The Soulbreaker Company - The Pink Alchemist

Enviado por MetalPriest el Sáb, 19/04/2014 - 23:28
3009

1. Elliptic Turns
2. You Shouldn't Cry
3. Kiss In Your Face
4. Blood That You Wish
5. No More Tears About It
6. Stop The Slaughter Machine
7. Winter Pictures Pain(ted)
8. The Man That You Betray
9. Hey, The Time Is Ending
10. Old Man's Boogie
11. The Wheel Is Turning

... Y el rock resucitó. Parece mentira que en pleno siglo XXI todavía nos topemos a agrupaciones que suenan a grandes pero... sin serlo de veras. Bueno, por ahora... The Soulbreaker Company es una banda de País Vasco (concretamente de Vitoria-Gasteiz) que está poniendo patas arriba el panorama actual. Si hacemos un repaso superficial de la escena del rock español veremos a muchas bandas que cantan en lengua castellana y tocan con un estilo... característico (aunque a pesar de todo variado), queramos o no tenemos una escena única, pero aquí están The Soulbreaker Company para brillar en un plano distinto. Y digo distinto caballeros porque ciertamente los Soulbreakers no tienen ninguna pinta de haber nacido de la península Ibérica, más bien en Estados Unidos o... como mucho Bretaña, y es que menudo sonido y feeling se gastan los cabronazos, para embaucar a un tío de gustos extremos como un servidor... hace falta magia, y estos tíos la tienen de sobra.

En un comienzo entraron en escena con una propuesta que jugaba con el hard rock y el blues rock fenomenalmente, pareciendo salidos de los años setenta con un tufazo a bandas del estilo de Deep Purple, Mountain u otros grandes... En el disco que nos ocupa hoy, su segundo trabajo para ser exactos, nos encontramos ante un cambio evolutivo digno de elogio. Si ya teníamos a muchos dinosaurios del rock que nombrar cuando escuchábamos el Hot Smoke & Heavy Blues, ahora la lista se engrosa considerablemente con personalidades como Pink Floyd, Camel, Pentagle o Dead Meadow. Una mezcolanza de blues rock con tintes progresivos, hard, psicodélicos y country ejecutado con un sinfín de instrumentos y colaboradores. Un trabajo titánico lleno de calidad, buen hacer y variedad.

Me gustaría hacer hincapié en la variedad instrumental que aquí tenemos, porque a pesar de que ya en el debut podríamos disfrutar de momentazos de armónica y teclados, ahora los Soulbreakers van a por todas echando mano de saxos, trompetas, trombones, flautas traveseras e incluso un banjo, amén de otras colaboraciones corales. Todo esto demuestra dos cosas: una es la capacidad de convocatoria que poseen estos vascos ya en su segundo disco, y la otra es el talento de poder mezclar en un disco de unos cincuenta minutos tantos elementos musicales, géneros e influencias con coherencia y armonía. A mi juicio son lo más prometedor del rock español del siglo XXI, ok... no soy tan experto para emitir semejantes juicios pero... bastante confianza me da este Pink Alchemist para soltar semejante perla y quedarme tan tranquilo.

Comenzando a analizar este trabajo de 2008 nos estrenamos con Elliptic Turns, lo que para mí no es otra cosa que una obertura de ambiciosas pretensiones en la que una acústica limpia junto con una eléctrica nos introduce a una trompeta que juega junto con un teclado. La batería entra también y llegado el momento, un trombón y un saxo, cuando nos queremos dar cuenta nos encontramos en una composición jazzistica que dura hasta el minuto 1:50. A partir de ahí los Soulbreakers ya se muestran más suyos, más rockeros dignos de los años 60-70 aunque con el mismo toque grandilocuente con el que abrieron. You Shouldn't Cry ya nos despide de trompetas, saxos y demás instrumentaciones adicionales para enfrentarnos con los Soulbreakers amantes de Deep Purple. ¡Pedazo teclados y guitarras señores! Si eso no es auténtico feeling rockero añejo que baje Jon Lord del cielo y lo vea. Kiss In Your Face sigue por los mismos senderos, recordándonos más todavía al Hot Smoke & Heavy Blues de dos años atrás. Me gustaría resaltar el talento de Jony Moreno al cantar, pues ofrece un aire bluesero fenomenal con esa voz rasgada, muy versátil ella además. En esta Kiss In Your Face también nos topamos con la flauta travesera de Bobby Martinez, colaborador estrella el disco. No puedo evitar recordar a los maestros Jethro Tull al escuchar un solo con este bello instrumento.

