Gamma Ray – Skeletons In The Closet

Enviado por TenzaZangetsu el Jue, 03/04/2014 - 03:17
717

Disco 1:
1. Welcome (Hansen) - 1:07 (de Heading for Tomorrow)
2. Gardens of the Sinner (Hansen, Zimmermann) - 5:48 (de Power Plant)
3. Rich and Famous (Hansen) - 5:13 (de Sigh No More)
4. All of the Damned (Hansen) - 5:00 (de Land of the Free)
5. No Return (Hansen) - 4:13 (de Insanity and Genius)
6. Armageddon (Hansen) - 9:24 (de Power Plant)
7. Heavy Metal Universe (Hansen) - 7:43 (de Power Plant)
8. One with the World (Hansen, Wessel) - 4:50 (de Sigh No More)
9. Dan's Solo (Zimmermann) - 5:21
Disco 2:
1. Razorblade Sigh (Hansen) - 5:00 (de Power Plant)
2. Heart Of The Unicorn (Hansen) - 4:41 (de No World Order)
3. Last Before the Storm (Hansen) - 4:38 (de Insanity and Genius)
4. Victim Of Fate (Hansen) - 7:00 (del EP homónimo de Helloween)
5. Rising Star/Shine On (Hansen, Schlächter) - 7:52 (de Somewhere Out in Space)
6. The Silence (Hansen) - 6:44 (de Heading for Tomorrow)
7. Heaven or Hell (Hansen) - 4:16 (de No World Order)
8. Guardians of Mankind (Richter) - 5:21 (de Somewhere Out in Space)
9. New World Order (Hansen) - 8:22 (de No World Order)
10. I Want Out (Hansen) - 7:17 (de Keeper of the Seven Keys Part 2 de Helloween) (Bonus Track)

Luego de llevar casi un año en el Portal (desconozco la fecha exacta) creo que ya la gran mayoría de nuestra pequeña comunidad metalera sabe que yo soy venezolano. Para quienes no lo sabían: felicidades, se acaban de enterar. Explico el tema de mi nacionalidad porque no es ningún secreto los delicados y conflictivos momentos que estamos viviendo. No lo digo con ánimos o intenciones de victimizarme; todo lo contrario. Creo que mi país finalmente ha demostrado tener algo de amor propio y a su bandera, resultando en una confrontación contra lo que he considerado como un gobierno anti democrático. Me disculpo con los usuarios que no gustan de la política pero, ¿qué mejor forma de introducirnos al mundo tan peculiar y personal de los alemanes Gamma Ray, abanderados de la escena Power Metal, que con una historia de represión y confrontar a la tiranía en una tormenta de desesperación? Por favor, nuestro maestro de ceremonias en esta épica velada, Mr. Kai Hansen, respira rebelión y destila aires de insurrección.

Si hay un aspecto, un rasgo, de la personalidad de la eminencia del Power Metal puro, Kai Hansen, es el hecho de que es un sujeto que ama la libertad y lo refleja con vehemencia en su música. Si uno lee la gran mayoría de las letras que este teutón ha escrito en su ya extensa trayectoria, podremos percatarnos de su carácter desafiante e insubordinado. Él no se deja subyugar; él escupe en el rostro del opresor y te hace saber que no puede esclavizar el indomable espíritu humano. Podrán, pero jamás lograran acabar con el hambre y el deseo de lucha. Este está diseñado para eso y yo puedo certificarlo.

Algunas personas dicen que la música es solo eso: música. Pero yo discrepo y estoy seguro que más de un metalero secundara este tren de pensamiento. A veces la música puede llegar a ser ese método de escapismo de una realidad que nos sofoca o nos hace sentir asfixiados pero también puede servir como una manera de solidificar tus creencias y sentirte representado por factores externos. En esta situación tan precaria de mi país, debo admitir que las canciones de Gamma Ray y Helloween han sido como un aire de esperanza para mí porque me hace sentir que aún hay esperanza de superar estos momentos de oscuridad. Y de eso siempre ha tratado la música de Kai Hansen: de optimismo y superar la adversidad en todas sus formas. Es un hombre que, a mis ojos, encarna casi todas las idiosincrasias del metalero de estirpe: intrépido, directo, con corazón, talento y genuina interacción con su público. Claro, podemos señalar que su actualidad musical ya no es la más idílica pero tampoco debemos exigir en demasía a un sujeto que no creo una, sino DOS bandas esenciales en el credo. Pocos han hecho eso y Mr. Hansen entra esa selecta cúpula de Dioses Metaleros.

