Helloween - Live in Sao Paulo

Enviado por Hawkmoon el Sáb, 08/12/2012 - 18:44
116

Disco 1

1. Intro
2. The King for a 1000 Years
3. Eagle Fly Free
4. Hell Was Made In Heaven
5. Keeper Of The Seven Keys
6. A Tale That Wasn't Right
7. Mr. Torture
8. If I Could Fly
9. Power

Disco 2

1. Future World
2. The Invisible Man
3. Mrs. God
4. I Want Out
5. Dr. Stein
6. Occasion Avenue
7. Halloween

El tercer "Keeper" acabó escupiéndose desde el reino Helloween, colega. Al final, y eso que tardaron, se nos concedió.

¿El resultado? Un coñazo total. Decepción padre. Bodriete.

Terceras partes, nene.

Casi siempre, y por una regla extraña, un movidón que aún no comprendo, una tomadura de pelo. Las ideas se agotan, todo se repite, pero sin el sabor que te acabó convenciendo en su momento, sin la magia original.

Los dos primeros "Keeper", religión power-metálica, guía eterna para el ejecutor de la movida, dos de los cinco discos obligados para comprender y amar al género, son trabajos intocables, perfectos. Y, claro, un tercer capítulo de una saga mística o bien se pare con un par, que suene acojonante, o ni se hace.

Helloween, banda que ya no vive cerca de ningún trono (salvo a ojos de aquellos que solamente los recuerdan por su tarea ochentera), tiene que probar fortuna, tiene que exprimir la gallineja de los huevotes de oro. Y lo realizado en el segundo y tercer trabajo, por lo que siempre serán recordados (por mucho que la tripleta "derisiana" de "Master of the Rings-The Time of the Oath-Better than Raw" mole un cojón), tiene que revivirse.

Quieras o no quieras.

Se escupió el trabajo, les llovieron palos de todos lados (Kiske y Hansen, descarao, descojonados de la risa) y quisieron acabar sacando tajada. Ya quedó claro que nadie quería un "Keeper" tan artificial, tan alejado de los dos primeros, y como la banda se había dejado pasta, para seguir quemando la etapa, se decidieron por un directito. Del cerdo se aprovecha todo. De los Helloween "keeperianos", ala, también.

Ya que nos íbamos a despedir por siempre del entrañable "Blind Guardian" de los trabajos del 87 y 88, nos íbamos a hartar de la despedida. Algo así como el final de "El Retorno del Rey" (que no acaba nunca, vamos). Alargando lo inalargable. Estirando la goma de mascar hasta que te da en pleno careto.

Ahora, lo que te presento, es el tour de presentación del "Keeper of the Seven Keys - The Legacy", concretamente su show en Sao Paulo (Brasil). De regalo, un par de temitas más. Uno desde Tokyo y otro desde Sofia, Bulgaria.

Tercer directo en la historia del grupete, el segundo con Andi (después de aquel molón "High-Live" del 97).

A ver qué se cuece. A ver qué cojones regalan Helloween ahora.

La intro al show, mega-Nightwish, y que ya nos anuncia la llegada del primer track de la nueva obra, "The King For A 1000 Years", un temita muy influenciado por lo hecho en "Better Than Raw" y en "Time of the Oath", ya embruja a las audiencias. Estas, hambrientas de buen Power "atodolechado", ya ven crecer sus miembros, y estallan. Ya está, la cosa ya está lanzada. Cabalgando hacia el horizonte, embalados, con un Deris gritón, que ya se deja las cuerdotas al rojo vivo en el primer momento (nadie podrá dudar nunca de su entrega), con un par de hachas que se lo trabajan bien (Weikath siempre ha sido un crack y el nuevo fichaje, el reemplazo al gran Roland Grapow, el ex-Freedom Call Sascha Gerstner, están compenetrados, como si llevasen más tiempo juntos), y con una sección rítmica bien unidota (Markus es un titán conocido por todos y el bueno de Löble ya había demostrado en Rawhead Rexx el nivelón). Casi quince minutejos de buena onda, de magia con tufillo al pasado, de buen zarandeo. Me sobran siete minutos, pero no está nada mal. Ya podrían haber abierto el show con un clásico, pero, bueno, esto me mola. Habla de la banda, de lo que cree en su trabajo. No han dado en la diana, pero son consecuentes con ello y no se olvidan del tercer retoño.

