As Serenity Fades - Earthborn

Enviado por stalker213 el Vie, 06/08/2010 - 02:19
1697

Directamente escupidos desde Vantaa, ciudad al sur de Finlandia y colindante al área metropolitana de su capital Helsinki, el nombre de AS SERENITY FADES trae a la mente de los deathfreaks de antaño, recuerdos nebulosos en los que se entremezclan a partes iguales momentos de acalorada intensidad con otros más calmos y exóticos, como bien indica el nombre de su pieza instrumental ‘Oriental’, y es que en la gélida Finlandia de primeros de los 90’s, las convencionalidades o las fórmula estáticas garantes de éxito fácil jamás hallaron cobijo o respuesta en la conciencia colectiva de una maravillosa generación de músicos adolescentes que tomó al mundo por sorpresa mediante vías jamás antes conocidas en las febriles aguas de la ciénaga Death Metal.

Formados allá por el año ’92, cuando los peces gordos de la escena (AMORPHIS, SENTENCED y los dioses sagrados XYSMA) se hallaban ya cómodamente aposentados en sus respectivos sellos, los jóvenes AS SERENITY FADES todavía a fecha de 1993 andaban a vueltas intentando hacer rular sus cintas de cassette mediante su demo de debut ‘Lowering Sunset’. Y es que a pesar de ser poseedores de una fuerza indiscutible ya desde sus inicios, la propuesta de los de Vantaa quedó algo corta comparada a la de algunos de sus coetáneos entre los que descollaban auténticas jaurías de desalmados tales que FUNEBRE, CONVULSE, FESTERDAY, PURTENANCE o los alucinantes CARTILAGE. En efecto, al inserir en sus composiciones partes melódicas muy remarcadas, el resultado final, y es mi opinión, sale ligeramente perjudicado en términos de brutalidad absoluta, pero cabe resaltar de igual modo como en un trabajo como este ‘Earthborn’, editado por el otrora poderoso sello galo Adipocere Records, se adivinan ya muchas de las trazas características del Death Metal perteneciente a la segunda mitad de los 90’s y de las que no sacarían poca tajada, precisamente, bastantes bandas de reconocido prestigio hoy día.

En definitiva, ‘Earthborn’ vendría a representar simbólicamente a ese crucial momento de transición en el cual el brutalismo primigenio empezó a ceder a regañadientes el relevo ante las formas -más refinadas y melódicas- de una nueva hornada de bandas de entre las cuales, indudablemente, podría señalar a muchas de considerable talento, pero también a muchísimas otras, que vergonzosamente dinamitaron el espíritu rebelde e inconformista de sus primeros ancestros, prostituyendo al género hasta niveles de oprobio inimaginables. AS SERENITY FADES, por el contrario, a pesar de esquivar con disimulo las señas de identidad más relevantes del Death finlandés (producciones rancias de sonido saturado al borde de la asfixia y atmósferas esotéricas de naturaleza desarmonizada), en ningún momento renegaron de sus raíces, y es que a lo largo de los diecisiete minutos que dura este MLP, lo que los freaks llamamos el toque finlandés está innegablemente ahí. Con certeza, no del mismo modo en como pudiera manifestarse en exabruptos impíos como un ‘Children of the Scorn’ o un ‘Slumber of Sullen Eyes’, pero sin la menor duda, el toque está ahí. Flotando, como una insignificante partícula sosteniéndose grácilmente en el aire.

Desde el contundente arranque del tema de apertura ‘Tear-Seas’, aquí se aprecia ya un talento poco discutible, pero no solo merced a la notable calidad de los músicos sino también por cuenta de una riqueza palpable en la composición, así como en el destacable engarzado de unas secciones con las otras. La mescolanza entre brutalidad y melodía tiende algo más hacia los territorios de la segunda (aunque la voz de Kotiranta alcanza registros guturales notables), pero bajo ningún concepto tildaría al trabajo de los muchachos como pasteloso o facilón, ya que el balance, además de estar equilibrado, tiene su razón de ser en aras de una tónica general más sustentada en el trabajo de sonidos atmosféricos antes que no de la violencia más rotunda y salvaje propia del Death finés. En un modo similar, y a través de un riff principal muy evocativo de los ROTTING CHRIST del periodo 93-95, ‘Yearning’ se presenta igualmente obsesionada en el propósito de explorar páramos de ensueño donde nada suena terrenal. Tanto a nivel de ejecución como de composición, la banda demuestra una solvencia sobrada con Viherkanto y Vainikka al frente, pero cogiendo globalmente a la banda no me parece exagerado decir que nos hallamos ante una formación notablemente dotada, habida cuenta de la insultante juventud que entonces atesoraba. Como apuntaba en la introducción, ‘Oriental’ es la pieza instrumental de casi obligada factura, y de nuevo, mediante un buen acopio de bellas armonías de poso arabesco, la banda sale airosa del trance clavando una breve aunque brillante performance. ‘Earthborn’ es el corte que cierra la obra y llegado este punto, resulta absurdo esperar nada nuevo. Una vez más, el tono general tiende más a la atmósfera antes que no a la bestialidad, y no me cansaré de repetirlo: Extraordinaria calidad compositiva la aquí facturada, dadas las circunstancias. No hace falta decir que en este sentido, muchas otras bandas han cosechado resultados mucho más espectaculares en el estilo, pero del mismo modo cabe señalar como la calidad de los arreglos y el gusto con el que está escrita la música de estos mocetes no es poca, precisamente.

Cerramos, destacando el hecho de que adquirir una copia de este disco no es fácil del todo, aunque eso sí, por la información que tengo tampoco hay que desistir en el intento ya que su precio todavía no alcanza cotas de escándalo. Y es que en definitiva, muy a pesar de no ser material imprescindible dentro del género, ‘Earthborn’ es un pequeño trabajo lleno de ricos matices por el que realmente vale la pena tomarse la molestia. Ojo por eso, porque esta vez no estamos hablando de Death Metal al uso, de ese ovejo y radical que te hace saltar la tapa de los sesos, sino de una aproximación ligeramente más experimental que sin duda alguna ganará adeptos entre los que gustan de lo exótico y los ambientes atmosféricos.

Valoración: 7.6

Sami Kotiranta: Voz
Peter Viherkanto: Guitarra
Sami Vainikka: Guitarra
Henri Fagerholm: Bajo
Tom Henriksson: Percusiones

Sello
Adipocere