Aprovecho esta reseña para hacer énfasis en la actualidad de nuestro gurú. Con lo que he escuchado en su último álbum, Empire Of The Undead, puedo atestiguar que estamos ya ante un hombre que se está quedando sin energía y sin fuego. Yo no lo tomo tan personal porque el hombre lo ha dado todo y pedirle que siga produciendo clásicos eternos es un incordio monumental. Yo solo le pido garra y que lo que haga en el estudio, sea nuevo o repitiendo fórmulas, sea de calidad. En los últimos años lo veo sin pasión y apagado. Tristemente, tal vez hemos llegado a un punto donde el genio del alemán está siendo tocado por la edad y el agotamiento. No pasa nada; hay quienes están mucho peor y aun actúan como si fueran los otrora innovadores que dominaron la escena. Esos si son dinosaurios extinguidos. ¿Kai? Va por el mismo camino, tristemente. Pero nunca ha renegado del Metal y eso siempre se lo he respetado.

Con Skeletons In The Closet nos encontramos con una de las facetas más importantes del Padre del Power Metal: el tema del directo. Había pasado un tiempo desde que contábamos con una actuación en directo de los Rayos Gamma desde aquel Alive ‘95, en gira del apoteósico Land Of The Free, donde Kai retornó a los Campos Elíseos de los Dioses Metaleros como la eminencia que es. Y con su guitarra rosa, of course. Volviendo al año 2003, Gamma Ray estaban promoviendo el controversial No World Order!. Controversial porque comenzaba una separación entre los aficionados de los teutones; donde un bando pensaba que a partir de este trabajo comenzaron a repetirse sin cesar y el otro que lo categoriza como una gran trabajo, mostrándose más comprensivos ante la falta de innovación de nuestro power metalero favorito. Un principio establecido del Tenzismo es que si ya has demostrado todo en tu carrera, no es necesario que traigas más material revolucionario a la mesa. Solo debes seguir trayendo tralla de la buena. Y No World Order! lo fue. Solo pregunten al fundador de tan selecto grupo de pensadores metálicos como es el Tenzismo. Simplemente no inventas cosas así.

Esta entrega cuenta con una peculiaridad que pocos directos en el género poseen y esa es que el set fue votado vía correo electrónico por los aficionados. El grupo quería realizar un concierto con temas pocos conocidos de su discografía y decidieron darle la última palabra a sus fans. Lo que es justo, si me preguntan. Al final, nosotros somos los que vamos a disfrutar con el concierto y un set acorde a lo que el público desea siempre es un buen aliciente. Como tal, cubre dos conciertos de la gira en 2002: en Barcelona, España (estoy seguro que más de un colega españolete del Portal fue a ese show) y en Estrasburgo, Francia. La producción suena como debe sonar un Live, si me lo preguntan: todo suena claro pero con genuina crudeza. En algunos pasajes, podemos darnos cuenta de la intensidad con la que tocan y casi puedes palpar el sudor de los músicos. Sangre, sudor y lágrimas es el pan de cada día de un amante del Heavy añejo. Y hay pocos individuos que amen el Heavy añejo como el teutón Hansen. Eso lo notamos con su orfebrería melódica y trepidante.

Si hay algo que debemos reconocer a Gamma Ray es que han evolucionado a ser más que el mero show solista de Kai Hansen. Nuestro menudo guitarrista se ha rodeado con buenos escuderos y que le han sido fieles por más de una década. Con una alineación cubierta por músicos de estupendo nivel como son Henjo Richter, Dirk Schläter y Dan Zimmermann, Hansen no puede quejarse a la hora de llevar su selecto material a las tarimas. La alineación clásica de Gamma Ray, para todos los efectos. Habrá quienes prefieran sus primeros trabajos con Ralf Scheepers en el micrófono pero a mí siempre me han gustado los teutones con Hansen en las vocales porque tiene un timbre sumamente reconocible y no carente de calidad. Obvio, no es un Kiske o un Dickinson pero tampoco hay que pedírselo. Uno trabaja con lo que tiene y este Metal God lo hace muy bien con eso.