Blood That You Wish al fin entra por completo en jardines progresivos. Desde su comienzo el teclado de Lazyhand crea atmósfera junto con las guitarras, y cuando aparece la voz de Jony... ya nos damos cuenta de que nos enfrentamos a uno de los mejores tracks del álbum. Las eléctricas llegan después más contundentes y heavies, jugando a sonar a Black Sabbath en un entorno más propio de Camel y Purple quizás. Gusto especialmente del pasaje entre el minuto 3:06 y 4:48, es sencillamente orgásmico. No More Tears About It juega con compases y escalas de blues, aunque no deja de tener cierto toque especial en la atmósfera, no se si es por la modulación de las guitarras o por el teclado pero así lo veo. Buena labor la de Bobby Martinez con el saxo y las coristas (detalle muy soul). No es mal track para relajarse entre todo el derroche de talento que aquí nos encontramos, y sobre todo cuando seguidamente nos enfrentamos de tú a tú con Stop The Slaughter Machine. Aquí la locura progresiva no conoce límites, desde los primeros compases de percusión (no se si de Ortiz Domingo o Iuri Noragal) pasando por los trabajos de Dani y A.S. Breaker en las cuerdas hasta los habituales acompañamientos de Lazyhand. Un trabajo conjunto que a fin de cuentas no puede ser más compenetrado y entretenido.

Winter Pictures Pain(ted) sigue sacando buenos riffs, sonando a rock sureño y además regalándonos un momento de armónica de lo más majo (cortesía de Lazyhand, como no). The Man That You Betray es más interesante que Winter Pictures de todos modos, por su aura Camel con toques psicodélicos, me hace pensar en un colorido y narcótico viaje de ácido gracias a los mansos compases de Ortiz y las melodías del resto de Soulbreakers, ojo también con el sentimiento con el que Jony Moreno entona sus versos. Al llegar a la mitad de esta octava pieza, la velocidad se redobla y nos sumimos en un trance musical en el que los hachas son los reyes indiscutibles del cotarro, ojo al riff que se sacan de la manga tras el punteo (5:30). Otro track ambicioso que se despachan. Hey, The Time Is Ending parece querer retomar la música exactamente donde The Man That You Betray lo dejó, por ende las guitarras siguen aullando como lobas y metiendo caña heavy sobre los compases blues de Ortiz.

Old Man's Boogie acentúa aquello que dije sobre los tintes blues-sureños de los Soulbreakers, y es que no puede ser de otro modo con ese banjo tan simpático y el momentazo de la armónica. Me gusta como el sonido de las eléctricas y de Jony está modulado, ofrece una textura deliciosa a las composiciones, sobre todo con la ideal labor de nuestro cantante. Terminando con este extenso disco toca dejarse emocionar por el talento de cantautor del frontman el cual además de utilizar su portentosa voz echa mano de la acústica una vez más. Esta pieza enamora por el aire latino de las trompetas y las percusiones que van apareciendo, las cuales abren para un abanico de instrumentos y melodías que van surgiendo, amén de coros de fondo que se van superponiendo sobre todo. Es... un cierre épico y grandilocuente a la altura de la obertura, aunque más melancólico y sentido.

Quizás la única pega del álbum (a gusto personal) es que dura demasiado, cincuenta minutos de rock clásico (por muy lleno de matices e influencias que esté) acaban aturullando un poco y se dificulta la audición íntegra del producto. No obstante... no se puede negar la genialidad de todas y cada una de las composiciones, por su aura, feeling y excelencia. Vale que todo esto está inventado, le roncaría que unos españoles en el 2008 reinventasen el rock, pero... una cosa no quita la otra, gente: lograr que toda esta música se compenetre y suene armónica y compacta (y además fresca) tiene mucho mérito, ya lo creo.

Así pues, mi calificación para estos rockeros del Norte de España es de cuatro cuernos y un 8,0. Bien merecida la puntuación, The Soulbreaker Company sonando a grandes... ¡y de los setenta, nada menos! Entre el blues, el progre, el hard y los tonteos con el jazz, country y soul... uno se tiene que quedar prendado sí o sí si le va este royo.

Dani Trignanes: guitarras.
Jony Moreno: voz, guitarra acústica.
Ortiz Domingo: batería.
J.J. Manzanedo: bajo.
Lazyhand: teclado, piano, armónica y voz.
A. S. Breaker: guitarras.

Artistas Invitados:

Bobby Martinez: saxofón, flauta travesera.
Manuel Machado: trompeta.
Joulien Riol: trombón.
Iuri Nogaral: percusión.
María Lar: coros.
Sol Pilas: coros.
Sarah Gómez: coros.
Javier . Rollán: coros.
Txus: coros (tracks 9 y 10).
Ibon: banjo (track 10).
J.C Glow: arco eléctrico (track 8).

Sello
Alone Records