Antichrist - Sinful Birth

Enviado por francosc13 el Mié, 03/06/2020 - 04:10
2459

1. Instruments of Sadism (01:12)
2. Savage Mutilations (05:21)
3. The Entity (04:28)
4. Under the Cross (03:43)
5. The Black Pharaoh (05:53)
6. Sinful Birth (04:55)
7. Burned Beyond Recognition (05:41)
8. Chernobyl 1986 (10:03)
9. Fall of the Temple of Solomon (04:06)

Álbum Completo

Si hacemos un repaso a aquellas bandas “modernas” que han comprendido a la perfección la esencia del Thrash Metal, los suecos Antichrist son una asignatura obligada. Solo es cosa de escuchar su debut Forbidden World (High Roller, 2011) para que haya quedado claro que en el “revival” también existe el sentimiento Old School que hizo grande al género en la década de los 80’s.

Vayamos ahora al año 2017, en el cual el género vivió una gran época gracias a lanzamientos de bandas noveles como Condor, Vulture, Warbringer y Power Trip, demostrando que el Thrash Metal más auténtico aún sigue con vida. Con tales antecedentes Antichrist no podían quedarse de brazos cruzados y regresaron después de 6 años con su segundo álbum Sinful Birth (I Hate, 2017). Algunos pueden pensar que la hazaña del 2011 fue un golpe de suerte, sin embargo, los suecos demostraron que Forbidden World solo había sido un aperitivo.

Pareciera que la época de hibernación hizo efecto en Antichrist ya que regresaron más salvajes y asesinos que nunca. Con solo decir que la pequeña introducción con la que abre Sinful Birth va a ser el único momento de descanso es que la cosa se viene seria, así que espero que estés preparado, ya que desde el inicio de Savage Mutilations hasta el último segundo de Fall of the Temple of Solomon vas a recibir una paliza inolvidable. Definitivamente Antichrist consiguieron una evolución de su sonido y en vez de hacerlo más accesible, lo hicieron aún más brutal y maligno.

La voz Anton Sunesson es la de un desquiciado mental para que quede claro de inmediato, en este caso dicha voz se encuentra sumergida en las guitarras, las cuales poseen una producción más limpia pero no de esas modernas y sobresaturadas, corriendo lo mismo para los demás instrumentos. Dichas guitarras también son lo que más destacan en Sinful Birth debido a sus riffs afilados y a las atmósferas oscuras generadas en algunos temas como en el mismo Savage Mutilations.

Al manejar Antichrist una propuesta de Thrash Metal es obvio que la velocidad va a ser protagonista, sin embargo, temas como Under the Cross demuestran que a velocidades medias los instintos amenazantes del género se ven intactos. Otro tema para destacar es The Black Pharaoh, el cual vuelve a presentar esas atmósferas malignas ya mencionadas y es que, si te llamas Antichrist como mínimo tienes que sonar como el jodido Anticristo, algo que los suecos comprendieron a la perfección.

Si seguimos avanzando en Sinful Birth nos podemos encontrar con Burned Beyond Recognition, uno de mis favoritos debido a esos riffs tan Old School que presenta y siguiente a esto es cuando debemos detenernos en el punto más alto del álbum. Al igual que en Forbidden World Antichrist seleccionaron un instrumental de larga duración como penúltimo tema. En este caso tenemos a Chernobyl 1986, el cual como el título dice viene a hacer una apología al accidente nuclear ocurrido en Ucrania y claramente consiguieron ejemplificar en 10 minutos las sensaciones de apocalipsis y desesperación ocasionadas en aquella tragedia.

Ese pudo haber sido el broche de oro para Sinful Birth, sin embargo, Antichrist nuevamente dejaron un tema más directo como despedida, acordándome a lo que hizo Metallica en sus buenos años. Perfectamente me podría quejar debido a que finalizar el álbum con el impacto de Chernobyl 1986 era lo más idóneo, pero en este caso tendría que “perdonarlos”, porque Fall of the Temple of Solomon es tan bueno que por momentos me hace olvidar esos detalles de estructura.

Valió la pena la espera de 6 años ya que Antichrist maduraron correctamente, empezando a mostrar una personalidad propia y confirmando que son una de las mejores bandas del panorama actual del Thrash Metal, donde cada vez hay más bandas en el underground que le han hecho justicia a la verdadera esencia del género, lo cual me alegra.

Cuatro cuernos altos se lleva hoy la segunda placa de Antichrist, espero que no les tome tanto tiempo en volver a hacer de las suyas, aunque si su tercera entrega es aún mejor que Sinful Birth, pues que se demoren lo que estimen conveniente.

S. Nilsson: Batería
F. Runesson: Guitarras
A. Sunesson: Voz
G. Forslund: Guitarras
L. Henningsson: Bajo

Sello
I Hate Records