Pakeni - Detergent Bubble Bath

Enviado por MetalPriest el Sáb, 12/01/2019 - 15:24
4257

1. Ultraplast
2. Detergent Bubble Bath (Incubated at 4°C)
3. Reanimate the Way
4. Portrait
5. Hydro
6. Ebony (the Body Hammer Massage)

Sin que sirva de precedente, hoy trataremos una de esas rarezas del Death Metal finlandés que vale la pena descubrir, y más… si lo que tú eres es un enfermo del susodicho género. Y es que no nos podemos olvidar de que en Finlandia, se llegaron a cocer múltiples bandas de innegable calidad, fama, y sobre todo personalidad.

El caso es que de todo el caldo de cultivo que tuvimos en el país de los mil lagos, salieron los alocados, desenfadados y crujientes Pakeni. Claramente, en un principio, inspirados por la primera etapa de los archi-conocidos Carcass pero posteriormente influenciados también fuertemente por el "Death'n'Roll de Xysma y en menor medida de Lubricant. Quiero decir: se nota que hay una base ¿no? Unos cimientos death/grind que recuerdan a los británicos, pero luego, también se percibe que escucharon material como el Yeah de Xysma y (tal vez) alguna de las demos de Lubricant (por ejemplo). De hecho, estos fulanísimos Pakeni sacaron una demo la mar de buena e infaltable en 1993 llamada Virgin's Delirium. En ese documento, este trío de chavales ya alcanzaban aquel “Death 'n' Roll” tan característico de las bandas del país. Y aún por encima, equiparándose en la línea temporal con discos como el First And Magical de Xysma o con el Nookleptia de Lubricant. Y ojo que estamos hablando de cerca de veinte minutos de death/grind rockerillo saltarín de puta madre. Parece mentira que estos chavales llegaran en el '92 ¿no?

Pero en realidad, hoy, por caprichos de mi simétrica huevada, nos centraremos en el posterior EP de Pakeni, en el Detergent Bubble Bath de 1996, el cual ofrece OTRO sexteto de canciones de death'n'roll con quizá algo más de buen sonido, fluidez y ganas de entretener al respetable. Aunque en mi opinión, el nivel no deja de andar ahí ahí con la demo Virgin's Delirium. Sin mencionar que esta última probablemente tenga mayor mérito mismamente por el año en que salió y por su innegable feeling a pesar de la inexperiencia de sus ejecutores. De un modo u otro, la banda sigue siendo la misma, y continúan siendo los ya extintos Pakeni; la banda mater de Q-Pias (Anton Kupias), quien se metería en la también conocida banda Disgrace e incluso llegaría a colaborar con los flipados de Reverend Bizarre (Finlandia es un pañuelo).

Es curioso que Xysma no me acaben de enganchar (caprichos de los gustos), y que con los diez primeros segundos de Ultraplast, Pakeni ya me tuviesen ganado. Pero es que... los tipos saben sonar bailongos ¿sabéis? Pavement (el bataca) se marca unos compases de lo más rítmicos, mientras Kupias demuestra que no sólo vale para cantar, sino que es capaz de componer unas guitarras bastas y a la vez buenrolleras. Incluso se aventuran adornando (con moderación, eso sí) sus composiciones con teclados en plan hammond ofreciendo un deje setentero la mar de oportuno. Detergent Bubble Bath (Incubated At 4°C), otro temazo, más melódico y fanfarrón si cabe. Se hace notar la influencia de sus compatriotas, y aunque sea muy obvio que quieren formar parte del juego del "death'n'roll", no es menos cierto que tengan su deje particular; más extravagante, crazy y excéntrico (comparando con peña como Xysma o Lubricant), en este prisma, me recuerdan a los también fineses Paraxism, aunque sea muy vagamente.

En Reanimate The Way, hasta llegan a meter palmas, voces y un mini-solo cojonudo. Aunque para escuchar cantar más nítidamente a Laura Saksala, es más recomendable la canción Portrait, en la cual la "Miss" gana algo más de protagonismo junto con los teclados y un saxo (¡!), en detrimento de la guitarra, que ciertamente, suena algo redundante si la comparas con Reanimate The Way (por ejemplo). Y aquí tengo que pararme a reconocer que aunque los riffs del tito Kupias molan un pegote, no es menos cierto que también son bastante parecidos todos, sobre todo cuando se ponte burro. Lo interesante (a largo plazo) es cuando tira de pedal y hace "cosas retro" con el hacha. También cumple comentar que el bajo, perpetrado por Oskari Forsten, es otro punto positivo. Bueno, positivo como poco, porque el chaval sabe meterle "boogie" a su bicho y encajar con la batería y el hacha. Creo que podría resumirse todo esto simple y llanamente en que todos los instrumentos cumplen y se desarrollan con nivel, ofreciendo un resultado final con personalidad aunque muy hijo de su padre y de su madre, claro.

Hydro recupera (again) grandes momentos de teclado con los coros de Miss Laura Saksala, y demás, emana pasajes informales, alocados y marchosos. Se que todo esto redunda ya con todo lo expuesto anteriormente, pero tengo que repetir una vez más, por activa y por pasiva, que Pakeni no van en serio. No pretenden acojonarte como Abhorrence, o dejarte con la boca abierta como Demilich, lo suyo, es hacerte bailar al estilo de los años 50's. Y a ser posible, con compañía, para hacer más el ridículo todavía. Son esta clase de dualidades molonas, las que hacen de la música de Pakeni algo especial. Porque por un lado, sus composiciones son todo un lujazo; de esa música que engancha, y no te abandona la sesera, pero a la vez, ofrece ese toque informal que muchas veces necesitamos para liberar tensiones. Otro gran testimonio de todo este asunto, sería el cierre Ebony (The Body Hammer Massage), que también tiene delito; muy en la onda de Hydro con corillos femeninos y esencia happy/festiva.

Pakeni siempre serán underground; de esas bandas-anécdota complicadas incluso para piratear (no digamos ya conseguir material suyo en físico). De esas agrupaciones que (si te va su rollo), te vician y te obligan a re-visitaros con nostalgia... por no decir mono. Pero a su vez... parece que los finlandeses dejan claro ya únicamente con el desparpajo de su música que ni ellos se tomaban en serio el proyecto. Seguramente si preguntas a alguno de los implicados el tipo te dirá: "bueh, teníamos mucho tiempo libre y nos apetecía divertirnos, nunca nos lo tomamos demasiado en serio". Es que me lo huelo a kilómetros, joder. Anyway, fuese con mucho esfuerzo o no, con ganas de comerse el mundo o de matar el rato "siguiendo la moda", el material de Pakeni (y este Detergent Bubble Bath en particular), merecen sus consabidas escuchas.

Recomendado para fans de la escena del death metal finlandés, simpatizantes del death'n'roll y para los putos locos que gozan con propuestas extrañas que rozan con lo experimental. Para mí, esto es un 7,75. Cuatro cuernos merecidos.

Unknown Force-10: bajo.
Pavement: batería.
Q-Pias: voz, guitarras y teclados.

Músicos de Estudio:

Miss Laura Saksala: voz femenina (tracks 3, 4, 6).
Mr Jari Pohjonen: saxofón en track 4.

Sello
Morbid Records