Aeternus - ...And So the Night Became

Enviado por MeFuMo el Vie, 26/09/2008 - 20:44
487

1. There's No Wine Like the Blood's Crimson
2. As I March
3. Warrior of the Crescent Moon
4. Blodsverging
5. When the Crow's Shadow Falls
6. Ild Dans
7. ...And So the Night Became
8. Fyrndeheimen

Los noruegos Aeternus (no confundir con Sopor Aeternus y su circo darkambient travesti) representan un ejemplo bastante evidente de cómo recoger las influencias más notables de todo el metal extremo escandinavo y acoplarlas a un estilo "auténtico".

Esta mezcla de Death y Black metal, que muchos han intentado con éxito limitado, es lo que le da a este grupo su sabor especial, y aunque hay que reconocer que la banda ha derivado hacia terrenos decididamente death en sus últimos trabajos, en este disco aún se nos presenta una mezcla efectiva de estilos que más que probablemente serán del gusto de los devoradores de ambas formas de entender el metal escandinavo. Junto a su acertadísima y audible producción y la solvencia técnica de los intérpretes, con una guitarra impresionante y una batería contundente y efectiva, representa un trabajo sencillamente redondo y bastante desconocido para el publico en general.

Todas las composiciones son complejas y casi conceptuales. Pese a que sus miembros militaban en grandes bandas como Gorgoroth estamos ante un proyecto paralelo que toma vida propia y se distingue admirablemente de lo que serían sus grupos primigenios consiguiendo una identidad palpable. Hay momentos delicados, brutales, se usan los instrumentos acústicos, la versatilidad de la banda y su cohesión es sencillamente increíble, y se notan las influencias del "estilo batalla épica" que aún practican, salvando las distancias con este grupo, bandas como Keep of Kalessin.

Se abre el disco con "There's no Wine Like the Blood's Crimson", una perfecta declaración de intenciones de los que se nos viene encima en éste y los siete temas siguientes. Un teclado agónico, unos coros opresivos que dejan paso a una sección de percusión propia de un ejército en marcha y que pone sobre la mesa un sonido robustísimo y toda una apisonadora metálica. Los riffs rotundos y brutales, herederos de una tradición que va desde Graveland a Mayhem y que revela la "autenticidad" antes citada, el aire totalmente marcial de las baterías y la brutal y oscura voz de Ares, que desarrollará un admirable registro del Death al Black durante todo el trabajo, le confieren al disco una robustez de sonido compacto que juega totalmente a favor del grupo.

Otra cara del disco, el tema de inspiración militar y guerrero, nos regala la versatilidad de los riffs de Aeternus. Tocando casi el Viking Metal, el grupo se vuelca en líneas melódica épicas de líneas de guitarra brillantes y con una voz que comanda un ejército que apisona todo a su paso.

Incluso salen las guitarras españolas a la palestra para ofrecer algunos segundos de respiro en el disco. De nuevo la calidad técnica y compositiva de los miembros del grupo sorprende al oyente, pero pronto un riff de la vieja escuela del Black Metal volverá a poner la losa sobre la trampilla. Una losa que, tras ofrecer uno de los cúlmenes del disco con el impresionante trabajo instrumental y compositivo de "... and So the Night Became" se levanta con los seis minutos folk acústicos de "Fyrndeheimen".

Un trabajo redondo, brutal, denso y complejo. Sin duda alguna uno de los discos que más me ha impresionado en mi vida, y que diría que es algo asi como... Death oscuro? Black pesado? Cinco cuernos, e incluso si les gusta el Death cerrado o el Black más sinfónico ofrézcanle una escucha atenta.

Como muestra:

Aeternus - ...and So the Night Became: Por desgracia el sonido no es muy bueno.

Ares : Voz, guitarra.
Vrolok : Batería.
Morrigan : Bajo, teclados.

Sello
Hammerheart