God Dethroned - Ravenous

Enviado por MetalPriest el Jue, 05/06/2014 - 03:21
2170

Todo lo que sube tiene que bajar tíos. No hablo de una pifiada grande ni mucho menos... Solo que... tras el jodido Bloody Blasphemy que se sacaron los God Dethroned en 1999, no quedaba mucho más remedio que ser menos certeros en su siguiente trabajo. Dos años después, llegaba a nosotros el Ravenous, un trabajo que sin dudas cumpliría con el brutal legado de los holandeses, tanto en calidad como en actitud. Y es que esto no se le puede olvidar a nadie: God Dethroned son el más alto exponente del blackened death metal en el jodido planeta Tierra, y el que niegue tal premisa... que me lo diga en la calle.

Puede que los chicos estos no fueran nunca los más famosos del cotarro, ni siquiera un éxito en ventas pero... una cosa no cambia la otra: cuando God Dethroned sacaban un trabajo nuevo, lo mínimo solía ser un sobresaliente alto, a excepción de quizás discos como The Toxic Touch. Ahora... el legado de God Dethroned está bloqueado por su temprana disolución en 2012, y ver su intachable repertorio no puede hacer otra cosa sino sobrecoger a cualquier banda novata en el blackened death, o... sencillamente al seguidor medio del metal extremo. Desde el Christhunt hasta el Under The Sign Of The Iron Cross.

Como venía diciendo en este Ravenous si nos ponemos quisquillosos el nivel baja, porque tiene que bajar por cojones... otra cosa es que este trabajo no deje de ser un pepino la mar de bestial y asequible, pues sus menos de cuarenta minutos se pasan enseguida gracias a los geniales cortes que componen el álbum. Mucha variedad para el fan si me apuras, pues tenemos tracks que tiran más del death... otros que juegan con el thrash, otros más blackers... y también hay que mencionar a parte los guiños melódicos que pueblan esta composición. Un soplo de aire fresco para este Ravenous que en mi opinión personal termina de hacer notable a este álbum.

"Have you faith these days father?
Have you faith these days?
This is what you fucking call God?"

La violencia toma forma, las guitarras de Sattler y van der Valk ganan fuerza en una especie de mezcla entre su propia música y la cruel obra de Slayer en discos como Hell Awaits. La tormenta death-black sigue avanzando, cada vez con un semblante más oscuro y malévolo. Los guturales de Sattler suenan amenazadores, tratando de intimidar al sacerdote al que ataca verbalmente, pero aún con todo God Dethroned tienen suficiente versatilidad para pisar el freno y llevarnos a un pasaje lento y melódico antes de soltarnos The Poison Apple. Llegados a este segundo tema nos topamos con otra devastadora acometida repleta de riffs crujientes y blast beats imparables y melodías dignas de los mismísimos Dissection. Villa Vampiria prosigue jugando al mismo juego, el juego de God Dethroned, aunque esta vez dando un estribillo más memorizable y adictivo. Resulta complicado describir la versatilidad que tienen los holandeses a la hora de sacar riffeos crudos, melodías mortecinas y juegos de tempos tan naturales. Debo hacer hincapié en el pulido desenlace del track, el cual llega al caos absoluto al arribar el momento del solo (muy slayeresco por otra parte).

Marcando otro capítulo, nos vatimos con Consumed By Darkness, que viene a ser una cover de Macabre End (los que vendrían a ser God Macabre). A decir verdad resulta ser una cover muy fiel, incluso más reforzada de intensidad y melodía, tampoco le faltan los elementos atmosféricos como el viento arreciando y las campanas redoblando con un tono tétrico. The Mysteries That Make You Bleed crea una perfecta aleación de 80% death sueco con 20% de black melódico. Velocidad atronadora, crujiente y obsidiana, de la que vale la ena escuchar y re-escuchar las veces que haga falta. The Iconoclast Deathride saca el clásico medio tiempo pérfido que hacen estos salvajes. En esta ocasión juegan con detalles sinfónicos muy palpables, al estilo Emperor. Esos órganos grandilocuentes y coros a segundo plano los delatan, además de algún que otro pasaje black que por ahí se deja ver. Otro de los grandes momentos del Ravenous. The Crown For The Morbid sacude con renovadas fuerzas, sin desfallecer ni traicionar a su sonido clásico. Y llegado este momento, tras tanto alabar la enorme labor guitarrera y vocal, no queda otra que dejar de escurrir el bulto y mostrar mis respetos ante Tony Laureano, el batería de este Ravenous (un mercenario del metal como pocos).

Ravenous multiplica las revoluciones si llega a ser posible, lo que antaño eran notas salvajes ahora llegan a ser un diluvio destructor, sin pausa ni piedad para nadie. Con razón los Dethroned escogieron este track como tema homónimo del disco; es una máquina de matar perfecta, aunque a mi gusto no es ni de lejos el mejor del plástico. Bien... Hasta ahora God Dethroned están imparables, sin tener nada que lamentar comparándose con su propio Bloody Blasphemy... entonces ¿por qué digo que inevitablemente baja el listón comparándose con semejante opus? La respuesta está en el desenlace del álbum. Autumn Equinox: Winter Campaign, Part 1 nos sale como un interludio que introduce a la segunda parte del mismo nombre (la importante), el problema es que esta primera sale demasiado descafeinada y alargada para mi gusto. La segunda... ok, tiene rasgos de Dissection, a parte de los típicos arrebatos desquiciados de nuestros músicos pero no se, da la impresión de que se montaron una película muy grande para un desenlace tan... en la línea. Que ya os digo, este décimo corte es más que potable, es muy bueno pero tras su intro hasta te deja descolocado. Para cerrar tenemos otra cover, como no podía ser de otro modo en esta ocasión tocan las huestes de Chuck y su afamada Evil Dead. El nivel de la versión es perfecto, suena límpia, clavada y la mar de natural al ser ejecutada por Henri.

En resumen: ¿qué tenemos? Pues una media hora de tralla genuína de God Dethroned, y a parte dos covers (por supuesto bien levadas, de eso no cabe duda) y una intro que psé psé... En resumidas cuentas: una descarga breve pero efectiva. Es por esa razón que yo le pongo cuatro cuernos a este Ravenous de God Dethroned y un 8,25 merecido. Un entero por debajo de su antecesor pero... oye: todavía demostrando que son ellos, solo ellos los que pueden llevar la corona del blackened death metal sin que les quede grande.

Recomendado a los amantes del death metal sueco más veloz y por supuesto a los del black melódico elegante. Todos los que conocemos a los Dethroned sabemos que no defraudan. Jamás.

Henri Sattler: voz, guitarras.
Jens van der Valk: guitarras.
Beef: bajo, coros.

Artistas Invitados:

Tony Laureano: batería.
Danny GoatLord: teclado.

Sello
Metal Blade Records