Iron Savior - Condition Red

Enviado por HaKi Stargazer el Mar, 02/03/2021 - 10:16
2274

1. Titans of Our Time - 3:54
2. Protector - 4:36
3. Ironbound - 5:22
4. Condition Red - 4:57
5. Warrior - 4:48
6. Mindfeeder - 4:45
7. Walls of Fire - 4:21
8. Tales of the Bold - 5:31
9. I Will Be There - 5:50
10. No Heroes - 4:15
11. Paradise - 5:48
12. Thunderbird - 7:23

Bonus Track:
1. Crazy (Seal cover) - 5:08

Cuarto y último capítulo (hasta el momento) de la saga original del Iron Savior que también funciona como gran cierre para la edad de oro de la banda. No sólo se trata del trabajo en el que la historia de la nave de guerra llega a una conclusión (un poco insatisfactoria), sino que además resulta ser el último álbum en el que en verdad se ofreció algo verdaderamente contundente; claro, no es que el material posterior sea malo, pero peca de repetitivo y carente de melodías memorables.

Como que a Iron Savior le ha sucedido algo parecido a lo de Primal Fear en cuanto a su trayectoria. Vaya, ambas bandas iniciaron con el pie derecho y, si bien no revolucionaron el género, fueron capaces de entregar trabajos de incuestionable calidad; lo malo fue que poco a poco cambiaron al piloto automático para volverse repetitivos. Con esto no quiero decir que sus músicos sean mediocres, pero la creatividad llega a verse de manera intermitente a partir de cierto punto y el fragor de las voces de Sielck y Scheepers se siente desaprovechado.

A pesar de que Dark Assault resultó ser un esfuerzo admirable que funcionó como una gran secuela para Unification, Kai Hansen sintió que andaba dejando huérfanos a sus “rayos gamma” y decidió marcharse para dejarle todo el mando al señor del coco liso. Por supuesto que se trató de una movida que casi nadie quería, pero que si la vemos del lado bueno, permitió que pudiésemos disfrutar de 2 álbumes más que decentes en el mismo periodo: No World Order (último trabajo inspirado de Gamma Ray) y el presente Condition Red.

Parecería que la fuga del segundo oficial al mando de Iron Savior propició un parón en el gran ritmo que llevaba la banda, pero esto no es algo que se pueda concluir con completa firmeza. Si bien es cierto que Hansen contribuyó con el desarrollo del proyecto desde antes del debut, está claro que la mayoría de las labores eran realizadas por Sielck, mientras que el ex-Helloween sólo se limitaba a seguir sus órdenes. No sólo eso, sino que además el 90% de las composiciones habían salido de la mente del también productor con la intención de plasmar su idea sin alteraciones, hecho que constataba que este hombre no tenía ni un pelo de tonto.

Condition Red sigue la línea de los tres anteriores trabajos con ese sonido “espacial” que les diferenciaría un poco de otras bandas dentro de la escuela de Helloween. Aunque podría parecer extraño, el hecho de que la banda se mantenga en su zona de confort le vuelve a salir bien (por última ocasión), pues ese power/speed metal con tintes de thrash resulta muy efectivo y entrega la contundencia necesaria para disfrute de los y las amantes del vigor musical.

La formación de esta entrega es básicamente la misma de Dark Assault restando a Kai Hansen de la ecuación. La participación del guitarrista Joachim Küstner adquiere un rol más decisivo y Thomas Nack (exbaterista de Gamma Ray) demuestra que posee todo lo necesario para cumplir con las exigencias que requería ese puesto que había sido ocupado por los colosos Thomen Stauch y Dan Zimmerman. También es aquí la última vez en que se vería al bajista Jan-Sören Eckert y al tecladista Andreas Kück como escuderos de Sielck (aunque el primero volvería para grabar el decente The Landing de 2011).

La mezcla de sonido en este álbum se siente levemente más cruda que la de Dark Assault, ya que el bajo es un poco menos perceptible y la batería no se percibe tan envolvente como antes (no le habría hecho mal algo de reverb). Irónicamente, ese esa misma crudeza la que asegura esa garra que se ve potenciada por la estridente voz de Piet Sielck; ya las constantes guitarras afiladas y los atractivos coros se encargan de dar el toque final.

