de Wood), pasando a formar parte de la categoría de álbumes de culto.

Al que pretenda conocer mas sobre la propuesta musical de “Mother Love Bone”, sus posibles consecuencias en el mainstream americano de principio de los 90´s, y la magnética figura de Andy Wood, me permito recomendarle la lectura de la reseña que e realicé de “Apple” en este mismo Portal, siguiendo este enlace: http://www.elportaldelmetal.com/critica/mother-love-bone-apple.

El Sr. Wood era un personaje ampliamente apreciado en el circuito “underground” de Seattle que no quede la menor de las dudas, su extravagancia casi infantil y sus buenas maneras como músico le habían ganado el respeto de la escena local, así que la noticia de su repentina muerte fue un duro golpe a la moral de los que no solo veían en Wood al artista sino también al entrañable amigo que había partido.

Uno de los deudos de Wood era nada mas ni nada menos que el talentoso Chris Cornell (Soundgarden) antiguo “roommate” del loco de Wood, quien aturdido por la desagradable noticia de la muerte de este ultimo compuso en su honor los temas “Say Hello to Heaven” y “Reach Down” con la intención de grabar un sencillo; para esto ultimo recluto a su compañero de banda el baterista Matt Cameron (que después pasaría a formar parte de Pearl Jam), a las cenizas de lo que fue “Mother Love Bone” en las personas de Stone Gossard (guitarrista rítmico) y Jeff Ament (bajo), además de la incorporación de 2 músicos hasta ese momento desconocidos pero que con el tiempo dejarían un legado digno de enmarcar en el mundo del Rock: Mike McCready (guitarra lider) y Eddie Vedder (vocalista).

Ellos no lo sabían pero estaban a punto de ser participes en uno de los momentos mas emocionalmente intensos en la historia del Rock; la tragedia los había reunido para honrar al amigo perdido pero la magia a veces tan esquiva con el creador de arte, apareció súbitamente en el entorno de este proyecto dando como resultado una obra tan exquisita e inspirada que incluso vas mas allá del mero homenaje y debe ser estudiada como un ente propio, eso si, sin dejar de lado el factor que dio origen a dicha obra.

¿Cuál es el manto sagrado de donde surge la magia?

Evidentemente la respuesta no esta al alcance de todos, pues de ser así todos seriamos consumados artistas y viviríamos cómodamente de ello, pero me queda claro que en el caso particular del proyecto “Temple of the Dog” la magia surgió de manera por demás natural en virtud de los lazos de fraternidad que existían entre los integrantes de dicho proyecto, evidentemente también la manera de entender la música era compartida pues de no ser así los resultados no hubieren sido de la magnitud que fueron.

Pronto se dieron cuenta los integrantes del proyecto que no era suficiente grabar solamente los dos temas compuestos expresamente por Cornell para el mismo; había demasiada buena vibra en el ambiente y realmente se sentían cómodos tocando juntos, la buena camaradería hizo que se desechara rápidamente la idea del single, incluso un EP quedaba pequeño para poder contener el torrente creativo que estaba surgiendo en esos momentos, así que se llego al consenso de grabar un LP. Habría que recalcar que el álbum se grabo en apenas 15 días y fue auto producido por los miembros del proyecto, sin ningún tipo de presión de parte de alguna disquera pues fue grabado meses antes del boom mediático del “Grunge”, cuando todavía los nombres de los miembros del proyecto eran desconocidos para un consumidor promedio de Rock .

No deja de llamarme la atención lo compacta que suena la propuesta de “Temple of the Dog”, pareciera que los músicos que intervinieron en el proyecto llevaran varios años colaborando juntos, y no solo 15 días, aparte de eso me parece que es el álbum que termino de definir lo que se debería de entender como “Grunge”, con ese sonido algo desaliñado, de técnica discreta, pero que sabia transmitir como pocos emociones y con un nivel digno de elogio a nivel compositivo, de aquí en adelante solo un oído entrenado podrá percatarse de las influencias principales del genero (Proto-Heavy Metal, Punk y Rock Alternativo).

