Obscura - Retribution

Enviado por MetalPriest el Mié, 28/05/2014 - 20:19
3315

1. Humankind
2. Nothing
3. Unhinged
4. None Shall Be Spared
5. Alone
6. Hymn to a Nocturnal Visitor
7. Intoxicated
8. Exit Life
9. Sentiment
10. Sweet Silence
11. Lack of Comprehension (Death cover)

Nada como permitir la entrada de savia nueva en el metal extremo, y para eso tenemos a muchos músicos de diferentes nacionalidades de los que echar mano. Hoy, por poner a alguien en la palestra, expongo a los germanos Obscura, musicazos virtuosos que batallan por la gloria del death metal.

No vamos a descubrir un nuevo sonido en la propuesta de Obscura... de hecho en este debut llamado Retribution vamos a encontrar la fase más cruda y tradicional de toda su carrera (lógicamente). Por aquí pueden degustarse cuantiosos riffs dignos de Necrophagist, Cannibal Corpse y Morbid Angel, también intensos guiños a Death, Atheist y Pestilence y... de paso algún deje anecdótico a Slayer y a (sí, sí...) Dissection. Creo que este es un buen modo de describir la propuesta del disco que nos ocupa hoy, y mejor sería si a todo esto le añado el detalle de que en buena parte del trabajo tenemos palpables rasgos técnicos bastante asequibles de digerir. Por aquí hay de todo, vamos... tanto para los tradicionales como para los amantes del prog/tech death.

Me gustaría aclarar que no es la típica banda que desea ser la más brutal o la más veloz de la escena, su música se sustenta en la buena mezcla de armonías, contundencia, técnica y evolutividad en las estructuras, siempre manteniendo una importante base melódica para su mayor disfrute. De haber salido unos cinco o diez años antes... seguramente habláramos de una masterpiece del género, no obstante nos estamos metiendo entre pecho y espalda un disco del 2006, un año que aunque lejano, ya vio en su máximo esplendor todas las influencias que conforman esta opus. Eso sí: no se crean que este Retribution tiene defecto alguno, el plástico no puede ser más sólido y convincente; aquí no hay relleno ni monotonías molestas ni pasajes regulares, todo lo que se cuece en este caldo es carne de la mejor calidad junto a las más exóticas especias. Puede no ser un álbum que altere el rumbo del death metal ni la vida de los oyentes pero insisto: es magistral por legítimo derecho. Vamos tema por tema, o como dirían Slayer: Piece by Piece!

Humankind entra arrolladora, liberando muchos blast-beats y dejes técnicos, ciertamente las hachas parecen inmolarse en los riffs principales. Entre tanto salvajismo los solos se antojan bastante melódicos y sanadores, añadiendo ese toque mágico que estas bandas necesitan. Como primer corte no está nada mal este Humankind; casi tres minutos de vapuleo efectivista que no deja ni tomar aire. De todos modos en mi opinión lo más interesante llega con Nothing, la cual se comvierte en escenario ideal para un enorme festín de death progresivo de alto nivel. Si bien las guitarras antes estaban desmandadas en el track anterior, ahora parecen mostrar una marcialidad disciplinada más deliciosa. Enormes punteos también los de Steffen, junto a sus tétricos coros cantados, de lo más memorable de todo el disco. Es menester el mentar también el martilleo más técnico de Jonas, el cual utiliza algo más elaborado que los blast-beats.

Unhinged machaca sin compasión; tratando de sonar muy a Cannibal Corpse en un primer momento, al menos hasta la llegada del minuto 1:33 en el que una vez más Obscura vuelve a desmandarse y a mostrar su lado más indómito. Como venía diciendo todo esto está más que inventado pero... no se puede negar la genialidad compositiva que muestran estos germanos. None Shall Be Spared juega con compases dignos incluso del thrash, y realmente en algunos pasajes los hachas arriesgan también con ese estilo, aunque no se hacen ascos a riffeos más brutal death, otros al estilo Cannibal y.... ¿soy yo o lo del minuto 2:25 no suena realmente a la melodía del break de The Somberlain de Dissection? Que por cierto: excelente modo de entrar a las secciones de tapping que se esconden en el corazón de este interesante y polifacético tema. ¿Se me entiende ahora cuando digo que por aquí se cata de todo? Alone al fin nos recuerda al maestro Chuck Schuldiner al ejercer semejante baile progresivo con las rítmicas, el cual está intercalado con unos alocados momentos de death aplasta-cabezas. Esto es la prueba (a mi modo de ver) de que Kummerer ya en el Retribution tenía una buena idea de lo que quería hacer, deseaba emular a maestros como Death o Atheist pero en ese primer paso dado creo que se vio obligado a diluir esa esencia progresiva en un extenso devenir de riffeos y ritmos death-clásicos.