Gocemos con Skeletons In The Closet. ¿Cuantas veces podemos disfrutar con un directo de temas poco usuales de nuestros músicos favoritos? Casi nunca. Yo desearía que Maiden o Sabbath hicieran algo parecido. Incluso los mismos Helloween. Hasta les dejo a estos últimos el título: Pumpkin In The Closet. Les da carácter, admítanlo. En fin, coloquemos el primer CD y veamos que secretos se ocultan en este closet.

Nos vamos corriendo al escenario –llegamos tarde, coño- y ya inició la introducción Welcome. No pasa, colega; lo nuestro es cuando comienza la tralla y ese ruido del bueno. Cuando recuperamos nuestro aliento de esa corrida, Kai nos da la bienvenida y nos pasa por encima con Gardens Of The Sinner. Power Metal con ese toque tan “maideniano” y el jodido Kai haciendo delicias en las vocales con su tono tan particular. La banda lo hace fenomenal (son unos profesionales, hombre) pero no sé si hubiera iniciado con este tema. Tal vez algo más directo, no sé. El estribillo es 100% Gamma Ray y lo hacen muy bien. El primer tema mide cómo será el concierto. ¿Este? Empezamos bien.

Retornamos a la era Scheepers de la banda con Rich and Famous y aquí se denota a un Kai menos cómodo para poder reemplazar al pelón. Están tocando muy bien y te dejan todo parte por parte. Kai y Henjo son una dupla encomiable de guitarristas y las melodías que hacen son de armas tomar. All Of The Damned y No Return son más deleites de este jodido vendaval de Metal afilado y melódico que es Gamma Ray. Pero Kai, ese zorro viejo, sabe que hay que metiendo lo mejor de a poco. Esto es solo un aperitivo, nene; no impacientes.

Uno de mis temas favoritos de la banda y de ese algo infravalorado Powerplant se nos concede: Armageddon. Velocidad pura y Kai erigiéndose como un gurú del Metal (lo que es). No hay que olvidar a los cracks que lo acompañan y como estos temas suenan más fuertes en vivo, sin dudar que el hecho que es la misma alineación que hizo estas canciones en el estudio. Eso ayuda y mucho porque hay una mayor confianza y comodidad en estas tonalidades. Una épica que no tiene perdida; una perfecta mixtura de todos los elementos que hacen a la banda tan genial. Lo de Zimmermann en la batería es de infarto; como mantiene el doble bombo, señores. Bueno, el público está comprometido y corea ese breve pasaje melódico. Un tema festivo como Heavy Metal Universe siempre cae bien luego de ese apocalíptico tema que nos habían lanzado. Aquí se muestra ese lado más ochentero y clásico de la banda pero no debes perdértelo ya que es perfecto para el plano del directo. El público lo sabe y por eso se dejan llevar por el buen hacer de nuestro frontman. Estupendo. Estamos gozando como unos enanos, ¿eh? Pero pueden mejorar. Aun siento que pueden hacerlo mejor. Tal vez le tengo mucha fe a Hansen y a sus escuderos.

Uno de mis temas predilectos de la banda siempre ha sido la reflexiva e increíble One With The World. Aquí tenemos el lado más filosófico y crítico del mundo del alemán y hace una gran interpretación. Ya había regrabado esta canción para Blast From The Past; colocando su voz por la de Scheepers. Esta me gusta más. Genial como aceleran el paso. Paso vencedor, por cierto. Apoteósica la interpretación y como la banda lo da el todo por el todo. Sabemos que el Kai sufre en directo pero su actuación es totalmente loable. Una canción soberbia empleada con el nivelón que se merece. Luego de un solo de batería monstruoso de Dan (para lo que sé de baterías, por lo menos), pasamos al segundo CD. Fue bueno pero siento que pudo haber sido mejor. ¡Seguimos!

