Blood Incantation - Starspawn

Enviado por Kaleidoscope el Jue, 29/06/2017 - 06:18
3945

1. Vitrification of Blood (Part 1) (13:38)
2. Chaoplasm (05:43)
3. Hidden Species (Vitrification of Blood Part 2) (06:57)
4. Meticulous Soul Devourment (04:20)
5. Starspawn (04:28)

Disco completo

Death Metal…con el tiempo el género se ha ido evolucionando y otras veces involucionando, el devenir del tiempo ha hecho que gran parte de su esencia se haya desvirtuado. Muchos le han quitado la mugre, cuando precisamente ello es la gracia, lo peor es que muchas bandas modernas intentan tapar su incapacidad de crear riffs con melodías de casiotone cutres editadas en FL Studio…esto a veces resulta y otras veces resulta siendo un desastre estrepitoso. Pasa que en la actualidad conseguir buen metal es una lotería, no es como en los principios de los 90´s y finales de los 80´s, cuando se sacaban bandas de Death Metal increíbles hasta por accidente. Hoy en día la búsqueda tiene que ser más escrupulosa y meticulosa, hay mucha fruta podrida, sin embargo, no todo está perdido, entre tanta producción plástica y poco creíble hay una esquina donde no pega la luz. BLOOD INCANTATION es esa esquina que no se ha olvidado de que se trata esta música.

BLOOD INCANTATION son una joya exótica en peligro de extinción, no porque revivan glorias pasadas, no, bandas revival que calcan la vieja escuela hay patadas, sino porque BLOOD INCANTATION son capaces de sonar “old school” sin sonar al refrito Nº4587. Si yo no miro la fecha de publicación, tranquilamente puedo llegar a pensar que se trata de una banda perteneciente a la primera mitad de los 90´s. Eso señores, es bien difícil. Usar un sonido tan manoseado y no sonar como el clon 3000 del asunto. No crean nada nuevo, pero suenan increíblemente frescos, aprovechan la ventaja que tienen: la época. Parece mentira, estando en 2017 ya y muchas bandas no aprovechan todos los tomos de cómo hacer Metal que tienen, o calcan o mezclan innecesariamente elementos ajenos que no vienen a cuento para intentar sonar a algo nuevo: Metal con Pop, Metal con Samba, Metal con Flamenco…yo no compro esos inventos cuando se nota el poco esfuerzo, como un escape fácil “mezclo esto con esto y ya, soy el puto amo pionero de algo”. Apoyo la experimentación, las mezclas, pero cuando se hace bien, cuando se piensa, no cuando hacen una sección de metal y una sección de x género, lo siguen como una fórmula y ya…lamentablemente en la actualidad hay mucho de eso, y lo peor es que les funciona a los desgraciados.

Aunque no me malinterpreten ¿Muerto el Metal? ¡No! Sin ir muy lejos, 2016 fue un gran año, muy fructífero. CHTHE'ILIST (herederos de DEMILICH), DEATHSPELL OMEGA (hijos de VED BUENS ENDE, ya creciditos), VEKTOR (El retoño de VOÏVOD, el cual orgullosamente puede alzar), BÖLZER (coctel vario de la Old School con algo más), ULCERATE (descendientes de GORGUTS e INCANTATION) y BLOOD INCANTATION son un nuevo movimiento de bandas que entendieron a donde tiene que evolucionar el género. Una creciente ola de bandas que han visto a la disonancia como el camino a la frescura y la inventiva ¡Por fin! Por fin las nuevas generaciones le prestaron atención a titanes como “Obscura”, “Written in Watters”, “Focus”, “Nespithe”, “Diabolical Conquest”, “Here in After” o “The Sound of Perseverance”, discos que significaron portales al futuro, una lección que no muchos entendieron hasta ahora. Aún queda…ahí está el incomprendido “Yeah” de XYSMA, mucho que aprender de él, pero lamentablemente el libro está sin abrir, muy adelantados todavía tal vez…El Metal sigue vivo, parece que se está despertando de su letargo moribundo y está volviendo con todo. La sombra de GORGUTS, DEMILICH, VED BUENS ENDE, INCANTATION e IMMOLATION es larga, ellos pueden mirar orgullosos a los hijos que han creado. Amo hasta el tuétano este tipo de música: disonante como ella sola, densa, pesada, oscura, desoladora y un montón de adjetivos más que no existen. ULCERATE, BLOOD INCANTATION, CHTHE'ILIST, DEATHSPELL OMEGA, grandes hijos de grandes padres, el mega combo destroyer-opresor-aniquilidor-disonante. Pero eso no es todo, en el Underground se mueven las fichas, otras bandas como ZEALOTRY, GHOULGOTHA - ¿De dónde vendrá este nombre…? – o DISKORD son parte del futuro. Este universo de disonancia da para muchas formas no tan tocadas ya, he ahí el porqué de su frescura.

