Heart - Dreamboat Annie

Enviado por HaKi Stargazer el Lun, 14/06/2021 - 11:45
915

El amor… Ay, el amor, ese bonito sentimiento que nos lleva hasta las estrellas y a saborear las mieles del éxito (relativamente), tan ambivalente que te puede hacer volar o bien romperte las alas. A veces nos hace cometer estupideces, pero otras nos motiva a dar lo mejor de sí y tener grandes aciertos de lo que podemos sentir mucho orgullo cuando miramos hacia atrás. Justamente esto fue lo que dominó durante los primeros años de la emblemática banda Heart, sirviendo incluso de inspiración para varias de las composiciones de su álbum debut, Dreamboat Annie.

Heart, fundada por Roger Fisher y Steve Fossen, daría a conocer a Ann y Nancy Wilson, un par de hermanas cuya genial dinámica pasaría a formar parte de esos llamativos ejemplos de la compenetración en familia junto a otras dinastías rockeras de la talla de los Van Halen, los Young, los Porcaro o los Allman. No es para menos, pues las habilidades de las Wilson siempre han sido dignas de mucha admiración, no sólo en el aspecto compositivo, sino también por concedernos la dicha de escuchar a una de las voces más extraordinarias dentro del rock y a una enorme guitarrista con marcadas influencias de gente como Jimmy Page o Joni Mitchell.

Pero lo genial es que la banda siempre supo cómo llevar ese equilibrio entre lo duro y lo suave con una excelente ejecución que se coronaba triunfalmente, por supuesto, con la prodigiosa voz de Ann, quien desde este debut consiguió ponerse al tú por tú con cantantes ya consagradas como Janis Joplin, Tina Turner, Annie Haslam, Grace Slick o incluso la baladista Karen Carpenter. Y con las últimas dos es precisamente con las que más se le puede encontrar elementos en común, porque Ann posee una gran versatilidad que bien nos muestra una garra y energía reminiscentes a Slick, pero de igual forma nos logra arrullar con la misma dulzura y calidez que empleaba Carpenter para decorar la mayor parte de las canciones que interpretaba.

Se siente bonito respirar un aire bastante romántico en gran parte de este debut, en donde se refleja muy bien la armonía de la banda favorecida por la química de las parejas Wilson/Fisher [ Ann con Mike (el representante) y Nancy con Roger (el guitarrista líder) ]. Aquí sí que hubo mucha inspiración de enamorados, porque de verdad hay joyitas con grandes declaraciones de amor y pasión como “(Love Me Like Music) I’ll Be Your Song”, “Magic Man” o “Crazy on You” (aunque también ponen un poco de flirteo con “White Lightning & Wine”).

Es muy fácil separar el material de Dreamboat Annie en tres grupos claramente diferenciables. El primero es el de los temas más directos y “eléctricos”, en los cuales podemos encontrar magníficos riffs y un notable liderazgo de la guitarra de Roger Fisher. “Magic Man”, por ejemplo, muestra a una aguerrida Ann (atención a esos “try to understand!”) y su segunda mitad a lo Steely Dan le proporciona un espacio de mayor lucimiento al talentoso Howard Leese, fiel escudero de las hermanas Wilson que las seguiría hasta su etapa AOR; “Sing Child” tiene un aire a “Heartbreaker” de Led Zeppelin y regala un saltarín solo de flauta que sería capaz sacarle una enorme sonrisa al gran Ian Anderson; y la bluesera “White Lightning & Wine” se presenta con una onda coqueta que le hace contrastar bastante con las baladas en clave de folk rock.

Con “(Love Me Like Music) I’ll Be Your Song”, “How Deep It Goes” y la minisuite compuesta por las tres “Dreamboat Annie” se forma un grupo que se va por el camino de un folk rock que, aun contando con el lucimiento de las guitarras de Roger Fisher, por momentos le tira más a la balada y le permite un mayor protagonismo a los recursos acústicos de Nancy. De aquí destaco puntualmente la preciosa melodía presente en el estribillo de “(Love Me Like Music)…” y los elegantes arreglos de cuerdas en “How Deep It Goes”.

Lo último es el dúo con el cual la banda realiza un perfecto balance entre los dos grupos anteriores para resumir el sonido en general del álbum. Este lo conforman “Soul of the Sea”, con sus cuasi progresivos arreglos que parecen elaborados por los mismísimos Renaissance, y “Crazy on You”, directamente una de las canciones más maravillosas de la historia del rock. Y con esta última no es que esté exagerando, pero es que en sus casi 5 minutos no baja ni un ápice de calidad y mantiene tu atención con sus grandes cambios de ritmo, finísimos rasgueos de guitarra y una Ann pletórica gritando “crazy on you!” como si su vida dependiera de ello; además de eso, no cualquier canción de hard rock es dichosa de contar con una sublime introducción en formato acústico como la que aquí se despacha Nancy.

