Barricada - Hasta siempre Barricada

Enviado por Alexrock el Lun, 25/11/2013 - 19:13
13

1. Esta es una noche de rocanrol
2. Písale
3. Objetivo a rendir
4. Pasión por el ruido
5. Lentejuelas
6. Contra La Pared
7. Abrir y cerrar
8. Quiero Perderme
9. Todos Mirando
10. Por La Libertad
11. Juegos Ocultos
12. Oveja negra
13. El trompo
14. Callejón sin salida
15. Pon esa música de nuevo
16. Rugir y morder
17. Cierra los ojos
18. Mañana será igual
19. Aguardiente
20. Por salir corriendo
21. A toda velocidad
22. Deja que esto no acabe nunca
23. Okupación
24. Rojo
25. Animal caliente
26. En blanco y negro
27. Aún queda un sitio
28. No hay tregua
29. Esta noche no es para andar por esas calles
30. Flechas cardinales
31. Pídemelo otra vez
32. Esperando en un billar
33. Barrio conflictivo

Y el círculo se cerró.

El 22 de septiembre de 1989 se abría el círculo, tres amigos con 16 "añazos" cada uno de ellos se disponían a entrar por primera vez a un concierto "de verdad", con entrada y todo, en una especie de sala denominada La Pérgola, en Castellón, allí donde sólo el buen hacer de Martín "Nekus", propietario del Pub Manowar, era capaz de montar, en aquella época, un concierto de rock.

Aquellos tres niños, que eso eran al fin y al cabo, quedaron absolutamente hipnotizados con los Barri, ese rock callejero y canalla, esas afiladas letras de sus canciones, ese derroche de fuerza, entrega y devoción por unos fans que, agolpados contra las vallas, coreaban todas y cada una de las letras del disco que acaban de editar, el increíble "Pasión por el ruido"; aquellos tres niños marcaron a hierro y fuego su devoción por Barricada gracias a aquel ya lejano concierto.

Esa misma devoción la fueron mostrando año a año, disco a disco; llamando a la discográfica para preguntar si venían a tocar a las fiestas de su pueblo, justo en la edición del mítico "Directo", y al no obtener respuesta buscar, y, por supuesto, encontrar el teléfono de Alfredo Piedrafita y llamarlo para preguntárselo a él, confirmar que no iban a venir, pero mandarles una postal firmada por los cuatro grandes, con aquello de "Salud y rocanrol"; devoción llevada a extremos insospechables cuando uno de ellos tras estar más de un mes en coma a consecuencia de un accidente de tráfico, despertó, y sólo rompió el nefasto silencio cuando al cabo de unos días fueron a visitarlo vistiendo uno de ellos una camiseta de, precisamente, "Pasión por el ruido", y algo se le encendiese en aquel maltratado cerebro y se pusiese a cantar con una claridad que, allí, en aquel momento, parecía celestial, el estribillo de "No hay tregua"; devoción acrecentada cuando asistieron, juntos de nuevo los tres, años más tarde a un memorable concierto en El Casal Jove de Vila-real para disfrutar de sus ídolos durante más de tres horas de concierto.

Muchos conciertos de Barricada después, mucho tiempo el que ha ido transcurriendo, menos pelo en las cabezas pero la misma ilusión que aquello niños de dieciséis años; todos esos elementos se unieron para hacer del último concierto de Barricada algo inolvidable; viajecito de 500 kilómetros, viernes de mañana, concierto, fiesta, y sábado, tras degustar los pinchos de la calle Estafeta, regreso a su Castellón natal.... estas cosas sólo las puedes hacer si sientes admiración por algo o por alguien.