Las cosas hay que decirlas como son y sin dejar de lado que todos los participantes del proyecto estuvieron realmente inspirados y tienen parte del merito del logro artístico de “Temple of the Dog”, el tenor de esta sinfonía no es otro que el Sr. Chris Cornell, pues compuso todas las letras del álbum, y la gran mayoría de la música, demostrando así el nivel bestial que vivía como músico en esos momentos, aparte en el nivel vocal el señor sencillamente da una de las mejores performances a nivel vocal que se hayan escuchado jamás en la historia del Rock, solo por escuchar el trabajo vocal de Cornell vale la pena escuchar este álbum, independientemente de que entusiasme o no el “Grunge”.

Ya entrando en el terreno de las canciones solo queda quitarse el sombrero ante dos auténticos portentos de canciones como lo son “Say Hello to Heaven” y “Reach Down”, esas canciones tumban de manera literal cualquier idea errónea que se pueda tener en el sentido de que el “Grunge” es un genero que abusaba de la simpleza, me parece que se necesita tener un talento especial para componer dos temas tan bellos, estructurados y emotivos como los temas de marras, tan es así que me permitiré profundizar un poco mas en cada uno de ellos.
“Say Hello to Heaven” no es otra cosa que la carta de despedida escrita por Cornell a su gran amigo Wood, en la que le expresa el dolor que ha producido su repentina partida pero a la vez lo anima a que toque el cielo, tema emotivo tanto en el aspecto lírico como en el musical, con un espíritu bastante bluesero (dentro de un formato Grunger valga aclararlo), con unas guitarras bastante melancólicas pero que no dejan de ser bellas y sutiles, un tema mas cercano en sensaciones a un abrazo de apoyo que ha caerse en un agujero negro sin salida, el trabajo de McCready con la guitarra solista a partir del 3:35 es digno de elogio, pues reparte “feeling” en dosis generosas ( muy de escuela Hendrixiana me parece) y Cornell deja claro que por lo menos a nivel de potencia y emotividad pocos, muy pocos podían hablarle de tu en esa época, sencillamente soberbio en el estribillo final donde literalmente parte en 2 a quien lo escuche con esos agudos tan bellos.

Mucho mas oscuro y ambicioso se presenta “Reach Down”, tema de estructuras progresivas y líricas bastante crípticas en alusión al fallecido Wood, tan bien estructurado esta el tema que los mas de once minutos que dura se van en un suspiro, destacable por donde se le quiera ver la sección que empieza en 4:33 y culmina en 8:40, mas de 4 minutos de autentico “free style” y en la que la banda suena mas compacta que un bloque de cemento, impresiona la química brutal que existe entre McCready y Gossard con un trabajo guitarrero que podría definir como “orgásmico”, como se podrá observar la pareja guitarrera de los futuros Pearl Jam ya estaba perfectamente aceitada en esos momentos, Cornell sencillamente sublime en lo suyo, añadir algo mas en lo que a el respecta es sencillamente escribir de mas.

Después se nos presenta un tema que se convertiría de facto en un clásico del Grunge, e incluso me atrevo a pensar del Rock de los 90’s, estoy hablando de nada mas ni nada menos que de “Hunger Strike”, me parece que podría ser el tema prototipo del Grunge, pues es bastante sencillo en sus formas pero tiene un carisma que arrasa con lo que se le ponga en frente, así de sencillo y es por otra parte un momento histórico pues es la presentación en sociedad del hasta entonces desconocido Eddie Vedder, quien en un futuro bastante cercano se convertiría en uno de los vocalistas mas influyentes de su generación por su labor en Pearl Jam; su duelo vocal con un Chis Cornell en plenitud de facultades es digno de elogio, pues en ningún momento se achica el Sr. Vedder y sale bastante bien parado en el primer reto que tuvo de frente, vale decir que es su única aportación trascendente en el álbum de marras pues después de eso solo se limitó a aportar coros en algunas de las canciones restantes; tema lleno de carisma perfecto para escucharlo en la playa en medio de una fogata.

