The Runaways - The Runaways

Enviado por Vesper Lynd el Dom, 29/11/2020 - 20:44
4660

Si bien “The Runaways” no fueron la primera banda de rock íntegramente formada por mujeres, sí fueron muy influyentes en las futuras generaciones. Esta banda se formó en la ciudad de Los Ángeles, California, en la década de los ’70, por iniciativa del músico y productor musical Kim Fowley, quien primero conoció a Joan Jett (guitarrista rítmica) y a Sandy West (baterista). Después encontró a la cantante Cherie Currie y la bajista Jackie Fox, que primero se había postulado como guitarrista, pero ese lugar ya estaba ocupado por Lita Ford.

Cabe destacar que eran todas adolescentes, chicas de 15 y 16 años, grabaron cuatro álbumes de estudio hasta su separación en 1979 y nunca consiguieron éxito comercial y reconocimiento en su tierra natal, la critica las destrozó debido al machismo y la misoginia de la época. En cambio, tuvieron un éxito masivo y descomunal en Japón, donde realizaron una gira, grabaron un álbum en vivo y se presentaron en canales de televisión. Se consiguen muy pocos videos de los recitales de The Runaways, el más extenso está grabado en el país del sol naciente y se puede ver en YouTube.

La banda sufrió algunos cambios en su formación, el más importante fue el abandono de la vocalista Cherrie Currie, tras finalizar la gira japonesa en 1977, y el de la bajista Jackie Fox, agotada por el exceso de fama y las exigencias de la industria musical. Puede decirse que esa gira fue positiva para el grupo y negativa, porque semejante éxito y notoriedad fue perjudicial para unas chicas, que, si bien eran excelentes músicos, eran tan solo unas adolescentes. No estaban preparadas ni de lejos para esa vida de exposición, responsabilidad y excesos.

Debo mencionar que las dos guitarristas de la banda, Joan Jett y Lita Ford, son una leyenda del rock y el heavy metal hoy en día, y fueron las únicas que tuvieron carreras exitosas en el mundo de la música tras la disolución del grupo. Jackie Fox se dedicó a la abogacía y a coleccionar títulos de posgrado; Cherrie Currie trabajó en centros de desintoxicación de drogas, además de pasar por rehabilitación, tuvo una carrera breve en el cine y ahora es escultora de piezas de madera con motosierra.

Por su parte, Sandy tuvo la vida más trágica de todas, fue profesora de batería y estuvo involucrada en el mundo del hampa, falleció de cáncer en el 2007. Vickie Blue fue la sustituta de Jackie Fox en el bajo, con 17 años, después de abandonar la banda, se dedicó a la dirección de cine y videoclips, trabaja en una productora. Dirigió el único documental que existe de The Runaways, “Edgeplay”, que está en YouTube y lamentablemente tuve que ver en inglés porque nadie lo tradujo.

Las únicas que tuvieron éxito comercial fueron Lita Ford y Joan, y si no hay una reunión de The Runaways es porque Jett se niega. El grupo volvió a tener notoriedad con la película biográfica “The Runaways” (2010) de Fiona Segismondi, protagonizada por Kristen Stewart y Dakota Fanning, en los roles de Joan Jett y Cherie Currie. Fueron muchas las bandas influenciadas por estas chicas, sobre todo las de los ‘90 como Hole, The Donnas, Bikini Kill, L7…no hubieran existido de no ser por ellas.

The Runaways tuvieron una carrera corta y plagada de excesos como cualquier otra banda de rock de la época, con el agravante de que eran mujeres y menores de edad, ese mundo de “sexo, drogas y rock n’ roll” fue el que terminó cargándose al grupo. Un factor muy importante fue el mánager y productor Kim Fowley, quien, para controlarlas y explotarlas económicamente, las manipulaba y enfrentaba una contra la otra. Además, menciono la acusación de la bajista Jackie Fox quien afirmó haber sido violada por Fowley frente a sus compañeras, Joan y Cherrie, que estaban tan pasadas de droga que no hicieron nada. (Que conste que yo le creo a Jackie) Lita Ford sí ha mencionado que tuvo que detener a Fowley por propasarse con sus compañeras y que presenció abusos sexuales del mánager contra otras mujeres.

En el documental “Edgeplay”, Cherrie y las demás afirman que Fowley se quedaba con casi todas las ganancias de los recitales y las ventas de discos, además de procurar componer todos los temas para cobrar derechos de autor. Ellas dicen que recibían una miseria y pernotaban en hoteles de mala muerte durante las giras.

Hablando del disco debut, no es ninguna novedad, es hard rock clásico con ciertas influencias del punk, la única diferencia era que la música estaba grabada y compuesta por mujeres, lo que era bastante inusual en la década de los ’70.