De esta manera Condition Red presenta en su mayoría una oleada de efectivos ataques devastadores a diferentes velocidades que no hacen más que ponernos de rodillas y enseñar la banderita blanca en señal de rendición. Claro, no todos estos resultan tan certeros y canciones como “Warrior”, “I Will Be There” y “Paradise” se sienten como meras balas perdidas que no logran causar el impacto esperado (razón principal por la que es difícil que se condecore a este trabajo con 5 cuernos).

Pese a lo anterior, hay suficientes razones por las que Iron Savior nos puede doblegar tan fácilmente aún sin tener un 100% de precisión en sus ataques. Por tomar un ejemplo, las influencias de las bandas clásicas terminan otorgando una mayor eficacia a la artillería de la banda; si bien temas como “Protector” y el tema título son muestras muy obvias, no significa una razón válida para quitarle el mérito a Piet y sus muchachos por rendir tributo a aquellos gigantes en cuyos hombros se encuentran parados (al menos no se repite el feo caso de “Deadly Sleep” en Unification).

Una buena porción de la devastación viene de los temas con mayor velocidad (“Titans Of Our Time”, “Ironbound”,” Tales Of The Bold”), los cuales son para considerarse parte de los mejores ataques relámpago de esta demoledora máquina de guerra. Pero no porque otros como “Walls Of Fire”, “Mindfeeder” o “No Heroes” tengan una menor cadencia de tiro quiere decir que no causen un gran impacto, sólo que ofrecen esos espacios de heavy metal puro y duro que son necesarios para evitar un sobrecalentamiento (y vaya que se agradece que haya ese tipo de variaciones).

Si aún quedaban sobrevivientes con lo anterior, se quiso asegurar el tiro de gracia con uno de los mejores temas que se han parido en toda la historia del power metal y, en mi opinión, del metal en general. Se trata de una composición tan certera y con un poder de proporciones tan colosales que podemos definir como la canción definitiva de Iron Savior: la gloriosa “Thunderbird”; es que en serio posee todo lo que representa el sonido de la banda y su sola presencia hace que valga la pena la adquisición de este álbum. No sólo eso, sino que además sirve para solidificar el respeto que merecen Piet Sielck como un groso músico y Iron Savior como una agrupación más que competente.

Vaya, podría extenderme mucho más con “Thunderbird”, pero no es mi intención aburrirles en demasía ni tratar de imponerles que es lo mejor de lo mejor. Sólo quiero decirles que lo que me provoca esta canción tiene un nivel demasiado épico, tanto que me hace sentir como una verdadera guerrera en el campo de batalla (nada más escuchen sus gloriosos coros). Su impacto es tan mortífero que la escena de Luke Skywalker destruyendo la “Estrella de la Muerte” en el episodio IV de Star Wars se queda muy corta.

La edición limitada de Condition Red contiene un cover muy curioso de Seal, un artista cuya música está totalmente alejada del metal, pero que posee mucha calidad y elegancia. Lo interesante aquí es lo bien que le sale a Iron Savior versionar un tema tan grandioso como “Crazy” y darle un toque metalizado sin hacerle perder su esencia. A manera personal, quiero agradecerle a Piet Sielck por descubrirme a Seal, no se imaginan cuántas veces he soñado despierta con el material de este morenazo, sobre todo con “Crazy”.

Yo quiero dejarles la última palabra y que ustedes me digan sus impresiones sobre esta entrega. Lo que sí les aseguro es que aquí tendrán una buena dosis de metal de calidad y que, a pesar de contar con algunos traspiés, no les llegará esa sensación de que están perdiendo su tiempo. Es más, ni siquiera van a extrañar a Kai Hansen y eso que él es una de las máximas autoridades dentro del power metal.

4 cuernos muy altos para esta odisea en el espacio y una medalla de honor para Piet Sielck por cerrar de manera épica esa buena racha que empezó incluso desde esa magistral introducción del debut llamada “The Arrival”.

Piet Sielck - Voz, Coros, Guitarra
Joachim "Piesel" Küstner - Guitarra, Coros
Thomas Nack - Batería
Jan-Sören Eckert - Bajo, Coros
Andreas Kück - Teclados, Coros

Músicos adicionales:
Rolf Köhler - Coros

Sello
Noise/Sanctuary