DragonForce - Maximum Overload

Enviado por Marcapasos el Sáb, 16/08/2014 - 22:15
1031

1. The Game (4:56)
2. Tomorrow's Kings (4:06)
3. No More (3:45)
4. Three Hammers (5:47)
5. Symphony of the Night (5:19)
6. The Sun is Dead (6:24)
7. Defenders (5:47)
8. Extraction Zone (5:06)
9. City of Gold (4:40)
10. Ring of Fire (Johnny Cash cover) (3:15)

*Bonus Tracks*

11. Power and Glory (5:06)
12. You're not Alone (4:38)
13. Chemical Interference (5:12)
14. Summer's End (5:29)
15. Fight to be Free (Shadow Warriors cover) (4:46)
16. Galactic Astro Domination (1:33)

DragonForce es una banda más que conocida por los parajes del reino Power. Y, tras discazos como “Valley of the Damned” o “Sonic Firestorm”, mas clasicazos como “Through the Fire and Flames”, que hoy día forman uno de los pilares culturales más importantes en la formación del power metalero, ¿cómo no podía ser de otra forma?

Y adivinad qué, mis queridos drugos: traen nuevo disco. El que será lanzado este 18 de agosto, llevará por título “Maximum Overload”, dejando bien claro el asunto de que será una verdadera sobredosis musical. Y es que así se han caracterizado los anteriores discos de esta banda multicultural: por la extrema velocidad y la potencia sin límites (en numerosas ocasiones se les ha catalogado como “Extreme Power Metal”).
Sin embargo, esto no es lo único que pretenden traernos con “Maximum Overload”. El guitarrista Herman Li prometió ofrecer temas con mucha diversidad (más adelante veremos a qué clase de diversidad se refería Herman). Además, es el segundo disco de la banda con Marc Hudson al micrófono, quien ya hizo su debut en “The Power Within”, donde demostró sus excelentes dotes vocales.

Antes de empezar el análisis del álbum, prestémosle atención a la pedazo de portada que se traen esta vez, mostrando al ser humano abrumado y atrapado en una dantesca red digital. Básicamente éste es el tema a tratar en este disco: “la sobrecarga de información a la que nos vemos sometidos día a día”. O lo que es más, en palabras de Li:

”Estábamos en un aeropuerto, rodeados por pantallas de TV, pantallas con información de los vuelos y pantallas con anuncios. Miramos alrededor y nadie decía nada, todos miraban más pantallas, en tablets, portátiles y móviles. No se puede escapar de esto, ¡es una sobrecarga de información total!”

Empezamos el disco con "The Game", el comienzo de disco más directo de toda su discografía. Es un tema cuyas melodías entran a toda mecha, dejando muy buen sabor de boca. Como curiosidad, a la hora de componer la canción, la banda se inspiró en el “Reign in Blood” de Slayer y en “Beneath the Remains” de Sepultura. Todo esto es notable en la velocidad y desenfreno que presenta instrumentalmente (siendo, por palabras de la propia banda, la canción más rápida de DragonForce, corriendo a 240 bpm). Por otra parte, en la canción participa Matt Heafy, vocalista y guitarrista de Trivium. No obstante, también merece mención la monstruosa batería que retumba sin cesar, obra de Dave Mackintosh, el cual, desgraciadamente, verá su última participación en la banda en este “Maximum Overload”, siendo reemplazado para próxima gira y discos por Gee Anzalone.
Pasamos a "Tomorrow's Kings", donde se presentan, al igual que en “The Game”, unos DragonForce en plena forma, ofreciendo las melodías que tanto les ha caracterizado. Por su parte, "No More" da buenos y encarnizados momentos (con un simplón, pero pasable, estribillo). A ciertos momentos se da algún que otro aire a “Sonic Firestorm”. De nuevo, cuenta con la participación de Matt Heafy.