Un par de temas de los que convendría escribir de manera conjunta dado que tienen una raíz común son “Call me a Dog” y “Times of Trouble” pues son herederos directos del sonido “Mother Love Bone” (en su faceta menos sleazy y mas introspectiva y melancólica valga decirlo), dos autenticas piezas de la mas fina orfebrería, con unos arreglos dignos de elogio y que revelan que estábamos en presencia de auténticos monstruos en materia compositiva, destaca en los dos la presencia del piano, el cual dota a ambos de una seductora melancolía, la interpretación vocal de Cornell en ambos temas es desgarradora, quizás el punto mas alto en la carrera de Chris, lo cual no es poca cosa, pues todavía daría cátedra en “Badmotorfinger” y “Superunknown” de su Alma Mater Soundgarden.

Otro par de temas que no se escapan demasiado de las coordenadas Mother Love Bone (en su vena mas Funk) y que sirven de puente de enlace con los primigenios Pearl Jam son “Pushin Forward Back” y “Your Savior”, temas potentes, con una notable sección rítmica comandada por el tándem Ament/Cameron y unos riffs muy pegajosos cortesía de Gossard; es inevitable no recordar a los Pearl Jam del Ten en estos cortes.

“Wooden Jesus” es un tema de naturaleza electro acústica, con arreglos interesantes y de alguna manera me recuerda a los temas mas experimentales del “Superunknown”, también a los temas electro-acústicos que grabarían sus coterráneos Alice in Chains en sus EPs “Sap” y “Jar of Flies”, es un tema bonito aunque reconozco que nunca me ha atrapado en exceso, pero eso no significa que sea un bajón de calidad notable con respecto a los temas que le preceden o le suceden, digamos que quizás sea menos intenso a nivel emocional que las joyas que he mencionado anteriormente; no le hace ganar puntos al álbum pero tampoco se los quita.

Como toda buena joya que se precie de serlo “Temple of the Dog” tiene el acierto de dejar dos muy buenos temas para el final, “Four Walled World” es una tremenda semi-balada de claras influencias “blues”, con un muy buen pozo guitarrero cortesía de McCready y Gossard, perfectamente coordinados como apoyo de un para variar soberbio Cornell, y para cerrar con broche de oro este gran álbum tenemos a la relajada e introspectiva “All Night Thing”, un tema bastante minimalista valga decirlo pues la sección instrumental solo consiste en un elegante pianito de fondo, y unos redobles autómatas de batería cortesía de Cameron, pero es que la sección vocal a cargo de Cornell es tan notable y maneja con tanta maestría la melodía central del tema que hasta se me olvida que salvo algunos rasgueos al final del tema, este carece prácticamente de cuerdas, increíble pero cierto.

Finalizada este aventura musical la banda se disolvería para que cada uno de los músicos que participaron en este sublime proyecto regresara a sus respectivos universos, Cornell y Cameron regresaban más maduros que nunca a Soundgarden para grabar el poderoso e innovador “Badmotorfinger”; por su parte Gossard, Ament, McCready y Vedder emprenderían un nuevo proyecto juntos ya con el nombre de Pearl Jam y grabarían así de sencillo uno de los mejores álbumes de la historia del Rock: “Ten”.

Sin lugar a dudas “Temple of the Dog” cumplió y de sobra con su principal cometido el cual era rendir un digno tributo a la figura de Andy Wood, pero no solo eso sucedió pues involuntariamente se anotó otro logro: convertirse en testamento sonoro de un genero que quiérase o no domino a sus anchas la primera parte de la década de los 90´s: el Grunge; imposible entender a cabalidad un “Ten” o “Superunknown” sin la existencia previa de “Temple of the Dog”

5 cuernos intermedios equivalentes a 9.7 Javis.

Jeff Ament – bajo, direccion artistica y diseño, fotografia
Matt Cameron – bateria, percusiones
Chris Cornell – vocales, banjo en "Wooden Jesus", harmonica en "Times of Trouble"
Stone Gossard – guitarra ritmica, slide guitar, guitarra acustica
Mike McCready – guitarra lider
Eddie Vedder – coros en "Pushin Forward Back", "Your Saviour", y "Four Walled World", vocales en "Hunger Strike"

Sello
A & M