Eloy - Power And The Passion

Enviado por MetalPriest el Jue, 24/10/2019 - 12:32
3484

1. Introduction
2. Journey into 1358
3. Love Over Six Centuries
4. Mutiny
5. Imprisonment
6. Daylight
7. Thoughts of Home
8. The Zany Magician
9. Back into the Present
10. The Bells of Notre Dame

Esta es una de las pocas veces que el peso de una historia, por muy fantasiosa que sea, es capaz de conmoverme y hacerme valorarla por sobre la propia música. Por supuesto, no hay relato que valga la pena en un disco conceptual si la música no está lo suficientemente a la altura… pero en el caso de Eloy, la duda ofende. Estoy hablando de Power And The Passion de 1975, el cuarto álbum de estudio de los alemanes comandados por Frank Bornemann, y uno de los discos más entrañables que jamás escuché del rock progresivo de la década de oro. En mi opinión, entiéndase.

Veréis, Power And The Passion va de un chaval de buenas notas que está en el estudio de su padre (un científico que experimenta con drogas que alteran la línea temporal), y… en medio de una reflexión existencial, bebe accidentalmente de un vaso con la droga. Y ¡Pluf! El prota (Jaime) viaja a algún lugar cercano a París en 1358. Allí Jaime conoce a Jeanne, una hermosa adolescente hija de un señor feudal y… hablan de sus problemas. En esa situación, compartiendo inquietudes, comparten un porro de marihuana y con este, un momento inolvidable. Luego, para ganarse el favor del padre de la chica, Jaime se une a este para tratar de derrotar a una insurrección de campesinos contra los nobles (a pesar de empatizar más con la causa campesina). Este suceso es real, por cierto, podéis encontrarlo aquí.

Sea como fuere, Jaime es herido y encarcelado por los amotinados, y posteriormente liberado cuando los insurrectos son derrotados. Esa mala experiencia lleva a Jaime a la conclusión de buscar una manera de volver al presente junto con Joanne, con lo que visita un anciano ermitaño que tiene fama de ser hechicero, el cual lo devuelve al presente pero sin su amada. En el presente, Jaime se siente extraño, y aunque agradecido de estar de vuelta en su época, lamenta el no tener a su amada Joanne con ella: La melancolía y los recuerdos amorosos no le abandonarán jamás.

Este viene siendo el “resumen”. Como veis, la historia es bastante imaginativa y… ¿por qué no decirlo? tierna, ¿no? Pasa que está llevada con tanta emotividad y dinamismo que al final llega a transportarte allá. Por alguna razón, soy capaz de ponerme en la piel de Jaime, y hasta puedo ponerle cara a Joanne; es un romance idílico enredado en un trasfondo histórico interesante. Y… por encima de todo esto, quiero insistir en que la música da la talla, y no solo con calidad, “poder y pasión”, no… es que la música acompaña a la historia y se adapta a ella de manera fenomenal, consiguiendo una cohesión bastante completa. Incluso algunos personajes hablan con voz propia y esta se acopla a la perfección con la instrumentación, o… ¿más bien al revés, ah?

Resaltaré un par de temas que para mí hacen que este álbum sea algo especial de verdad. El primero de todos, claramente sería Love Over Six Centuries, que relata el momento en el que Jaime y Joanne hablan por primera vez y surge la magia. La música funciona como mero acompañante, pero con un buen hacer, una riqueza y delicadeza impresionante. No os perdáis detalle alguno. Ningún músico se está comiendo los mocos aquí, todos están construyendo la escena, y en el momento de “spoken word” es tremendo como todo se conjunta e intensifica. Juro por Dios que cada vez que escucho esta pieza e incluso mientras escribo estas líneas mi corazón late con una intensidad fuera de lo normal. Bestial el agudo final de Frank Bornemann al final del pasaje hablado. Desgarrador.

Mutiny, la canción sobre el amotinamiento y la determinación de Jaime de ayudar al padre de Joanne para protegerla (según cree), es otra canción remarcable; caracterizada por la solemnidad, belicismo de los instrumentos. Es un momento intenso en el cual el prota toma una decisión en contra de sus ideales y creencias por amor ciego, dispuesto a luchar y morir por ello. Y… por último, para no alargarme y aburrir, TENGO que destacar también The Zany Magician, que es LA CANCIÓN del hechicero. Aquí Eloy se ponen los colgantes con cruces a lo Sabbath y nos ofrecen una canción que, si bien es muy muy deudora de Sabbath Bloody Sabbath e Iron Man, despunta por su excentricismo y sensacional uso de las voces. Un auténtico despiporre heavy-psicodélico. De escucha obligada para todo aquel que quiera conocer dignamente la trayectoria de esta banda.

Power And The Passion destaca por los atributos que reza el título, el dinamismo, efectismo y el feeling. Sé que me repito como el ajo, pero así es. Puede que como disco de prog rock no termine de ser algo fuera de serie. De hecho sé que tiene un estilo bastante estándar; con dejes King Crimson, Jethro Tull y quizá Camel… es evidente, sí. Pero ¿qué pasa? Que no solo cuenta el virtuosismo y ser súper-progresivo. También cuenta el dichoso feeling, la fluidez… el encanto. Y ahí Eloy ya pueden considerarse unos grandes. Nunca a la altura de los británicos lógicamente pero grandes al fin y al cabo. Banda entrañable Eloy. Digna de defender y valorar con la insistencia de un necio.

Objetivamente, yo le pongo un 7,75 y cuatro cuernos sólidos. Dejando la imparcialidad a un lado… esto no me baja del 9 ni de coña. La pregunta es: ¿Quieres ser un robot hoy o dejarte llevar por el Power And The Passion?

Frank Bornemann: voz y guitarras.
Manfred Wieczorke: órgano, piano, mellotrón y sintetizadores.
Luitjen Janssen: bajo.
Detlef Schwaar: guitarras.
Fritz Randow: batería.

Sello
Electrola