King Kobra - Thrill of a Lifetime

Enviado por El Marqués el Lun, 14/07/2014 - 22:12
580

1. Second Time Around
2. Dream On
3. Feel the Heat
4. Thrill of a Lifetime
5. Only the Strong Will Survive
6. Iron Eagle (Never Say Die)
7. Home Street Home
8. Overnight Sensation
9. Raise your Hands to Rock
10. Party Animal

Bonus Cd:

11. This Raging Fire

Reformados, en activo y grabando discos desde hace unos años, la historia de King Kobra, como la de otras bandas al estilo Quiet Riot, Dokken, Helix, Ratt, y hasta me atrevería a incluir a Def Leppard, pertenece a los 80. No los concibo en otra época, con sus cardados y la laca dañando la capa de ozono, como escuché una vez a un hard rocker muy ocurrente, sus dobles guitarras, la presencia mesiánica de un clásico como Carmine Appice, la excelente voz de Mark Free y aquellos estribillos pegadizos como el queso fundido.

Se presentaron en sociedad con “Ready to Strike” en el 85, y solo un año después se consolidaban con la edición de “Thrill of a Lifetime”, manteniendo el line up original, e interviniendo en la banda sonora de “Águilas de Acero”, una peli patriotera sobre las virtudes de la aviación militar estadounidense, hermana menor de la popular “Top Gun”, para la cual grabaron un divertido video clip en el que aparecían con el pelo corto, preparándose para el combate y haciendo flexiones y pesas, bajo la severa mirada del instructor Louis Gossett Jr, el actor que encarnó al sargento cabronazo que hacía la vida imposible a Richard Gere en “Oficial y Caballero”.

Aquel clip, el del tema Iron Eagle (Never Say Die) , fue incluido en la programación semanal de “Tocata”, el único espacio musical que de vez en cuando nos ofrecía la posibilidad de contemplar en la tele a un grupo heavy durante cinco minutos a la semana, y os aseguro que por la noche Rafa Basa, en su programa radiofónico, dijo que esperaba que lo del corte de pelo de los chicos de King Kobra que se veía en las escenas iniciales del clip fuese algún tipo de truco o efecto especial. Recuerdo este comentario porque demuestra dos cosas: a) En los 80 no se concebía que los componentes de un grupo de Hard Rock pudieran llevar el pelo corto, y si no que se lo digan al ex Motörhead/Thin Lizzy Brian Robertson, y b) Era tal la escasez de material audiovisual que sufrimos en aquellos años que la emisión semanal de un vídeo era comentada y analizada en plan tertulia en los programas y revistas metaleras de la época.

Pero hablemos de música, de la música de “Thrill of a Lifetime”, uno de esos discos en los que recuperar el concepto de cara A y cara B tiene todo el sentido del mundo. “Ready to Strike”, el debut, había sido una estupenda carta de presentación, potente hard rock americano con grandes ritmos, introducciones épicas de guitarra, punteos eufóricos, estribillos de los que se te clavan en el cerebro y coreas en pleno subidón, finales abruptos, el vocalista Mark Free cantando con furia, un pedazo de single como “Hunger” abriéndose paso, una power ballad llena de desgarro y belleza como “Dancing with Desire”…

Con “Thrill…” sin embargo se lanzaron en los cinco primeros temas a los brazos del AOR, manteniendo un aceptable nivel de calidad, pero dejando de lado la pegada. De “Second Time Around” a “Only the Strong Will Survive”, toda la primera parte del disco transcurre por aguas muy suaves y tranquilas, predominando los acompañamientos de teclados sobre los riffs de guitarra –no en vano, en el primer disco fueron Sweda y Philips, los dos hachas, quienes se ocuparon de los sintetizadores, mientras que en esta ocasión todas las partes de teclados corren a cargo del coproductor Duane Hitchings, que también participó en la composición de los temas-, obteniéndose un resultado muy agradable de escuchar, sencillo, pero carente de nervio y algo monótono, a años luz del dinamismo que les habíamos oído en temas como “Attention”, de su debut.

Los números uno del AOR, todos aquellos Foreigner, FM, Survivor y demás, no se iban a sentir amenazados por la propuesta, tan bonita como inofensiva, de estos melódicos King Kobra, y dentro del Hard tenías a bandas como los Van Halen de Sammy Hagar –me vienen a la mente aquellos fabulosos “Dreams” o “Love Walks In” del “5150”-, o al otro lado del Atlántico los debutantes noruegos TNT que lo estaban haciendo mejor.

En cualquier caso, las buenas noticias venían cuando dabas la vuelta al cassette, y te encontrabas la comentada "Iron Eagle (Never Say Die)", un gran tema, y sobre todo con esas buenísimas “Raise your Hands to Rock”, “Party Animal”, inspirada muy probablemente en el bajista Johnny Rod, futuro compañero de Blackie Lawless y Chris Holmes en los grandísimos WASP de aquel entonces, y por encima de todas la extraordinaria “Overnight Sensation”, una de las mejores canciones de toda su carrera, con unos coros fantásticos, y un duelo de guitarras memorable en su interior.

En estos temas el grupo recupera el punch del primer Lp, y no se entiende muy bien por qué están situadas en el tramo final de la grabación, pero la verdadera sorpresa llega con esa bizarrada que es “Home Street Home”, todo un Rap Metal con base de guitarras metálicas ¡en 1986!, que pasó desapercibido, que sin duda resultaría intragable cuando lo oímos por primera vez, pero que escuchado en perspectiva te sorprende y te hace pensar que estos tíos casi se merecen el reconocimiento y los elogios que cosecharon Aerosmith poco después cuando registraron junto a Run DMC aquella versión en clave de Rap de “Walk this Way”, abriendo un sendero por el que transitarían cientos de bandas en la década siguiente que se hicieron millonarias.

La edición en Cd de “Thrill of a Lifetime” se completó con un extra, “This Raging Fire”, que pese a su cañero título está más cerca de las canciones de Pop Metal de la primera cara que de los trallazos de la segunda.

No obstante, recomiendo a todo el mundo este segundo trabajo de la banda ochentera de Carmine Appice, porque aunque retrotraiga tan claramente a aquellos tiempos, tiene unos cuantos temas que harán las delicias de cualquiera que ame el buen y elaborado Hard Rock.

Mark Free: Voz
David Michael-Philips: Guitarra
Mick Sweda: Guitarra
Johnny Rod: Bajo
Carmine Appice: Batería

Sello
Capitol Records