Alice Cooper - Lace and Whiskey

Enviado por FarBeyondDriven el Vie, 20/12/2013 - 23:02
350

Tras ‘Alice Cooper Goes to Hell’, parece ser que Alice quería empezar a probar cosas nuevas en su carrera en solitario, y no se cortó un pelo sacando este estupendo e inusual ‘Lace and Whiskey’ en 1977.
‘Lace and Whiskey’ es una clara muestra de que Alice siempre ha tratado de hacer la música que le ha dado la gana, casi siempre de forma magistral y sin temor a que le critiquen.
Estamos ante un álbum algo personal, en el que Alice nos cuenta bastantes detalles de su vida, a pesar de que todo esté medio camuflado en una historia conceptual.
En esta obra, Alice interpreta a un nuevo personaje, el detective Maurice Escargot, a quién además encarna en el videoclip de ‘You and Me’, todo con una ambientación muy en plan ‘años 40’ que parece sacada de ‘El Padrino’; y es que ‘Lace and Whiskey’ es un homenaje a aquellos artistas que triunfaron en la música y el cine, en la década de los 40 y 50.

Un pegadizo riff abre el disco con ‘It's Hot Tonight’. Alice deja claro que su voz está en plena forma, muy en la onda de su anterior trabajo, mientras Steve Hunter y Dick Wagner ya van haciéndose notar con ese carismático riff principal, esos estupendos punteos presentes durante prácticamente todo el tema y ese solo que da comienzo por el minuto 1:57. Es uno de los temas más rockeros del álbum, que además funciona bastante bien en directo. Su estilo callejero en algún momento puede llegar a recordar a algún tema de aquel entrañable ‘School’s Out’.

Le toca el turno al tema título ‘Lace and Whiskey’, que es uno de los platos fuertes del álbum. Tiene un comienzo majestuoso, con una introducción que roba nuestra atención desde el primer momento, tanto por la estupenda melodía de guitarra como por todos esos instrumentos colocados de forma tan inteligente por Bob Ezrin, que acompañan y adornan a la perfección a lo largo del tema.
Para rematar, Alice canta mejor que nunca (cómo siempre, vamos…), mezclando en ocasiones una vocalización perfecta, con otra en un tono algo más ‘gamberro’, que le da un toque aún más rockero a la canción.
El estribillo es estupendo, con coros de fondo que lo refuerzan, y ese pegadizo ‘Laaa-aaa-aaace and Whiskey!!!’.
En fin, temazo que dan ganas de escuchar una y otra vez.

‘Road Rats’ empieza con un riff bastante ‘molón’, y un ritmo bien marcado en el que la percusión se hace notar. Un piano acompaña la canción, y Alice va adaptando su voz a los notables cambios de ritmo, alcanzando su mejor momento en el estribillo. ‘Ratas de carretera’ parece ser un homenaje a aquellos que se encargan de transportar todo lo necesario para que un artista pueda dar su Show, vamos, los instrumentos, los amplificadores, etc.
‘Damned If You Do’ es un tema que desprende mucha alegría, en el cual destacan sobretodo las partes de piano, y que parece estar hecho para bailar, en plan ‘country’. Curiosa la voz de Alice; en este tema demuestra su gran versatilidad para cantar como le venga en gana.

La hermosa balada de piano ‘You and Me’, que fue el primer single de este álbum, se dice está dedicada a la mujer de Alice, y trata acerca de la relación que hay entre ambos.
Existe una anécdota curiosa con respecto a esta canción. Por lo visto, Alice ayudó a un chaval a adquirir una entrada para asistir a un partido de baseball; el chaval resultó ser el hijo del mejor amigo de Frank Sinatra. En consecuencia, Sinatra cantó la canción ‘You and Me’ en homenaje a Alice Cooper, gesto por el cuál Alice se sintió realmente elogiado. No olvidemos que el álbum ‘Lace and Whiskey’ fue precisamente un homenaje dirigido hacia artistas como Frank Sinatra, y en esta ocasión se le dio la vuelta a la tortilla, siendo Alice Cooper el homenajeado por uno de ellos.

Un atractivo riff de guitarra eléctrica acompañado de piano y de un predominante bajo da comienzo a ‘King of the Silver Screen’, cuya letra nos habla de un hombre normal y corriente, que de día trabaja en la obra, pero de noche, cuando está en la cama, da rienda suelta a su imaginación siendo ‘El rey de la pantalla de plata’ de una forma un tanto obsesiva, mientras hace referencias a clásicos del cine. Parece como si nuestro personaje estuviera convencido de que él es una gran estrella a la que Hollywood no ha dado una oportunidad. ‘La edad de la pantalla de plata’ es una forma de nombrar a la época en la que el cine mudo tuvo su máximo apogeo; por eso, nuestro personaje cree que él es el rey de dicha pantalla, porque se siente como una estrella, pero lo lleva en silencio, ya que de lo contrario sus compañeros del trabajo podrían reírse de él. Bob, Hunter y Wagner vuelven a lucirse en cuanto a arreglos, riffs, punteos y un genial solo; también tenemos algunos efectos de sonido algo cómicos, y una especie de famoso himno americano que suena en dos ocasiones. La canción alcanza su esplendor la segunda vez que suena el himno, en la que Alice canta completamente emocionado (como cuando las celebridades ganan un premio), hasta tal punto de admitir que él podría llegar a ser incluso ‘La reina de la pantalla de plata’ si se vistiera de mujer. Jeje, menudo ego que tiene nuestro personaje. Definitivamente es una canción divertida, y que mola bastante, sobre todo cuando Alice se emociona. Por algún motivo, este tema fue retirado de algunas ediciones en vinilo, pese a ser uno de los temas claves del álbum; no obstante, aparece en todas las ediciones en CD.