Disminuimos la velocidad con "Three Hammers", donde presenciaremos a los DragonForce más épicos y heavies. Es un tema muy diferente a lo que han hecho en su trayectoria musical, con unos riffs que recuerdan mucho a los Manowar más clásicos, y un buen estribillo que podría dar muchos frutos en vivo. “Three Hammers” es un tema muy bien conseguido, la innovación se agradece.
Si antes veíamos a los DragonForce más duros, presenciaremos el lado más neoclásico de la banda con "Symphony of the Night", uno de los mejores temas del disco, que recuerda mucho a bandas como Stratovarius, Dark Moor o Dragonland. Por mi parte, que sigan realizando piezas así, la verdad es que les ha salido un producto sublime. Además, el instrumental luce para callar bocas, impresionante de veras.
El sexto track, "The Sun is Dead" posee una buena propuesta de Power melódico, aunque podría haberse llegado un poco más lejos, aunque el producto en sí es muy disfrutable.

El disco sufre un giro bestial al empezar "Defenders", el primer track del álbum que la banda dio a conocer en su versión demo. La canción posee mucha caña, tremendos riffs, poderío vocal y, una vez más, a Matt Heafy en los coros. “Defenders” tiene toda la pinta de ser una de las citas obligatorias en los futuros set-lists de su próxima gira. El tema arrasará, de eso no cabe duda.
DragonForce sigue metiendo tralla con la estrambótica "Extraction Zone", tema con muy buen ritmo, y un instrumental de lo más informático y computerizado, en plan 8 bits (como llegan a ser numerosos temas de la banda, aunque esta vez resulta más exagerado y pronunciado).
"City of Gold" es un tema un tanto más alegre (melódicamente hablando), donde se aprecian buenos sintetizadores de base y mucha velocidad.

La edición corriente del disco cierra sus puertas con "Ring of Fire", grandísimo cover del mítico Johnny Cash. Cabe decir que DragonForce ha sabido darle su toque insignia a la canción, dejando su huella personal en ella, pero respetando el sentimiento que la melodía influía en el oyente (aquí dejo la versión original).

En las ediciones especiales podemos encontrar seis bonus tracks (seis, ni más ni menos…), véanse las hímnicas "Power and Glory" y "You're not Alone", la extravagante "Chemical Interference", "Summer's End" (que no me termina de cuajar con el resto del disco), "Fight to be Free", cover de Shadow Warriors (banda fundada por el guitarrista Sam Totman) y, por último, "Galactic Astro Domination" (menudo nombre, ¿verdad?), frenético y breve instrumental grabado en 2013 para un curioso, pero divertido, comercial de la empresa Capital One.

Positivamente, con “Maximum Overload, se nos da la oportunidad de escuchar a los DragonForce de toda la vida, que, pese a las buenas innovaciones y los cambios de ritmo en algunas de sus nuevas canciones, se refleja el espíritu característico de la banda, por no decir que la música es más que exquisita.
En contra de estos pros, podemos decir varias cosas que bajan mucho el puntaje final del álbum: primero, que el disco se encuentra terriblemente saturado, uno se llega a cansar tras 50 minutos de Power Metal extremo, y la ausencia de baladas (aspecto casi obligatorio en cualquier disco de Power Metal) contribuye a este mal. Es más, el asunto empeora con los seis bonus tracks, una cantidad realmente excesiva, y una verdadera putada para los compradores del disco; y segundo, el disco bien puede pecar de monótono en ciertas ocasiones, haciendo alarde de unas melodías que siguen una y otra vez un esquema central muy similar.

Pero que lo malo no quite lo bueno. Se podría esperar más de un disco de DragonForce, pero bien es cierto que ofrece buenas dosis de entretenimiento, y varios temas que pasarán con mucho éxito a la historia del grupo y la garantía de que con las escuchas mejora enormemente. Sumándole a ello una masterización sobresaliente, llevada a cabo en Suecia por Jens Bogren, se percibe a “Maximum Overload” como un disco que, por muy poco, se acerca a una puntuación de notable.

Una nueva joya para los más fieles seguidores de DragonForce. Un mareo insufrible y un verdadero dolor de cabeza para sus detractores. Tres cuernos medio-altos, sin más dilación, un 6.9/10 para ser precisos.

Marc Hudson / Voz
Herman Li / Guitarra , coros
Sam Totman / Guitarra, coros
Vadim Pruzhanov / Teclado, coros
Dave Mackintosh / Batería, coros
Frédéric Leclercq / Bajo eléctrico, coros

Sello
Metal Blade Records