BLOOD INCANTATION, ratones de biblioteca, han leído innumerables tomos de los libros de la muerte, GORGUTS, DEMILICH, TIMEGHOUL, INCANTATION, DEATH (del Sound of Perseverance) e IMMOLATION son algunos de sus textos favoritos. De verdad es increíble la sensación tan extraña que dan, suenan modernos, pero a la vez old school, un deleite, nunca dejaré de decirlo. Tienen cosas del Death Técnico, del mal llamado “melodeath”, Death/Doom, toques progresivos, un coctel fascinante, pero lo que predomina es puro OSDM. Así sí vale, qué maldito gusto que al fin alguien sepa aprovechar todo el recorrido del género, desde lo bueno de los cimientos hasta lo que ha dado la modernidad del género. Evolución señores, esto sí es evolución. Yo soy un hombre muy arraigado al Death Metal de vieja usanza, tengo mis salidas y a veces me da por escuchar producciones modernas, pero la vieja escuela es la jefa, siempre, ella no es una época, ni una etapa, ya está tan arraigada a mí que forma parte de mi ser. Cada vez que me dicen que el metal es una etapa esbozo una ligera sonrisa, si entendieran, aunque sea un 1% de mi enfermedad, de mi obsesión poco sana por estos “ruidos”. La gente no comprende, no les culpo, pues para gustar de esto hay que estar un poquito tocado de la cabeza y ser lo que se dice un “friki” o “raro”. Ellos se lo pierden, bajo ese “ruido” se esconden estructuras impresionantes, musicazos más competentes que cualquiera de los que hacen “música”, momentos bellísimos, un torbellino de sentimientos todo encerrado en “ruido”. Esta música es para los renegados, los excluidos, qué duda cabe, pero también excluye, un muro inatravesable para la gran mayoría de la población. En resumen: música de nicho.

Colorado está dando mucho que hablar, no solo han nacido engendros como BLOOD INCANTATION, ojito también a noveles promesas como COBALT, VERMIS WOMB o SPECTRAL VOICE. Pero bueno…ya me he desviado mucho, toca hablar de una maldita vez de estos chicos ¿No?

Luego de unas jugosas demos faltas de madurar, la banda decide sacar por fin su primer larga duración: “Starspawn”. Dejando atrás los tiempos de copiar a TIMEGHOUL (hasta las portadas de sus demos eran claras referencias), los de Colorado deciden ponerse los pantalones e irse al horizonte desconocido.

“Starspawn” resulta un viaje de LSD, Death Metal espacial atmosférico sin dejar de ser bruto, tras sí esconde toneladas de riffs, pero no riffs locarios y aleatorios, al revés: elaborados, bien pensados y construidos meticulosamente. Intrincadas melodías, pero lo impresionante de “Starspawn” es que a pesar de lo laberíntico se te queda grabado ¿Quiénes hacen eso? Contados, unos pocos elegidos. Alguien me explique como una música tan compleja se me puede quedar dando vueltas en mi cabeza y la tararee como si se tratase de una canción de Pop, brutalérrimo.

“Starspawn” lo tiene todo, absolutamente TODO. Sé que sueno como vendedor turco tratando de convencer al vecino que me compre la aspiradora, pero créanme, este artefacto alienígena maya no es lo que uno se consigue a diario. Logra resumir brutalidad, clase, desolación, terror cósmico, belleza, crueldad, melodía…nada más la primera canción “Vitrification of Blood (Part 1)” son 13 minutos variopintos. Un opening brutal, múltiples riffs se lanzan al ataque, una barbaridad, mientras cualquier otra banda se hubiese quedado con la primera frase musical, BLOOD INCANTATION como si nada cambian y luego lo vuelven a hacer, como si escribir riffs tan buenos fuese tan fácil. Estos van sobrados. Tranquilamente, sin ningún tipo de pudor, podría decir que, “Starspawn”, es el mejor disco de Death Metal en lo que va de siglo. A gustito que me quedo.

Las acústicas son frecuentes aquí, pero lejos de caramelizar, crean un mal rollo apocalíptico, desesperanzador y misterioso. Estas bestias no se andan con mierdas, cero momentos de descanso. Las secciones más lentas son aplastantes, pintan escenarios desoladores, una Tierra sin vida, el terror de la infinidad del espacio, lo oculto de las profundidades oceánicas, indescriptible sonido, te pierdes entre tantos matices, miles de imágenes ¿Cuál es la tuya? ¿Qué ves con esta música? Pudiera meterme a resaltar esos minutos o segundos que me ponen los pelos de punta y me transportan a otra dimensión, pero si lo hago no termino nunca, además sería absurdo hacerlo. La idea es que la crítica impulse al lector a escuchar la obra, un trampolín, pero nada más. No voy detallar canción por canción, minuto por minuto a “Starspawn” porque es un cohete a la Luna que ustedes mismos tienen que tomar.

Lo que sí les puedo decir: “Starspawn” es un titán, se puede mirar de tú a tú con las obras maestras del Death Metal Old School, y estas no son palabras precipitadas dichas en caliente. Una sentencia que tengo bien meditada, luego de primero, triturar las obras capitales que formaron los cimientos del género, luego ya explorar lo que se cuece este siglo y por último escuchar este disco al menos cien veces, sin exagerar. Soy melómano, lo siento, no tengo remedio, escucho música en todo momento: cuando camino por mi casa, antes de dormir, mientras me baño, en las comidas…cualquier momento en que tenga la oportunidad de conectarme con este arte lo aprovecho, porque no hay nada, NADA, que me guste más que echarme al oído MÚSICA.

Clásico moderno, obra maestra equiparable a los viejos tiempos. No me lo puedo creer, no me lo puedo creer…

Para rematar estos chiflados me vienen a hablar de Annunakis, muertes astrales y el cosmos ¿A dónde van colgados?

De la capacidad de estos músicos ni hablemos, nada más escuchando la monstruosa batería veo mil colores y del bajo, ufff ese bajo sin trastes pega duro. Apaga y vámonos.

Primer álbum de este siglo que subo a la página, y no es mera casualidad.

9.7

Isaac Faulk: Batería
Paul Riedl: Guitarras, Voz
Morris Kolontyrsky: Guitarras
Jeff Barrett: Bajo (fretless)

Sello
Dark Descent Records