Ahora viene un tema muy inusual para tratarse de Alice Cooper, pero muy acorde a la temática de este álbum. Se trata de un cover de Chas Underwood, llamado ‘Unbangi Stomp’, que ya fue interpretado por Warren Smith en 1956.
Suena como el más clásico ‘rock and roll’ de los 50, de ese que ha menudo se usaba para mover los pies, al estilo ‘rockabilly’. En mi opinión este tema no llega a desentonar con respecto al resto del disco, de hecho, es curioso oír cantar a Alice de esa forma. Podría decirse que tiene cierto parecido con el anterior ‘Damned If You Do’.

‘(No More) Love at Your Convenience’ es una canción algo pop con influencias de música disco. No es la primera vez que Alice recurre a la música disco, ni mucho menos la última. Existen teorías que afirman que Alice Cooper utiliza la música disco cuando trata de representar el infierno, puesto que ‘Alice’, como personaje, odia la música disco, y por eso se imagina el infierno como una especie de discoteca. Independientemente de la veracidad de esas teorías, esta vez estamos ante un tema romántico con una mentalidad desenfadada del tipo ‘ésta es nuestra noche, disfrutémosla’. No obstante, viendo la que se lía en el videoclip que grabaron para la canción, la teoría del infierno podría estar, de un modo u otro, presente.
Sin ser un mal tema, quizá sea el que menos me convezca del ‘Lace and Whiskey’, con un estribillo cantado por coros que en algún momento puede llegar a hacerse algo repetitivo.

‘I Never Wrote Those Songs’ es una estremecedora y triste balada en la que Alice nos da a entender cómo el alcohol, al cual no llega a nombrar, empezó a interferir negativamente en su personalidad y en sus recuerdos; y es que el título de la canción ya de por sí pone los pelos de punta (Yo nunca escribí esas canciones).
Una melancólica guitarra acústica, un piano y algunos instrumentos orquestales acompañan a Alice, quien parece asustado, ya que según nos cuenta, ha estado revisando las cintas de su grabadora, y al escuchar su propia voz no se reconoce a sí mismo, hasta el punto de jurarnos que él nunca escribió esas canciones. En un tono muy íntimo, realmente parece que Alice nos está confesando su alcoholismo, el cuál define como algo que siempre ha sido una especie de caparazón para él, el único lugar en el que alguna vez se sintió como en casa, siendo él en el fondo una persona muy distinta.
Destaca el emotivo solo de saxofón con el que cierra el tema, que eleva toda esa melancolía, como queriéndola mostrar en su máxima expresión, y así de esa forma desahogar todo ese sentimiento de angustia tan presente durante la canción.
De lo mejorcito del ‘Lace and Whiskey’.

Una imponente intro de órgano de iglesia hace eco de la majestuosidad del tema que se nos viene encima. ‘My God’ es ni más ni menos que una declaración de amor y respeto hacia Dios por parte de Alice Cooper.
El órgano cede, y ahora es un piano el que da paso y acompaña a la voz de Alice, que suena celestial, y encaja a la perfección con el sentimiento que nos está tratando de expresar. Incluso llega un momento en el que podemos apreciar un coro de voces angelicales cantando una oración en latín. Un estupendo solo pone la guinda al pastel, finalizando esta elegante canción.
A mí las canciones de iglesia siempre me han dado bastante ‘yuyu’, pero ésta en cambio, me llega a emocionar cuando la escucho, no solo por su sublime calidad, sino también porque se nota que está escrita de corazón. Más quisieran tener en las iglesias temas como éste o el ‘I Thought I Knew It All’ de Megadeth, jeje, en fin, ellos se lo pierden…
Diría que esta canción desmiente ciertos titulares que últimamente han estado apareciendo por la Web, en plan “Alice Cooper, de rockero satánico a cristiano”. No amigos, no exageremos las cosas; puede que ahora Alice se esté tomando su cristianismo más en serio que nunca, pero él siempre parece haber sido, de un modo u otro, creyente, solo que uno de mente abierta, con buen gusto y personalidad, y creo que lo dejó bien claro en esta canción de 1977.

‘Lace and Whiskey’ contó con una excelente gira por Norteamérica llamada ‘King of the Silver Screen Tour’, cuyos conciertos se desarrollaban en un escenario con una pantalla gigante de fondo, que imitaba a los televisores de antaño, de la cual entraban y salían los bailarines y actores, y que también utilizaban para proyectar spots comerciales cómicos entre canción y canción. También contó con una estupenda iluminación, que jugaba de forma magistral con las luces y sombras, e incluso hubo algún numerito nuevo, como por ejemplo el de la canción ‘Lace and Whiskey’, en la cual Alice aparecía en el escenario vestido de mafioso a lo Al Pacino (a quién por cierto, se le parece en la cara), acompañado de gallinas que portaban metralletas Thompson.
Desgraciadamente, a finales de ese mismo año el alcohol pasó factura a Alice, provocando que ingresara por primera vez en una clínica de desintoxicación, lo cual le serviría como inspiración para su próxima obra ‘From the Inside’.

Saludos /,,/_

Alice Cooper: Voz
Dick Wagner: Guitarra y voces
Steve Hunter: Guitarra
Bob Babbitt: Bajo
Tony Levin: Bajo
Prakash John: Bajo
Allan Schwartzberg: Batería
Jim Gordon: Batería
Jimmy Maelen: Percusión
Josef Chirowski: Teclados
Bob Ezrin: Teclados
Al Kooper: Piano
Allan MacMillan: Piano
Ernie Watts: Clarinete y tenor saxofón
Venetta Fields: Voces
Julia Tillman Waters: Voces
Lorna Willard: Voces
Julia Tillman: Voces

Sello
Warner Bros