No obstante, de entre todo este caos también podemos sacar de entre el polvo y la mugre deather el corte Hymn to a Nocturnal Visitor, el cual sin dudas no dejará indiferente a nadie. Bien sea por su técnica, lo crujiente y delicioso de sus guitarras o por el pedazo desarrollo que posee. Atención a la llegada de la sección acústica en el minuto 2:20, simplemente maravillosa. Incluso nuestro bataca Baumgartl toma el violonchelo y colabora en la música agregando unas pinceladas extras de belleza a las composiciones. El himno retoma inmediatamente después su cruel semblante y acomete con despiadada furia una vez más. Ni un solo instante desechable, nada mediocre en absoluto, disco compacto donde los haya, y perdonen por repetirme. Hate Anthem logra mantener en medida de lo posible la atmósfera progresiva con sus armonías eclécticas e incluso el jugueteo de Jonas Fischer en el bajo, y digo mantener porque... seguimos sometidos a la asfixiante descarga de la batería de Baumgartl. Continuando con el Retribution, Exit Life sigue la carnicería como un híbrido entre Cannibal Corpse, Slayer y Morbid Angel que trata de mostrar su lado más técnico de cara al asombrado público. En esta ocasión tenemos la colaboración de V. Santura (Dark Fortress, futuro Trypticon) en las voces adicionales y guitarras.

De Sentiment (track de más de seis minutos), uno esperaría otro viaje astral del estilo Hymn to a Nocturnal Visitor, y realmente lo tenemos; aunque hasta llegar al sensacional break (2:57) nos tememos que enfrentar a una tormenta de death propio del grupo más burro del panorama deather de Florida. No se equivoquen, el asunto no deja de sonar limpio y técnico a mansalva pero choca a la llegada del pasaje acústico cantado ya mentado. Por aquí hasta tenemos un anecdótico riff blacker, el cual nos introduce al lead principal de Sentiment, tema que por cierto tiene la discreta participación de Stephan Bergbauer. Para ir acabando con este Retribution y relajar un poco el oído Sweet Silence nos regala otro breve pasaje acústico antes de dejarnos ante un par de minutos de silencio, los cuales van precedidos de uno de esos himnos del género que todo amante de Death tiene que conocer: Lack of Comprehension. Muy buen cover, como no podía ser de otro modo viniendo de estos Obscura. Eso sí: nada como el auténtico track, el cual posee una magia especial bien sea por la producción o por la inconfundible voz de Evil Chuck.

Un enorme tributo a los grandes, de todas las ramas de la escena. Como debut... ¿qué decir? Es una pasada de primer golpe, y esto en los noventa habría sido objeto de estudio sin dudas, pero estando en 2006... bueno, al menos se comprende semejante derroche de maestría, después de todo hay mucho metal hero que abrió puertas. Por esa razón y no otra le planto cuatro cuernos medio-altos a este Retribution de Obscura. Un 8,5 para la primera intentona de Steffen Kummerer... de camino al podio pero todavía le queda. No creo que lleguen a superar la fama de sus ancestros pero... lejos no quedarán, eso seguro.

Lo mejor estaba por llegar con el Cosmogenesis, eso sin duda. Un disco que rebosa de esa magia que esta clase de trabajos necesitan para llegar a grandes. Con mayores cantidades de guiños a Death y a Atheist y un plus de querer sonar también a Cynic, un puntazo que al menos a un servidor le deja con el rabo tieso. De un modo u otro: buen debut, ¡fenomenal acometida alemana!

Steffen Kummerer: guitarras, voz.
Jonas Baumgartl: batería, violonchelo.
Jonas Fischer: bajo.
Markus Lempsch: guitarras.

Músicos de estudio:

Stephan Bergbauer: guitarras (track 9).
Martin Bauer: bajo.
Thorsten Bauer guitarras.
Mathias Röderer: guitarras.
V. Santura: voces adicionales, guitarra (track 8).

Sello
Vots