Este debut obtuvo un moderado éxito al momento de su lanzamiento inicial en Canadá, país en el que Heart se había asentado en un inicio por algunos asuntos relacionados con el escape de Mike Fisher de su servicio militar. Sin embargo, y coincidiendo con el nombre la banda, cuando el álbum se lanzó en E.U. el Día de San Valentín de 1976, empezaría a ganar una notoriedad tan grande que le llevaría a superar la cantidad de 1 millón de copias vendidas. Casualidad o no, el resultado parecía una forma de agradecimiento por parte de Cupido hacia las y los músicos por hacerle honor al romance y llevar en lo alto la imagen del corazón, símbolo del amor por antonomasia.

Muy a pesar de que todo iba viento en popa, una mala jugada por parte de Mushroom Records, distribuidores del álbum, acarrearía algunas consecuencias caóticas e incómodas: proliferaría el rumor de una relación incestuosa entre Ann y Nancy, el sucesor Magazine tendría un resultado bastante irregular y su distribución no autorizada llevaría a una batalla legal entre Heart y el sello que duraría hasta el año de publicación de Dog & Butterfly. Lo rescatable de toda esta situación es que le serviría de inspiración a Ann para escribir la excepcional “Barracuda”, otro himno para la historia del rock con un éxito que terminaría de colocar a la banda como una de las piezas clave para la expansión del género.

Dreamboat Annie es un gran debut, diría que perfecto, pero siento que le hizo falta un poco más de garra en el contenido. A decir verdad, lo único que no me termina de convencer es ese trio de “Annies”, que no son malas, pero, a pesar de su nivel de elaboración y el concepto que manejan (la ya típica historia de los sueños e ilusiones de la infancia que son destruidos por la adultez), no terminan de llegar a algún punto en concreto y se pierden fácilmente entre el resto. De cualquier forma, no tengo dudas en recomendar este tremendo álbum por la relevancia que ha tenido, no sólo por la importancia que representó para el rol de las mujeres dentro del rock, sino también por el mero hecho de ser la piedra angular en la trayectoria de una banda que nos regalaría mucho material de calidad en años posteriores (ojo a su paso por el AOR, que no tiene desperdicio).

La importancia de Heart dentro del rock no sólo abarca su propia carrera y la influencia que tuvo en bandas posteriores, pues, al compartir a Seattle como base de operaciones, algunos de los nombres más célebres de la era grunge le deben muchísimo al apoyo y amistad ofrecidos por las hermanas Wilson (cuestión de ver opiniones de gente como Chris Cornell o Jerry Cantrell).

4 cuernos, cómo no, para el despegue de estas figuras de inspiración.

Ann Wilson – Voz, Flauta (temas 3, 8 y 10), Coros (temas 3, 7–9), Guitarra acústica (tema 9)
Nancy Wilson – Guitarra eléctrica (temas 1 y 6), Guitarra acústica (temas 1, 3, 5–7, 9 y 10), Coros (temas 3, 5–10), Guitara acústica (tema 4), Guitarra de 12 cuerdas
Roger Fisher – Guitarra eléctrica (temas 1, 3, 4, 6–9), Guitarra acústica (tema 1), Guitarra (Lap steel) en tema 7
Howard Leese – Guitarra Eléctrica (temas 1 y 3), Sintetizador (tema 1), Arreglos de orquesta (temas 4, 7, 9 y 10), Campanas (tema 5), Campanas de orquesta (tema 7), Coros (tema 8)
Steve Fossen – Bajo (temas 1, 3–8 y 10)
Mike Derosier – Batería (temas 6 y 8)

Músicos adicionales:
Dave Wilson – Batería (tema 1)
Ray Ayotte – Congas (tema 1), Percusiones (tema 4)
Mike Flicker – Percusiones (tema 1), Timpani (tema 10), Arreglos
Kat Hendrikse – Batería (temas 3–5, 7 y 10)
Rob Deans – Sintetizador (temas 3 y 9), Arreglos de orquesta (temas 4, 7, 9 y 10), Piano (temas 9 y 10)
Geoff Foubert – Coros (temas 3, 5, 7 y 10), Banjo (tema 5)
Tessie Bensussen – Coros (temas 3, 5 y 10)
Jim Hill – Coros (temas 3, 5 y 10)
Brian Newcombe – Bajo (tema 9)
Duris Maxwell – Batería (tema 9)

Sello
Mushroom Records