Lita Ford - Black

Enviado por Vesper Lynd el Dom, 11/10/2020 - 06:30
1913

1."Black" – 5:07
2."Fall" – 5:18
3."Loverman" – 5:55
4."Killin' Kind" – 4:29
5."Hammerhead" – 4:37
6."Boilin' Point" – 3:51
7."Where Will I Find My Heart Tonight" – 4:17
8."War of the Angels" – 4:46
9."Joe" – 5:40
10."White Lightnin'" – 3:58
11."Smokin' Toads" – 4:13
12."Spider Monkeys" – 6:51

Es sabido que los años noventa no fueron fáciles para los artistas del hard rock y el glam metal que tuvieron su auge durante los ochenta. Lita Ford tampoco fue la excepción, una prueba de esto es su sexto disco, “Black” (1995), un LP bastante extraño e inusual, con algunos dos o tres temas al estilo grunge y el resto con mucha influencia del blues. Creo que la guitarrista estaba un poco perdida a nivel musical, porque con el auge del grunge y el rock alternativo, la música con la que obtuvo el éxito comercial, el glam metal, había pasado de moda.

El antecesor de “Negro”, “Dangerous Curves” a pesar de ser un buen disco, sonaba como los ochenta cuando ya eran los ’90 y el público quería y pedía otra cosa. Muchas bandas de los ’80 intentaron renovarse y adaptarse, algunos lo lograron, como Bon Jovi y U2 y otros quedaron en el camino: Poison, Mötley Crüe, Warrant, Cinderella…

Es muy bueno el documental de Sam Dunn: “Metal Evolution” que explica el inicio, el desarrollo, el auge y la caída del glam. Me temo que Lita, a pesar de tener muchísima calidad musical, cayó en la volteada. “Black” es un intento fallido de adaptarse al grunge, no es ni un disco de grunge ni se parece al estilo musical que la hizo famosa. Eso no significa que sea un mal álbum, al contrario, las canciones son buenas, guitarreras, entretenidas, con ese aire bluseras que es interesante.

Pero eran los tiempos inadecuados, y tras la poca recepción comercial que tuvo este trabajo, Lita tiró la toalla y abandonó la música. Se veía incapaz de competir o adaptarse al estilo de Nirvana, Alice In Chains, Pearl Jam y compañía, por lo que se fue a vivir al Caribe con su marido de entonces, Jim Gillette, y se dedicó a la crianza de sus dos hijos. Recién volvería a la música en el 2009, con el industrial y fallido “Wicked Wonderland”, que grabó influenciada por su esposo. Después de su divorcio, sacó el “Living Like a Runaway”, un buen disco de hard rock con el que volvería al ruedo.

Respecto a este disco en particular, “Black” es el primer tema, arranca con un bajo potente y Lita empieza a cantar en un tono suave y algo nirvaniano por así decirlo. Es un intento de aproximarse al grunge, podría haber sido una canción de Alice In Chains. No es un mal tema, pero esta no parece Lita Ford, no es su estilo ni su sonido propio, sino un intento de encajar en la industria musical de aquél entonces.

“Fall” es otro tema que sigue la estela del anterior, con unas guitarras pesadas, distorsionadas y una Lita cantando como si fuera Layne Staley. Repito, el tema es cañero y está bueno, solo que aquí perdió su identidad musical. No es su culpa, sino de la moda y la industria musical.

Las canciones que más me gustan son el medio tiempo “Loverman”, (en el que la que canta sí parece ella, y empiezan a aparecer las influencias bluseras)y “Killin’ Kind” donde destaca la guitarra eléctrica y la armónica, un tema con una letra de corazón roto, más cercano a sus álbumes anteriores.

Por su parte, “Hammerhead” es mucho más pesada y guitarrera, continúa con las letras de desamor y ruptura amorosa. Me pregunto a quien le habrá dedicado estos temas, porque las letras son bastante filosas. El tema está bueno y es cañero, de los más heavies, con un excelente trabajo en las guitarras. “Ahora está perdido dentro de su locura y más y más cada día, el hombre de metal debe pagar” ...Me huele a que fue para Toni Iommi de Black Sabbath, que fue pareja de Lita y tuvieron una relación tormentosa y llena de violencia; como ella contó en su biografía “Living Like a Runaway”.

El mejor tema de todo el disco es “Boilin’ Point” tema súper guitarrero y heavy, con la batería a todo lo que da y una Lita fantástica a las voces y en la guitarra, tiene un solo increíble, además de la aparición de una armónica al estilo Stones.
La influencia del grunge vuelve a parecer en la semi balada “War of Angels” con su ambiente sombrío y oscuro y una letra un tanto dramática. La temática de la letra está muy alejada de su lírica tradicional, sobre amor, erotismo y rock n’ roll.

El blues se hace patente en la segunda mitad del álbum, en canciones como “Joe”, “White Lightning” y el instrumental “Smokin’ Toads”, de mis favoritas. La que cierra el LP es “Spiders Monkeys” donde destaca la guitarra y Lita me recuerda a Robert Plant en los primeros discos de Led Zeppelin, por la manera de cantar. Resaltan los teclados muy bluseros onda The Doors, es un tema medio setentero.

“Black” es una anomalía dentro de la discografía de la guitarrista, un trabajo muy diferente a lo que era su estilo musical original, tiene un poco de todo, suaves pinceladas de grunge, pero rock blusero, sobre todo. Creo que no sabía muy bien donde estaba parada, en medio de la caída de sus colegas del glam metal y el furor por el rock alternativo, decidió grabar un álbum donde regresaba a los orígenes. A nivel creativo, es interesante y valorable, porque aquí se muestra en otras tesituras, a nivel comercial, no le salió bien, como era de esperar.

Por lo tanto, mi puntuación es de tres cuernos, le hubiera dado más puntos excepto por “Black” y “Fall” que no me convencen. El resto de las canciones me gustaron mucho, aún con medio tiempo incluidos y el aire blues, Lita hizo lo mejor que pudo y si este disco se hubiera lanzado en los 2000, su suerte habría sido diferente.

Lita Ford - Voz, guitarra
Larry Dennison - Bajo
Rodger Carter - Batería
Steve Reid – Percusión

Sello
ZYX Music