Llega lo esperado, una de las razones por las que la gente de la primera fila lleva nueve horejas esperando: "Eagle Fly Free", himno de himnos, estrella de su segundo "Keeper", y que lo pondrá todo patas arriba. Deris, cosa que sabemos todos, no es Michael Kiske. No tiene su poderoso registro, su abrumador nivel, pero se deja los cataplines en el intento, suda la camiseta como el que más. El Steve Harris del combo, Markus, la estrella del track.

"Hell Was Made In Heaven", con su onda "gammarayesca" total, vuelve, de nuevo, la mirada atrás. Ahora toca sacar el pañuelote, hermano: "Keeper Of The Seven Keys" y "A Tale That Wasn't Right". Mira, ahora dependerá mucho de lo que sientas respecto a Andi y su forma de enfocar el material de Michael. A mí, "kiskenista" total, me ha gustado como el ex-Pink Cream 69 ha sangrado por las inmortales creaciones ochentosas. Pero, no te engaño, si te pones en plan "comparador", cagada. Deris se olvida de la presencia del pulmones de oro, hace suyos los temas, como si él hubiese estado desde el primer "Keeper". "Deriseando" el universo Kiske. Acéptalo. Y disfruta.

"Mr. Torture", "If I Could Fly" y "Power" (una debilidad personal), tres de los temitas más enérgicos de la era Deris, y se cierra la primera parte. Sudar, estamos sudando, el sonido acompaña mucho, se siente una vibración positiva y la banda, lo importante, se está comportando bien, sintiendo lo que toca, regalando buen Power-Heavy a la parroquia, y con ganas, con esmero. No huele a show de compromiso. Se intuye la ilusión por descargar. Almenos, joder, la noto yo (también influye, eso sí, que ando con un buen petardete matujero).

Le metemos cañita al segundo cd, La molona "Future World", el himno del primer "Keeper", ya pone las pilitas. El primer segundo de tema, la primera caricia rítmico-latente del temita, y la peña ya se pone azul. Miles de gargantas unidas, sintiendo como nadie la épica pura, el futurismo "speed-maidenero". La interpretación sigue sin destronar al track original, pero tienta mucho. Me sobra el rollete "Running Free-coñazo", el rollo "jam", pero compro todo lo demás.

"The Invisible Man" y "Mrs. God", demostrando de nuevo el nivel de las nuevas adquisiciones (que parecerán moñas, pero tocan como hombres) se erigen como la antesala a más momentos-himno: "I Want Out" y "Dr. Stein". Ala, de nuevo a sacar el pañuelo. Pero ahora por una movideja diferente. Andi, apagadote ya trás un show en el que se ha quemado, medio destroza los dos himnazos (menos mal que se le ayuda desde bambalinas). Mejorable la interpretación del voceras, pero intocables a nivel instrumental. Están teniendo una buena noche, sin duda.

"Occasion Avenue" (desde Tokyo) y "Halloween" (en Sofia), ponen el broche final. Decentes, bastante a la altura con "Halloween" y molones en "Ocassion...".

Equilibrio entre himnos y temas más novedosos, una banda que se esmera, que cree en lo que hace, y con un vocalista que siente los colores, que quiere estar dónde está, y que se siente orgulloso.

Michael ya no está, Kai pasa de la calabaza, mucho peso se ha perdido... pero aún podemos disfrutar.

3 cuernos (medios) para "Live in Sao Paulo".

Si eres "derisiano", fijo, te lo pasarás bien. Si no, tira para el "Live in the U.K" y olvida que Michael ya no está (y que ni es heavy).

Andi Deris: Voz
Michael Weikath: Guitarra
Sascha Gerstner: Guitarra
Markus Grosskopf: Bajo
Dani Löble: Batería

Sello
Steamhammer