Blut Aus Nord - Deus Salutis Meæ

Enviado por MetalPriest el Lun, 20/01/2020 - 13:37
3721

1. δημιουργός
2. Chorea Macchabeorum
3. Impius
4. γνῶσις
5. Apostasis
6. Abisme
7. Revelatio
8. ἡσυχασμός
9. Ex Tenebrae Lucis
10. Métanoïa

Siempre vamos a poder disfrutar de cualquier álbum de Blut Aus Nord, sea cual sea… y de hecho, hoy voy a dedicar un pequeño texto para defender a este incomprendido hijo bastardo de Vindsval. No podemos olvidar que buena parte de la enorme discografía de BaN está compuesta por trabajos de índole disonante e incluso con dejes black-industriales que… siendo sinceros, son bastante “marca de la casa” a estas alturas de la película. En esta categoría vendría a situarse el disco que nos ocupa hoy: Deus Salutis Meæ, de 2017.

Estamos ante uno de esos discos que no añaden nada nuevo sobre la mesa salvo quizás una revisión de lo anteriormente parido en otras placas. Es como una especie de cruce entre los álbumes de la etapa 2001-2007 junto con pequeños detalles de la saga 777 (20011-2012), pero sobre todo hablamos de la etapa que va del Work Which Transforms God al Odinist, ¿Por qué? Pues porque el bueno de Vindsval se centró sobre todo en despedir su black metal más artificial, disonante, vanguardista y fantasmagórico. Puede que a alturas de 2017 estas sonoridades no sean tan impresionantes como diez o quince años al pasado, pero por otro lado, cuando se compuso Deus Salutis Meæ, tengo bastante seguro que Vindsval pretendía repetir las proezas del pasado pero con un extra de feeling. No pretendo decir que este álbum sea flojo o esté poco esmerado, precisamente al contrario. Pienso que el francés intentó utilizar esas sonoridades tan jodidamente complicadas de ejecutar y cohesionar y creó un álbum capaz de resultar asequible y entendible. Y eso hay pocos músicos capaces de conseguirlo.

Ahora bien: ¿Qué sucede con Deus Salutis Meæ que tiene mosca a más de uno? Pues que es un álbum breve, “sencillo” y no exento de “relleno” en forma de cortos tracks de “ruido”; ruido que por otro lado ya teníamos más que oído en discos como The Mystical Beast Of Rebellion o The Work Which Transforms God mismamente. La diferencia es que en Deus Salutis Meæ quitas esos pasajes y te restan menos de treinta minutos reales de música, lo cual… entiendo que fastidiará a más de uno, pero ¿por qué alargar un álbum que funciona perfectamente en una dosis tan pequeña? Quiero decir: con lo que dura no aburre a nadie, y como ya he dicho, es un álbum que se mueve en la línea de otros tantos anteriores de la banda. ¿Para qué alargarse entonces? No tiene por qué hacerse. Pero sí que se puede hacer mejor.

En esta obra tenemos la fortuna de contar con ritmos versátiles, riffs de guitarra erráticos, difuminados y sucios y un Vindsval terrorífico al micro. Y de toda esa mezcolanza, se viene el álbum disonante que algunos estarían esperando, pero también otros que se encontraron el desafortunado continuador del Memoria Vetusta III. Claro. Con semejante precedente… todo queda pequeño, y más un álbum de media hora. Lo curioso es que a veces da la sensación de que algunas canciones terminan abruptamente, sin hacer justicia a la genialidad previamente desplegada. Eso sí que tiene algo de delito. Vale que en el estilo que firman Blut Aus Nord aquí no es algo muy importante el ofrecer remates de canciones súper-pulcros… eso está claro, pero hay canciones que parecen evolucionar de manera tan elaborada que… sencillamente jode ver que no terminan bien. Es el ejemplo de temas como Impius o Revelatio, que suenan de puta madre pero terminan abruptamente dejándonos a merced del siguiente track sin menor aviso.

De algún modo, parece Deus Salutis Meæ llegó con ciertas taras hasta el respetable, pero a su vez ofrece un black de lo más personal y seductor. Es una sonoridad de la que tengo hablado tantas veces que simplemente me niego a describir otra vez. Únicamente me limitaré a invitaros a escuchar este álbum de BaN si no lo escuchasteis.

Tres cuernos enormes merece el Deus Salutis Meæ. Un 6,75. Tiene mucho potencial dentro… casi que hasta merece una versión 2.0, lo entenderán los que ya lo hayan escuchado.

W.D. Feld: baterías, teclados y electrónica.
Vindsval: voz y guitarras.
GhÖst: bajo.

Músico de Estudio:
Taysiah: voz.

Sello
Debemur Morti Productions