22:15 del viernes 22.11.2013. Suenan los acordes de una grabación que no logro identificar para regalarnos un video de la historia de los Barri, sus actuaciones en Tocata, sus primeros pabellones llenos, imágenes de todos y cada uno de los miembros que han pasado por la banda y a continuación los primeros acordes de "Esta es una noche de rock and roll"; Anaitasuna hasta la bandera, dicen que 3.500 personas lo abarrotaban; "Písale" y "Objetivo a rendir" van caldeando el ambiente, cero grados en la calle pero el pabellón ya parecía un hervidero; alzando la vista familias enteras, varias generaciones de rock and roll disfrutando de himnos, unos himnos que caían seguiditos, sin descanso, como siempre han hecho los Barri; "Lentejuelas", "Contra la pared" interpretada por Alfredo, como todas las que cayeron y que habitualmente interpretaba "El Drogas".

A medida que iban cayendo temas iban solventándose alguno de los rumores, más bien infundados, que las horas previas eran la comidilla en los medios de comunicación; porque no, no compareció ningún colega, ni hubo artistas invitados, y no, tampoco hizo aparición el otrora bajista de la banda; el viernes estuvieron los Barricada actuales, con Boni puto amo de la banda, del escenario, de las canciones, contando con la complicidad y eterna sonrisa de Alfredo; "Abrir y cerrar", "Quiero Perderme" y "Todos Mirando" continuaban haciendo las delicias de, a esas alturas, un desbocado público al que poco o nada le importaban ausencias o desajustes vocales; aquello era una fiesta en la que todo lo mundo se sabía de puta memoria todos los temas, así que daba igual que Boni llegase tarde de vez en cuando al micro después de corretear por el escenario.

"Por La Libertad", "Juegos Ocultos" y una de las más festejadas, "Oveja negra" siguen empujando a la peña contra el suelo; la base rítmica conformada por Ibón y Ander cumplen con creces, aunque ellos saben quienes mandan y se mantienen en un segundo plano, el primero a la fuerza, el segundo porque es lo que toca; siguen cayendo cásicos, salvo "Rugir y morder" y "Cierra los ojos", que tienen una acogida más templada y hasta el final con "En blanco y negro", apoteósico con todo el pabellón encendido.

Detrás de mí una familia entera disfruta del espectáculo, les pregunto si les he jodido mucho al no parar quieto, a lo cual muy amablemente me dicen que no, que es guapo ver a la gente que disfruta de la música de su vecino Javi, que se nota que lo vivimos, le digo que venimos de Castellón, y se pone las manos en la cabeza, no sé si debido a nuestra locura o a que siente admiración por la devoción mostrada; no hay tiempo para más cháchara, de repente "Aún queda un sitio", increíble, joder ese tema es bestial.

Siguen.... el imprescindible "No hay tregua", con alguna lagrimilla en el rostro y gesto de complicidad con mis colegas del alma recordando lo que ese tema significa para nosotros; "Esta noche no es para andar por esas calles", con los miembros de la banda sentados frente a la batería de Ibón mientras la peña agotamos la poca garganta que nos queda, solo soliviantada por algún trago de birra que aún queda en el vaso que conmemora el evento, parece poner el punto final a una brillante actuación, pero no, aún nos regalan cuatro temas más, cerrando con "Barrio conflictivo", con un montón de gente subida al escenario, compartiendo micro y sudor con los cuatro héroes de la noche, aclamados por un público entregado hasta la extenuación... yo ya estoy abrazado al vecino del Boni, y su hijo me mira con cara de incredulidad... ya lo entenderás pequeño amigo... yo tenía tu edad cuando los vi por primera vez...

Emotivo final de concierto, de banda, pero no de recuerdos, emociones y sentimientos; siempre serán parte de mi vida, de nuestras vidas. Eché de menos a "El Drogas", en medio del escenario, con los brazos en cruz y dando inicio a aquello de "Me levanto la sotana, miro el ombligo, que gran placer cuando acaricio el crucifijo...", imagen impertérrita de aquel primer concierto al que asistí hace ahora 24 años. Que mayor me hago... cuán grande es el rock que nos hace sentir niños.

AGUR BARRICADA

Boni: Guitarra y voz
Alfredo Piedrafita: Guitarra y voz
Ander: Bajo
Ibón: Batería