Emperor - As the Shadows Rise

Enviado por Hawkmoon el Sáb, 06/10/2012 - 17:55
415

1. The Ancient Queen
2. Witches Sabbath
3. Lord of the Storms

Segundo EP de Emperor, chatín. Magia obsidiano-infernal hecha guitarreo. La polla.

Justo después de nacer el jodido "In the Nightside Eclipse", justo después de sentar cátedra, y por siempre, en el cotarro blacker, de demoler a los dioses e instaurarse ellos en su trono, aparece "As the Shadows Rise", regrabación de tres temitas de su primera demo, "Wrath of the Tyrant".

Había que seguir exprimiendo, no hay que dejar que el oyente pierda interés. Hay que seguir al pie del cañón mientras no se edite la continuación al discazo 94. No pueden existir espacios en blanco en el momento de gloria de un combo, siempre deben andar presentes en el corazón de la fauna oscurota.

Llegar a la cima no es lo jodido. Lo jodido es mantenerse, seguir siendo peligroso en lo alto, no perder el filo salvaje. Llamarte Emperor y no ser la máxima institución sería jodido.

El EP mejora el sonido, la onda que se nos vendió desde el rugido inicial. Más medios, más madurez, más técnica, y maldad perfeccionada. Así no pueden fallarnos. Es imposible.

La banda, y con su más mítica formación (Samoth e Ihsahn junto al futuro trasgo techno de Mortiis y el gay-killer de Faust), rehaciendo parte de su material primigenio. Nos nos vamos a quejar. Simplemente, y en honor al puto Lucifer, vamos a disfrutar como enanos. Sangre, muerte, Gustav Doré, nihilismo y ocultismo molón. ¿Qué más le puedes pedir a la música extremoide?

"The Ancient Queen", la primera en saltarnos a la yugular, ya nos hace temblar de gustico. Las guitarras, tenebrosas, crujientes, rasposas y heladas, y que no se niegan derroches técnicos e intrincadetes, se hermanan con la batería ultra-destrozona de Faust y con la voz de Ihsahn (que parece que nos aulla desde otra dimensión) para darnos de lleno. Los teclados, más prominentes que su anterior etapa, ya nos descubren el futuro del combo, el concepto sinfónico llega más, y se instaurará como definitivo en el reino Emperor. Un tema altamente malsano, acojonantemente atmosférico. Un puente entre el salvajismo astral de "In the Nightside Eclipse" y el barroquismo desolador de "Anthems to the Welkin at Dusk". Rehaciendo un temita pasado, y enfrentándose al mañana. Llevando su sonido bathoriesco más lejos. Al más allá.

"Witches Sabbath" tiene un caminar mucho más reposado, aunque no por ello deja de ser un track certero, con magnetismo. Ihsahn canta de formas diversas (en una anda alocado total, como poseído por un demonio sumerio, y en la otra se enfoca más en la onda growler) y todo vivirá a caballo entre el desasosiego, el pavor y la entrega a lo místico. Una movida astral, muy pulida, que no se niega el romper columnas vertebrales, el sonar realmente blackero-atolondrantes. Alternando la brutalidad, las puras y duras tinieblas, con la técnica y la elegancia. Una estructura cojonuda, cimientos bien sólidos. Lo majestuoso siempre irá de la mano de la violencia en el mundo sonoro de los noruegos. Y de ahí, joder, lo grande de su premisa. Lo que les hace inmortales.

"Lord of the Storms", cafre y afilada, muy cortita, y casi desbocada, es la que nos espanta ahora. Y finiquita la obra. Tormenta decibélica, descontrol absoluto. Black Metal esquizofrénico, en la frontera entre lo humano y lo infernal, voces de auténtica ultratumba (demasiado idas de la olla, todo hay que decirlo) y tensión. Primario y cavernícola. No luce tanto como la tremebunda "Ancient Queen" o "Witches Sabbath", pero no es una tragedia. Es puro Emperor en sus comienzos. Justo empezaban a dominar los elementos.

4 cuernos (bajos) para "As the Shadows Rise".

Dos joyazas de track, que merecieron vivir en "In The Nightside Eclipse", y un buen bofetón vampírico-vikingo. Emperor en su periodo-cima, y demostrándolo.

Ihsahn: Voz, guitarra y teclados
Samoth: Guitarra
Mortiis: Bajo
Faust: Batería

Sello
Nocturnal Art Productions