Imperia - Queen of Light

Enviado por Vesper Lynd el Vie, 08/01/2021 - 19:47
4688

1.“Mirror” - 04:33
2.“Fly like the Wind” - 04:58
3.“Raped by the Devil” - 04:14
4.“Broken Wings” - 06:32
5.“Braveheart” - 05:36
6.“Facing Reality” - 05:25
7.“Norway” - 04:49
8.“Abyssum”- 06:49
9.“The Birth of...” - 03:12 (instrumental)
10.“Queen of Light” - 04:58
11.“Fata Morgana” - 05:45
12.“The Calling” - 05:50
13.“Missing You” - 05:08

Imperia es una de esas bandas que tuve que buscar con lupa porque al lado de los grupos más prestigiosos y famosos del género pasaron bastante desapercibidos. Su primer disco fue “The Ancient Dance of Qetesh” (2004), que los ayudó a introducirse en la escena metalera europea.

La banda fue fundada por la noruega Helena Irene Michaelsen, conocida por ser la primera vocalista que tuvo Epica antes de la incorporación de Simone Simons, cuando todavía se llamaban Sahara Dust. Ella ya tenía experiencia en la industria musical porque formó parte de Trial of Tears durante algunos años. Con su registro de contralto, tiene un timbre vocal grave e intenso, su formación clásica y técnica son impresionantes. Desarrolló todo su potencial en los dos primeros LP de la banda, luego fue adquiriendo un estilo más natural y accesible, que no me terminó de convencer del todo.

“Queen of Light” es mi álbum favorito de Imperia, el segundo que sacaron, un disco de enorme calidad que suelta un temazo tras otro y al final uno se queda admirado del talento de la noruega y del excelente trabajo de los músicos que la acompañan. Es un álbum de metal sinfónico puro y sólido en el que podemos escuchar a una vocalista talentosa y con personalidad propia, algo muy inusual en éste subgénero.

Helena Irene Michaelsen es más conocida por ser parte de la génesis de Epica que por sus proyectos en solitario, lo cual es una verdadera lástima ya que su manera versátil de cantar y su voz grave es un soplo de aire fresco dentro de un género saturado de imitadoras de Tarja Turunen. A nivel instrumental, este LP no es ninguna novedad ni panacea musical, lo que escuchamos aquí ya lo oímos en Nightwish, Epica y Within Temptation, pero está bien realizado, con una producción decente y canciones interesantes que enganchan al oyente.

Por un lado, tenemos los temas más power metaleros del conjunto que son “Mirror” y “Queen of Light”, en los que la blonda Helena se marca unos agudos que te ponen los pelos de punta. La influencia de los primeros Nightwish se hace más evidente en “Fly like the Wind” y “Raped By the Devil”, que podrían haber estado incluidas en el “Oceanborn” o “Wishmaster”.

Un aspecto que me resultó muy interesante es el apartado lírico de algunas canciones, como “Braveheart”, cuya letra trata sobre la famosa película de Mel Gibson, basada en la vida del guerrero escocés William Wallace. También está “Norway”, un homenaje a la tierra natal de la vocalista, podría ser un tema de Epica, por lo guitarrero, el uso del canto lírico y los coros grandilocuentes, poco presentes en este disco.

Por otro lado, se encuentra “Fata Morgana”, con una letra inspirada en el ciclo artúrico. Es metal sinfónico puro, con una sección instrumental brillante y un cántico exótico de estilo oriental, uno de los mejores temas de este disco lleno de temazos.

Hay dos baladas al piano hermosas, la melancólica y sombría “Broken Wings” y “Abyssum”, en la que se lucen unos cantos gregorianos lúgubres y aparece el mejor trabajo a las voces de todo el disco, la noruega saca a relucir el canto operístico y su interpretación es brillante. La mejor canción de “Queen of Light”, sin duda. El resto de las canciones entran dentro de lo que es un disco de metal sinfónico clásico, con los típicos coros de fondo, orquestaciones y arreglos de cuerdas, más el uso omnipresente de los teclados.

Imperia nunca alcanzarán el estatus de Nightwish o Epica, pero sus dos primeros álbumes realmente valen la pena. Luego se movieron por derroteros más comerciales y sacaron placas que no son relevantes, no supieron mantener el nivel alto y es una verdadera lástima porque era una banda con muchísimo potencial.

“Queen of Light”, si bien no es un disco que revolucionó el ambiente del symphonic metal y no es tan conocido como otros trabajos, vale la pena para el simpatizante del estilo, porque es muy disfrutable, la producción es excelente y la vocalista, demuestra un talento descomunal.

Mi puntuación es de 8/10, 4 cuernos bien altos y merecidos, por la enorme calidad de las composiciones y soltar temazo tras temazo, sin darle tregua al oyente. Sin duda, es el mejor álbum de toda su discografía, junto a su debut “The Ancient Dance of Qetesh”, súper recomendables para los simpatizantes del metal sinfónico en su vertiente más melódica y power metalera.

Helena Irene Michaelsen – Voz
Jan "Örkki" Yrlund - Guitarras
John Stam - Guitarras
Gerry Verstreken - Bajo
Steve Wolz - Batería
Audun Grønnestad – Teclados y orquestaciones

Músicos invitados

Bert - Voz gutural (track 7)
Mariell Grønnestad - Voz femenina (track 13)
Oliver Philipps - Guitarra acústica y piano

Sello
Massacre Records