Iniciamos este CD con Razorblade Sigh (este no es tan poco conocido) y la cosa no pinta nada mal. Siempre he sido más de este segundo CD y creo que más de uno compartirá esa opinión conmigo. Una de esas canciones guapas de Gamma Ray y que les queda muy bien. Siempre me ha gustado esta canción pero esta versión no me convence tanto como la de estudio. Heart Of The Unicorn es un trallazo tremendo de la banda y una de sus mejores composiciones. Me encanta como se desgañita con su tono tan mierdoso pero aun así queda bien. Es un fuera de serie en ese aspecto. Last Before The Storm es una de las canciones que más me llaman la atención por su grandilocuencia y lo bien que la llevan al directo sin el calvo de Primal Fear; me ha sorprendido en realidad. Tal vez algunas de estas canciones no sean de las más originales en el credo y la banda peca de fría en algunos pasajes de la actuación pero nadie puede reprochar su nivel y profesionalismo.

Nos dejamos de ñoñerías y deciden lanzar una bomba nuclear del más fino, brutal y afilado Speed Metal: Victim Of fucking Fate. ¡Ohhhhhh, siiiiiiiiii! Aquí Kai se aprovecha de su pasado con unas ciertas calabazas y ese riff introductorio nos introduce en una vorágine de velocidad pura. De esas canciones que hacen historia y escuela. Aunque soy más de Kiske, Hansen lo hacen realmente bien y su banda la toca con ferocidad. No importa en qué plano o situación escuchemos esta canción; siempre será un deleite y placer absoluto. Es simplemente legendaria y apoteósica. Una maravilla. Esta interpretación sola merece una ronda de ovaciones.

No habían tirado de su memorable Somewhere Out In Space pero no teman que ya viene en camino con Shine On. Luego de su molona introducción, Rising Star, la banda parece ponerse las pilas y rinden mejor que en estudio. Hasta ahora, el concierto había sido correcto pero no mejor que en estudio. Ahora parecen estar más motivados y esta probadita del mejor Power Metal lo demuestra. Cualquier retazo de ese pedazo de álbum es apreciado, si me lo preguntan. Luego vamos atrás; a los tiempos del debut Heading For Tomorrow. The Silence inicia como una balada y siempre me ha parecido raro escucharlo en estas tesituras puesto que su voz está más hecha para entornos más duros y afilados. Una gran pieza para quien conocer un lado más gentil de uno de los hombres más pesados de la escena. Nah, solo bromeaba. Antes de que se pongan muy azucarados y dulces, convierten esto en algo más guitarrero y duro. Vamos, son Gamma Ray.

Sigue una pequeña triada del más puro Power Metal, iniciando con Heaven or Hell. Aquí se mostraban los primeros indicios de la falta de creatividad de Hansen en el Siglo XXI, puesto que el arreglo de esta canción les recordará y mucho a su clásico I Want Out de su antiguo grupo. El grupo y el público están entregados pero debo decir que esta canción nunca me ha gustado mucho. En el otro lado de la moneda, me encanta Guardians Of Mankind. Aquí si estamos hablando de palabras mayores con esa mixtura del sonido clásico de la banda con un ligero toque de Progresivo. El tema título del álbum que estaban promoviendo termina esta interesante (por lo menos) cruzada de los Gamma Ray por las tierras de los directos.

Una muy buen colección de actuaciones es este Skeletons In The Closet. Podemos señalar que tal vez se pudo haber pedido algo más de garra en algunas partes. Cierto, al principio dije que la banda lo dio todo pero siento que algunas canciones requería de más empuje y potencia. Siempre he creído que los mejores directos son aquellos que mejoran a las canciones pero en este directo ese no es el caso. Sin mencionar que se dejan en el baúl temazos poco conocidos como The Winged Horse, Lake Of Tears o Anywhere In The Galaxy. Finalmente, la voz de Kai: lo da todo pero debo decir que en vivo es algo limitado. Y con todo lo que he criticado, debo decir que Gamma Ray, en 2003, lo hacían muy bien.

Tres cuernos (altos) para Skeletons In The Closet. Kai Hansen: enemigo de la tiranía.

• Kai Hansen – Vocales, guitarras
• Henjo Richter – Guitarras, voces de fondo
• Dirk Schlächter – Bajo, voces de fondo
• Daniel Zimmermann – Batería, voces de fondo
Invitado:
• Axel Mackenrott – Teclados, voces de fondo

Sello
Metal-Is Records.