Firewind - Days Of Defiance

Enviado por MetalPriest el Lun, 23/09/2013 - 19:05
489

1. The Ark Of Lies
2. World on Fire
3. Chariot
4. Embrace The Sun
5. The Departure
6. Heading For The Dawn
7. Broken
8. Cold As Ice
9. Kill In The Name Of Love
10. SKG
11. Losing Faith
12. The Yearning
13. When All Is Said And Done

Conocí a Firewind gracias a la Metal Hammer, revista que… bueno, no llegué a comprar muchas más veces. La cuestión es que cuando compré por primera vez esa revistilla uno de los noticiones era la salida de este Days Of Defiance. Cuando me lo escuché por primera vez no me hizo mucho tilín pero… tenía algo. Algo me enganchaba, me forzaba a volver a darle cera a pesar de medio-disgustarme. ¿Curioso no?

Bien, han pasado unos pocos años desde aquellos días, y (modestias aparte) tengo un oído bastante mejor entrenado y más receptivo. Ahora, al escuchar este Days Of Defiance me embarga un sentimiento de nostalgia y también un inmenso placer. A fin de cuentas es un buen disco: directo, virtuoso (cuando hace falta) y cañero. Un buen continuador de The Premonition (2008) e incluso del anterior Allegiance. ¿Por qué? Porque la banda se asentó definitivamente con Apollo y eso tenía que pasar tarde o temprano. El estilo ya no cambiaría mucho más y este detalle se veía venir. Los que alguna vez os metisteis en su obra, ya sabéis cuales son las premisas de Firewind, y los que no… sabed que suena al típico power metal americano con crudos y sutiles rasgos thrash (muy anecdóticos), todo esto con la estupenda labor de Gus G y la buena interpretación de Apollo Papathanasio. Con el paso de los años y sobre todo de los últimos meses fui encariñándome de la voz del sueco de ascendencia griega, porque confieso que en un principio no lo tragaba nada. Y es que el tío tiene un buen vozarrón y sabe lo que hace (como buen profesor de música que es), era cuestión de tiempo sucumbir a sus encantos supongo.

Con todo esto quiero decir que a lo largo del tiempo la banda fue calándome más hondo, porque Firewind sin ser unos jefazos al menos son buenos y disfrutables. Grecia no suele aportar muchas bandas pero las que da, suelen mantener el listón. Solo me queda una pregunta por formular: ¿Os mola el Power americano fácil de escuchar? De ser que sí, este es vuestro barco, amigos míos. Montad.

Una guitarra española interpreta a la calma que precede a la tempestad que es The Ark Of Lies, tema power comercial pero muy potente. Apollo nos muestra un estribillo evocador entre los cortantes y speedicos riffs de Gus y Bob. Pero como siempre, el gran mérito se lo lleva Gus G que se marca unos punteos y melodías tremendas. World On Fire suena más melódica en su mayor parte aunque también nos muestra pasajes más crudos y oscuros. Es menester remarcar el trabajo de Mark Cross, todo un máquina. Y así vamos avanzando de canción en canción hasta Chariot, tercer track; ahora las guitarras suenan bastante más pausadas para dejar mayor protagonismo a Papathanasio y su impresionante voz. En este corte tal vez la fuerza sea inferior a la de los anteriores cortes pero al menos se rescata gracias a los solos de Gus (guitarra) y Bob (teclado).

Embrace The Sun nos trae unas melodías más potables y un estribillo inolvidable y curradísimo. Las guitarras suenan sencillamente cumplidoras durante la mayor parte del tiempo, sin mucho que señalar. The Depature es un hermoso interludio de teclado que nos lleva plácidamente a Heading For The Dawn, pieza currada y heavy. Mucho ritmo cabalgador y un duelo de guitarras y teclados por todo lo alto. Temazo. Broken nos mezcla acústicas con eléctricas en una canción algo moñas pero con un estribillo impresionante y genialmente interpretado por Apollo. ¡Qué forma de entonar! Cold As Ice continúa con las acústicas pero por poco tiempo, en seguida saca la artillería con unas guitarras duras y cortantes, Apollo canta con un deje amargo siguiendo el marcial compás que marca Mark con sus baquetas.

La novena canción es Kill In The Name Of Love, que anima un poco más la fiesta con sus speedicas melodías y sus riffs heavies. Ojo al punteo de marras sobre todo, Gus es un crack. Firewind no son ni serán jamás una banda mítica, siempre lo he dicho. No obstante trabajan cojonudamente y no suelen fallar, y eso también es algo difícil de rebatir. A continuación tenemos la instrumental-progresiva SKG, que no es ninguna intro ni nada por el estilo, es una jodida maravilla a nivel técnico e instrumental. Todos los instrumentos funcionan como engranajes perfectamente colocados en una maquinaria que cumple con su cometido, y en el centro está la enorme e interminable lucha entre Gus y Bob a cuerda y tecla, a púa y dedo. Una pasada.

Losing Faith sale melódica y comercial, floja para ir resumiendo. Todos los miembros del grupo parecen ir a medio gas, o al menos es lo que parece tras la monstruosa SKG. The Yearning recupera la intensidad que buscábamos con unas hachas pletóricas y un Apollo que va a por todas; sin miedo a alcanzar agudos cercanos al límite de su garganta. Mark sigue machacando como siempre, sin hacer virguerías nuevas pero cumpliendo. Nuevamente Gus y Bob lo dan todo, para no variar. Y es que ninguno de estos dos músicos merece ser despreciado bajo ningún concepto. Rematamos con When All Is Said And Done, pieza final y de similares características a su antecesora. Vamos, otra descarga heavy-veloz. No es tan buena como The Yearning pero se disfruta.

Ahí queda el penúltimo cañonazo de Firewind hasta la fecha. Como dije al comenzar es un digno predecesor de The Premonition, tal vez algo más simplificado pero rebosante de calidad de todos modos. Comercial podría ser la palabra más acertada, pues es más fácil de escuchar y suena igualmente bien. Aunque claro, el Premonition sigue siendo superior por razones obvias. Otro detalle positivo sobre este Days Of Defiance es la labor vocal de Apollo, que da rienda suelta a su talentosa voz y canta de un modo más versátil.

Para no alargarme, diré que califico este Days Of Defiance de Firewind con cuatro cuernos pelados y un 7,25 puesto que posee un enorme trabajo compositivo y vocal y a penas flojea en dos canciones puntuales (que tampoco es que lleguen a aburrir).

Apollo Papathanasio: voz.
Gus G: Guitarra solista.
Bob Katsionis: guitarra rítmica y teclado.
Petros Christo: bajo.
Mark Cross: batería.

Sello
Century Media