El primer tema “Cherry Bomb” fue su mayor éxito comercial, un tema de rock clásico con la potencia del punk, con una letra explícita que hoy es políticamente incorrecta para que la cante una adolescente, pero en ésos tiempos estos detalles eran ignorados. A nivel musical, la voz de Cherrie parece de una mujer adulta, las guitarras están increíbles, ya despuntaban talento Joan y Lita y ni hablar de la batería, digna heredera de Roger Taylor la señorita West.

“You Drive Me Wild” tiene un sonido más blusero, cantado por la voz rasposa de Joan Jett, acompañada de los coros de las demás. Es entretenida y tiene buen gancho, con una excelente base rítmica. La letra podría haber sido escrita por un hombre, por su contenido erótico y atrevido, al estilo Led Zeppelin o AC/DC. Jett y Fowley escribían la mayoría de la música, después Lita y Sandy se animarían a componer.

“Is It Night or Day?”, escrita por Fowley, arranca con la batería potente y una buena melodía en las guitarras, cantada por Cherrie, quien tenía mucha mejor voz que la citada Jett. Tiene un sonido muy setentero de la escena angelina, espectacular la sección de las cuerdas. Estas chicas eran muy buenas, es una pena que duraran tan poco.

“Thunder”, de clara influencia punk, al comienzo parece un tema de los Ramones, sigue Currie al micrófono, cantando sobre ese riff pegadizo y machacón.

Después aparece “Rock N’ Roll”, que es un cover de Lou Reed, destaca el trabajo de Sandy a los parches y la interpretación vocal de Joan Jett, que se encarga del tema, con su registro más sucio y punkarra, acompañada de los coros del resto de las chicas.

“Lovers” es uno de mis preferidos, continúa la morena Jett en el micrófono cantando este tema de hard rock clásico con ésa letra atrevida y escandalosa. Todas unas revolucionarias estas chicas, cantar sobre estos asuntos en una época dominada por hombres. No le sentó bien a nadie, sobre todo a los críticos musicales.

“American Nights” sigue con la misma onda, esta vez con Cherrie a las voces, tiene un estribillo entretenido y con gancho. Aparecen algunos teclados de fondo, además de la buena labor de Sandy a los parches y la guitarra rítmica.

“Secrets” es uno de los puntos fuertes del disco, en el que brilla la blonda Currie y su voz grave, tiene esas guitarras tan simpáticas y cañeras (excelente el trabajo de Joan y Lita a las seis cuerdas.) y ese aire tan setentero en el sonido.

“Blackmail” arranca con los gritazos punk de Joan para luego convertirse en una canción clásica de rock and roll que podría ser de Elvis Prestley en versión ’70. Un clásico del grupo, con unos punteos geniales de Lita y Joan, que ya demostraban que tenían talento siendo tan solo unas adolescentes, quien diría que se convertirían en leyendas e inspirarían a decenas de bandas de rock de mujeres.

El último tema es “Dead End Justice”, cantado a dúo por Cherrie y Joan, y el más elaborado y complejo del disco. Lita se marca unos solos de guitarra para el recuerdo y Sandy está espléndida a la batería. El mejor tema del disco, injustamente opacado por “Cherry Bomb”.

“The Runaways” es un buen debut, hard rock clásico influenciado por el punk, cuenta con una gran vocalista como Cherrie Currie (el grupo se resentiría tras su partida) y dos guitarristas increíbles que se convertirían en leyenda unas décadas más tarde. Acá las chicas mostraban poder compositivo, talento y actitud a raudales, no eran ningún producto prefabricado, como las acusaron sus detractores; basta con ver los videos en vivo, eran impresionantes.

Debo confesar que no soy amante de los grupos integrados por mujeres, tal vez porque tuve muchas decepciones en mi adolescencia, de ver convertidas a mis ídolos rockeras en cantantes pop. Cambiaban las guitarras y el cabello negro o rojo por el pelo rubio, la ropa color rosa y los sintetizadores.

Sin embargo, ninguna banda formada por mujeres me causa tanta simpatía y admiración como ésta y Girlschool. Las que llegaron después en los ’90 y los 2000 no llamaron mi atención, excepto una: Hole, la banda de Courtney Love.

Sobre la historia de The Runaways, dejo el link de un artículo periodístico de la reconocida escritora Mariana Enríquez, que me encantó y quiero compartirlo con ustedes, para el que le interese.

Nota sobre The Runaways

Mi puntuación es de 3 cuernos altos, 7/10 para el disco debut de The Runaways.

Cherie Currie – Voz principal, piano.
Joan Jett – Guitarra rítmica, voz.
Lita Ford – Guitarra líder.
Sandy West – Batería, coros.
Jackie Fox – Bajo, coros.

Sello
Mercury Records